Trabajadores de Amazon escuchan las conversaciones con Alexa

Uno de los dispositivos de Amazon con Alexa. Cortesía de Amazon

Alexa, uno de los regalos más populares de las pasadas navidades, y que es capaz de recibir órdenes a través de las voces de los usuarios, tiene un problema, y es que a veces, los empleados de Amazon también pueden escuchar a sus usuarios.

Así lo ha revelado un artículo publicado por Bloomberg en el que aseguran que los empleados pueden escuchar las conversaciones que se tiene con el asistente virtual Alexa para así mejorar el servicio.

Ahora bien, desde Amazon aseguran que los trabajadores no escuchan todas las conversaciones, ni siquiera conversaciones completas, sino que se producen escuchas en un conjunto aleatorio de clientes para así mejorar la experiencia de los usuarios. Con los datos recogidos a través de esas escuchas aleatorias, se introducen cambios e incluso se entrena a Alexa para que así pueda otorgar mejores respuestas y servicios. Eso sí, desde la compañía se indica que cuentan con estrictas salvaguardas técnicas y operativas y una política de tolerancia cero de abuso del sistema.

En cuanto a la publicación de Bloomberg que ha causado una gran polémica en este asistente virtual, los trabajadores de Amazon escuchan y transcriben las conversaciones de los usuarios con sus Echo para así poder mejorar la capacidad que tiene Alexa a la hora de entender a los usuarios.

De acuerdo con el diario especializado, los empleados, que trabajan en jornadas de nueve horas en diferentes partes del mundo, escuchan una media de 1.000 grabaciones que incluso comparten por diversos motivos, entre los que se encuentran las dificultades para entender lo que dicen o simplemente por entretenimiento.

Por su parte, Amazon explica que los trabajadores nunca tienen acceso a la información necesaria para poder identificar a la persona o la cuenta y que la información se trata de manera confidencial, comprobando a través de auditorías que no hay ningún problema.

Amazon también recuerda que los usuarios pueden eliminar de sus dispositivos Alexa, en cualquier momento, las conversaciones que se han quedado grabadas y almacenadas. Se puede realizar a través del menú de Configuración, metiéndose en Cuenta de Alexa y en privacidad.

Alexa, al igual que otros dispositivos y asistentes virtuales como Siri o Cortana, permanecen en una especie de standby hasta que el usuario pronuncia unas palabras para su activación, por lo que ha creado cierta polémica en torno a su “micrófono dormido” que está igualmente atento a cualquier instrucción.

Ana Lacasa
Periodista y Filóloga. Dos áreas que se dan de la mano para informar de la actualidad emprendedora y tecnológica.