Un mapa solidario cubre las necesidades de los grupos más vulnerables en tiempos de pandemia

La impetuosidad con la que se ha propagado el virus COVID-19 ha obligado a la práctica totalidad de la población a quedar confinada en sus domicilios, permitiendo ciertas salidas, puntuales o justificadas, como acudir al trabajo, a la farmacia, pasear con el perro o hacer la compra en el supermercado.

Sin embargo, la otra cara de la moneda la protagoniza el denominado “grupo de riesgo”, especialmente vulnerable ante esta situación, que, por edad o por padecer ciertas enfermedades, se ha encontrado con la problemática de no poder ver cubiertas necesidades básicas como las anteriores.

Frena la Curva Maps, un conjunto de “iniciativas de todos y para todos”, se encarga de ayudar al sector más vulnerable de la población. Partiendo de sus tres pilares básicos “cuidarnos, aprender y compartir”, la plataforma tecnológica registra personas que ofrecen su ayuda desinteresada para llevar medicamentos a otras que no pueden abandonar sus domicilios en estos momentos, proporcionarles alimentos, acompañamiento teléfono, bajar la basura, entre otros.

Pero, ¿qué sucede, por ejemplo, con las personas mayores que ignoran el uso de las nuevas tecnologías? Para ello, se ha creado la figura del intermediario, responsable de identificar e incluir en el mapa a todos aquellos ciudadanos que no tienen acceso directo a redes sociales o no están familiarizados con el uso de las mismas.

Las distintas necesidades se identifican gracias a la utilización de “chinchetas que llaman a la acción” y dividen las necesidades en cuatro grupos, de cuatro colores: rojoverdenaranja y azul; que clasifican la ayuda en función de “necesidad”“ofrecimiento”“necesidades  intermediarias” y “servicio público”, respectivamente.

A través de Frena la Curva Maps iniciativas contra la brecha digital como la de Red Aragonesa de Entidades Sociales para la Inclusión Social propone a los ciudadanos liberar su wifi “para que pueda ser utilizado por las familias con menos recursos”.

Asimismo, ha surgido #FuncionariosDeGuardia, un grupo de funcionarios españoles, que se han unido a la plataforma solidaria para dar respuesta a todos aquellos ciudadanos con dudas administrativas, a través de correo electrónico.

El proyecto Frena la Curva Maps, activado por el Laboratorio de Gobierno Abierto de Aragón, ha ido creciendo gracias a empresas, activistas y personas anónimas que se han ido sumando a esta cadena de favores ciudadana que ya cuenta con 2.600 chinchetas.

El acceso a la plataforma puede hacerse a través de su web frenalacurva.net o mediante la descarga de la aplicación móvil para iOS y Android. Utiliza Ushahidi, herramienta de software que ayuda a cartografiar información en zonas de catástrofe o conflicto.