Los Influencers, una de las mejores armas para mejorar nuestra imagen

Uno de los aspectos que más preocupan a las startups y a los emprendedores dentro de las estrategias de marketing es posicionarse y conseguir un ranking lo más elevado posible en Google. Por este motivo, centrar una estrategia en el impulso que pueden ofrecer los influencers puede ser una muy buena solución. En este sentido, hay herramientas muy potentes que pueden ayudarnos. En Peoople encontrarás las mejores influencers como Marta Lozano que, gracias a su alto número de fieles seguidores puede dar a conocer los servicios y el nombre de la empresa.

Esta forma de mejorar nuestra visibilidad en Internet es una muy buena  estrategia para que, gracias a las redes sociales que utiliza el influencer (como Facebook, Twitter, Instagram o Youtube), nuestra reputación vaya mejorando y, con ello, el boca a boca a través de internet tenga un mayor impacto. Así, Google también nos reconocerá como una marca o producto de interés y todo hará que nuestra posición sea más alta.

Todo suma

De hecho, muchas empresas consiguen un gran incremento de ventas debido a su posicionamiento, conseguido a través del trabajo en redes sociales – no solo las propias redes corporativas sino también con las referencias que puedan aportar desde agentes externos -, como sería este caso.

Teniendo en cuenta esto, hay que saber diseñar un buen plan de marketing que abarque diferentes aspectos, no solo los nichos de mercado que queramos cubrir, sino también las formas de llegar a ellos y conseguir que el público objetivo no haga una única compra, sino que siga confiando en lo que se le ofrece, que se convierta en un cliente fiel.

Por este motivo, muchas veces el trabajo que hacen estas personas muy conocidas en el mundo de Internet es mucho más efectivo, ya que a fin de cuentas lo que están haciendo es resaltar nuestras bondades ante una comunidad que sigue muy leal y comprometida con sus consejos.

Nuevos hábitos

De esta forma, se está consiguiendo convencer al público de una forma mucho más pasional y efectiva de lo que podría hacer la propia empresa. Hay estudios de empresas como Nielsen que revelan que los hábitos han cambiado de tal manera que, más del 90% de los consumidores muestran mayor confianza en el contenido generado por el usuario (en Internet) que el tradicional boca a boca. Además, la gente tiende a confiar más en las personas que en los logos.

Hoy en día, muchas grandes compañías contemplan una partida específica en sus planes de marketing para este tipo de estrategias, ya que han comprobado que el retorno de la inversión es muy positivo y rápido.