Los autónomos españoles “desconocen” el sistema de cotizaciones del que desconfían

Lorenzo Amor, presidente de ATA (bajo la C de CEOE), junto con los representantes de la CEOE y la Fundación MAPFRE, este lunes en Madrid. | FOTOS: Alberto Orellana

Uno de cada dos trabajadores autónomos españoles no conoce su base de cotización y muy pocos están al tanto de las coberturas a las que tienen derecho. Y, sin embargo, la mayoría estarían dispuestos a subirse la base “si mejorasen sus prestaciones”. Además, valoran muy negativamente el sistema de ayudas que ofrece la Seguridad Social. Este es el panorama que plantea el estudio ‘El trabajador autónomo ante la previsión social’, elaborado por ATA para la Fundación MAPFRE y presentado este lunes en Madrid.

Desconocimiento y desconfianza del autónomo en el sistema público de prestaciones. Es la conclusión principal de las respuestas de los 1.800 encuestados por la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA) a principios de año. Según el estudio el 54,9% de los 3,2 millones de autónomos españoles cree no tener conocimiento suficiente de las prestaciones generadas por sus cotizaciones. Y, sin embargo, seis de cada diez ven al sistema español por debajo del resto de países europeos.

El estudio refleja además la paradoja de que casi un tercio de los autónomos está dispuesto a subirse la base de cotización si mejoran sus prestaciones o ayudas. Casi un 40% aduce a la falta de ingresos como razón para no subirse la base, mientras prefieren que otros prefieren invertir el dinero en planes privados (13,2%). Todos tienen la opción de elegir entre la base mínima (944,40€/mes) y la máxima (4.070,10€/mes), además de cambiarla hasta en cuatro ocasiones al año. Pero la mayoría (86%) escoge la base mínima. Apenas un 9% considera “mejores” las prestaciones públicas frente a las privadas

Hay muchos que “no llegan al SMI y no pueden cotizar más”, ha reconocido Lorenzo Amor. “Pero muchos no tienen ni idea de que pueden subir su base de cotización”. El presidente de la Federación ATA ha ilustrado cómo los autónomos se saben “la cuota que pagan”, pero “no la base por la que cotizan”. La prestación de los autónomos es “muy similar” a la de los asalariados, ha explicado Amor. Todo depende de la base que se escoge: Menos cotización al mes, menos prestaciones (pensión, por ejemplo).

El perfil del autónomo: del sector servicios, radicado en Cataluña, Andalucía o Madrid (autonomías con mayor nº de estos trabajadores) y con más de 10 años al frente del negocio. Razón de más ésta, según José Luis Perea (secretario general de ATA) para haber tenido tiempo de conocer los cambios que se han ido produciendo en el sistema. Y que no pueden dar lugar a confusiones como las que hay sobre las contingencias comunes y las propias de la actividad profesional. “Un 20% cree que las comunes incluyen bajas por accidentes laborales o los ceses de actividad (8%)”, ha ilustrado Perea.

Como colofón, el estudio ilustra esa mala valoración que hacen los autónomos españoles del sistema de la Seguridad Social. Y eso que, según Amor, somos el segundo país de Europa (Luxemburgo lidera la lista), con mejor “prestación nominal efectiva” y con más derechos para estos trabajadores. Todo depende de lo que se cotice. Pero claro, “lo que no se conoce no se valora, y sobre lo que no se valora no se deposita la confianza”, ha argumentado Perea. El 59,8% dice que el sistema público suspende, pero apenas un 3% controla cuáles son las prestaciones a las que tiene derecho como autónomo cotizante.