¿Cómo será el trabajo del futuro? En equipo, proactivo y adaptado al cambio

Fernando Herrero y Francisco Abad antes de dar paso a los expertos sobre el futuro del trabajo, este miércoles en Madrid. | FOTOS: Alberto Orellana

El mercado laboral vive unos años de grandes cambios. “Suena a tópico, porque siempre ha habido cambios”, pero esta vez se han acumulado de tal forma que “nos obligan a adaptarnos más rápido que antes”. O cada menos tiempo, ha explicado este miércoles Fernando Herrero, director de innovación y emprendimiento del Ayuntamiento de Madrid. Junto a 11 expertos, Herrero ha dibujado el rumbo que tomará la vida profesional en los próximos años. Creatividad, proactividad y trabajo en equipo van a ser básicos.

Para Herrero, debemos “inculcar” formación e innovación a los estudiantes desde el principio. Una filosofía que “no veo”, ha criticado, y que busca crear profesionales “ávidos de conocimientos”. Sin importar la materia. La innovación debe permitirnos, desde la óptica del mercado laboral, transformar los efectos destructores de la tecnología en proactividad constructiva, ha explicado. Sólo así podremos anticiparnos al indeseado “momento en que tu conocimiento deja de tener utilidad en el mercado”, ha resumido.

Los planes de vida laboral están cambiando, a medida que la longevidad del trabajador aumenta. Y la relación del trabajador con su empleador también. Ya no se trata de lograr el contrato indefinido, sino de ver “qué necesita la sociedad de las empresas”. Sonia Ruiz (The Key Talent) ha matizado, no obstante, que las compañías buscan un talento con capacidad de adaptación. Especialistas que puedan “trabajar de forma transversal” en un entorno, el digital, que está llamado a ser claramente “colaborativo”.

Quizás no siempre haya que retener el talento, como ha defendido Carmen Boronat (Malt). Pero está claro que las empresas deberán atender el “compromiso con un proyecto” que demandan las nuevas hornadas (millennials a la cabeza), ha dicho Ruiz. Y lograr con ello “entornos más humanos” y productivos, ha planteado María Sánchez (Fundación Mashumano). Actualmente “no estamos preparado para trabajar en equipo”, ha lamentado Luis Mateos (Osmotic), que dice que los equipos de trabajo son “el santo grial”.

Tiene que cambiar la forma en que la gente se relaciona y comunica en una organización. Y esto es algo “muy complicado”, ha reconocido José Salinero (Repsol). Pero es necesario hacerlo si no queremos arriesgarnos a “desaparecer” del mapa como empresa. Manuel Ferrando (Noysi) lo ha resumido en una frase: “Visualizo un trabajo en red (equipo), remoto y autodisciplinado”. Veremos un trabajo creativo, ágil y orientado a la tarea, y no tan marcado por un cargo o funciones específicas, ha desgranado.

Con ello aumentará la “felicidad de la persona”, como defendía Sánchez, al liberar horas del día para el ámbito personal (adiós a los desplazamientos). Y la cultura del presencialismo “morirá”, ha expresado Ferrando. Por ello, disponer de un entorno seguro y un sistema de comunicación fluida con el equipo será algo “indispensable”.

Sobre la formación, Daniel Suárez (Zapiens), ha plasmado cómo debemos cambiarla: “Llevamos los últimos años entrenando a los humanos como robots”. Después de 20 años encerrados y memorizando en “sistemas de machine learning (colegios y universidades)”, llegamos al mercado laboral (después de nuestra época de mayor “energía y creatividad”), y “te piden que seas creativo y humano”. Por su parte, las compañías buscarán paquetes de formación breves y específicos, según Ruiz, en busca del rédito más inmediato.

En definitiva, el mundo laboral deberá unificar, por un lado, una sociedad de trabajadores ‘geniors’ muy formados en busca del “hobby pagado”. Y, por otro, a empresas que funcionan con núcleos de personas que trasladan los valores a especialistas independientes. Éstos se integrarán en la organización de forma “mixta”, según Boronat. A pesar de tanto cambio, el trabajo “tiene futuro”, ha concluido Francisco Abad (Empresa & Sociedad), que ha actuado como moderador del acto.