Inclusión redacta un protocolo contra el discurso del odio en RRSS

El Protocolo supone el primer gran acuerdo consensuado entre la Administración pública, organizaciones de la sociedad civil y empresas prestadoras de servicios de alojamiento de datos y contribuirá a reforzar la colaboración y cooperación en la lucha contra la erradicación del discurso de odio ilegal en línea en España.

Las bases para la redacción del documento se inspiran en el Código de Conducta para la lucha contra la incitación ilegal al odio en Internet, firmado por la Comisión Europea y varias empresas prestadoras de servicios de alojamiento de datos, en 2016, y en la Recomendación de la UE 2018/334 de la Comisión Europea, de 1 de marzo de 2018, sobre medidas para combatir eficazmente los contenidos ilícitos en línea, y de la legislación estatal española en la materia.

Las actuaciones asociadas a la puesta en marcha de este protocolo se aplicarán sin menoscabo del ejercicio del derecho a la libertad de expresión y de información recogidos en la Constitución Española.

En el documento se acuerda el siguiente protocolo: combatir los delitos de discurso de odio ilegal en línea; establecer un punto focal nacional -la Unidad de Criminalidad Informática de la Fiscalía General del Estado- como interlocutora de la administración pública con las empresas de internet; acreditar y formar a trusted flaggers (o usuarios de confianza); tramitar preferentemente las comunicaciones provenientes de los trusted flaggers debidamente acreditados; establecer circuitos de notificación homogéneos del discurso de odio; y finalmente, implementar el protocolo y su seguimiento, en el marco del Acuerdo Interinstitucional para combatir el racismo, la xenofobia, la lgbtifobia y otras formas de intolerancia.

Esta nueva alianza estará abierta a posibles incorporaciones futuras y a revisiones en su ámbito de aplicación. Para el Gobierno, supondrá un hito en la lucha contra los mensajes de odio que empañan el debate público y el intercambio de información, opiniones e ideas en la red y contribuirá a hacer de internet un lugar más seguro donde el racismo, la xenofobia, la LGTBI-fobia y otras formas de intolerancia tengan cada vez menor cabida.