Los bancos de México, víctimas de los hackers

Los bancos mexicanos han sido las nuevas víctimas de los ciberataques, ya que unos hackers han robado cientos de millones de pesos al conseguir crear cuentas fantasmas que transferían el dinero a unas cuentas falsas donde se retiraba muy rápidamente de allí.

De acuerdo con la información publicada en Reuters y otros medios mexicanos, citando fuentes oficiales, los piratas informáticos se encargaban de enviar órdenes para transferir diferentes cantidades de dinero, que iba desde decenas de miles hasta cientos de miles de pesos. El dinero lo enviaban a otras cuentas en otros bancos donde unos cómplices los retiraron en efectivo.

De estas transferencias “no autorizadas” han sido víctimas cinco entidades bancarias, según ha indicado la directora del Sistema de Pagos del Banco de México, Lorenza Martínez, quien no quiso calificar el robo de este dinero como un ataque de hackers.

Según Reuters, que cita fuentes oficiales, los hackers podrían haber tenido ayuda desde el interior de los bancos mexicanos ya que la retirada de dinero en efectivo en las entidades bancarias no es algo muy común. Y es que las transferencias bancarias sufrieron diversos retrasos desde el final de abril, momento en el cual se piensa que los hackers empezaron a actuar.

En cualquier caso, desde las autoridades mexicanas se está investigando el caso, y según Martínez, el sistema de transferencia interbancario SPEI, un sistema con el que se mueve dinero, similar al sistema de mensajería global SWIFT, del banco central no se ha visto comprometido.

Asimismo, la funcionaria ha explicado que el problema puede tener que ver con el software desarrollado por entidades o proveedores externos para conectarse a dicho sistema.

Los bancos, por su parte, han indicado que ningún cliente se ha visto perjudicado por este ataque, ya que las transferencias afectaron las cuentas del banco central.

Ana Lacasa
Periodista y Filóloga. Dos áreas que se dan de la mano para informar de la actualidad emprendedora y tecnológica.

Dejar respuesta