Rentalo apuesta por la economía colaborativa para “frenar el consumismo”

Juanma Romero durante la presentación del acto de Rentamoments, este viernes en Madrid. | FOTOS: Alberto Orellana

Con la economía colaborativa, “la gente tiene que cambiar completamente el concepto de competencia; no es pisarse unos a otros”, decía este viernes Álvaro Domínguez. El CEO de la plataforma de alquiler Rentalo presentaba en Madrid el último ‘rentamoment’, proyecto paralelo destinado a dar visibilidad a startups del entorno colaborativo que, entre otros, apoyan Wannabot. El objetivo del acto, y de la propia empresa, es “frenar el consumismo” y, en definitiva, “crear comunidad emprendedora”, afirmó Domínguez.

Un evento distendido y dirigido por todo un referente del ámbito emprendedor como el presentador Juanma Romero. El director del programa Emprende de RTVE planteó a los CEOs de diferentes startups cuáles son las ventajas y los posibles problemas de la economía colaborativa. Un modelo que “permite acceder a productos que de otro modo serían inaccesibles”, según defendió Óscar Paz, de AXA Opensurance.

El responsable de este programa de colaboración abierta con startups planteó la necesidad de crear nuevos seguros para “nuevos modelos de riesgo” generados por la colaboración. Esta es una de las principales ventajas para Jose Manuel de la Chica, CTO de Santander Universidades: el entorno colaborativo nos obliga a “cambiar el paradigma” de los modelos de negocio. La tecnología nos permite “establecer nuevas formas de relación” entre personas, y con ello nos hace “reinventarlas, generando nuevas oportunidades”, dijo.

Romero -centro-, junto a los representantes de diferentes startups del entorno colaborativo.

Además, según Marta de Eusebio, la economía colaborativa “nos educa a todos”. Para la city lead de MOVO (plataforma de movilidad eléctrica), “la gente es más civilizada”. ¿Por qué? Porque sabe que no tiene mucho sentido “estropear algo que utilizamos todos”. El principal beneficio del entorno colaborativo aplicado a la movilidad es, para De Eusebio, que puede ofrecerse a la gente “lo que quiere, como lo quiere y cuando quiere”.

Por tanto, al ser un formato que reestructura las relaciones entre personas de sectores diversos, el problema del negocio de la colaboración será “la gestión de su operativa”. Para Mauricio Barroso, director de Sinapsis (Entelgy), la clave de las nuevas startups de economía colaborativa será “tener muy claro cómo se lleva cabo su desempeño”. Como responsable de la consultora que fomenta la innovación colaborativa, Barroso alentó al sector de la movilidad, donde ve “complementarios” a patinetes, motos, vtc, etc..

La economía colaborativa presenta un reto, que es cómo gestionar “un nuevo ecosistema de personas y empresas, aportó De la Chica. Para el “explorador” de los nuevos hábitos del estudiante aplicados a la comunidad educativa, la gestión de este cambio “hay que asumirla”. Y con ella los nuevos riesgos, para atender la “protección del usuario” ante los nuevos intercambios, según destacó por su parte Paz, de la aseguradora AXA.

La crisis nos ha hecho “ser más conscientes” de que debemos dirigir los recursos escasos a “cosas mejores que a bienes de uso privativo”, argumentó De Eusebio. La representante de la plataforma de movilidad compartida defendió que no tiene sentido comprarse un coche que “está parado más del 70% del tiempo”.

En referencia al conflicto con los taxis, la profesional de MOVO abogó por que sean “los clientes” quienes digan “quién se tiene que adaptar”. Con lo que ellos marquen y una regulación adaptada a estas necesidades, “hay espacio para todos: taxis, motos, patines, bicis y peatones”.