Entrevista. Urbonera, de la Tierra a la tierra

Urbonera es, probablemente, una de las iniciativas empresariales más limpias, renovables y ecológicas del mercado. Como gusta a su fundador, se trata de un proyecto que persigue el ideal de hacer algo desde la Tierra que la beneficie en el ‘in itínere’, no que la dañe aún más. Entrevistamos a su creador, Diego Waehner.

¿En qué consiste la actividad empresarial de Urbonera?

Urbonera se dedica a la investigación y desarrollo de sistemas eficientes y prácticos para el tratamiento de residuos orgánicos urbanos y domiciliarios.

¿Cómo nace la idea de este proyecto?

Desde hace varios años que siento cierta obsesión por los residuos generados en los procesos industriales, principalmente agrícola-ganaderos y de origen orgánico. Esto me ha llevado a investigar, fabricar y probar prácticamente todos los sistemas de compostaje y vermicompostaje que pudieran aparecer en el mercado e internet. En el año 2015 he aterrizado con mi familia en Barcelona, España, siendo ésta la primera vez en mi vida en la que no poseo en mi casa un espacio verde, ni siquiera un pequeño balcón o terraza. Mi experiencia con sistemas domiciliarios había sido buena, aunque laboriosa. Exigían una atención particular y ciertos cuidados diarios. Soy de los que piensan que la tecnología debe quitarnos trabajo, no generarlo. Por ende, me vi obligado a intensificar mis esfuerzos en encontrar o crear algún sistema que aportara una solución realmente eficiente y práctica en mi hogar. Durante meses me focalicé en estudiar principalmente los procesos de tratamiento de residuos orgánicos industriales llevados a cabo por ejemplo en Alemania e Israel. Países con sistemas de vermicompostaje prácticamente automatizados y altamente eficientes. Fue en esta búsqueda exhaustiva dónde me he topado con algunos modelos pequeños que me llamaron la atención. Decenas de personas alrededor del globo estaban fabricando sus propios modelos de Vermicompostaje y había unos pocos que copiaban de alguna manera los sistemas industriales… fueron éstos en los que me concentré.

¿Cuál es el proceso?

Simplemente introduces los residuos orgánicos por la parte superior y, al cabo de sólo unas semanas, retiras el abono natural por la parte inferior…así de fácil. Para que el proceso sea tan simple y práctico debemos aclarar y resaltar dos características que hacen a Urbonera único. Primero: es un sistema de “flujo continuo”. Toda la actividad se realiza en un único compartimiento. Ya no tendremos necesidad de mover ni levantar cajas pesadas, ni estar pendientes de los tiempos de reposo y movimiento por parte de las lombrices. Segundo: Urbonera está fabricado con materiales técnicos de última tecnología. La tela que usamos para su confección es impermeable y transpirable. Esta característica es fundamental y permite el libre drenaje de líquidos y la entrada del preciado oxigeno al sistema, acelerando el proceso de vermicompostaje entre 5 y 10 veces respecto a otros sistemas presentes en el mercado. Además, esta respirabilidad, evita la condensación de humedad interna, con lo cual no tendremos que preocuparnos por el exceso de esta, ni la necesidad de remover periódicamente el material a tratar. Urbonera logra así procesar hasta 2 kg de material orgánico al día.

Ecologismo puro… de la tierra a la tierra, en un ciclo circular.

Exactamente. Polvo eres y al polvo volverás. Génesis 3:19. La visión de Urbonera es que las personas transformen la manera de ver y de relacionarse con los residuos orgánicos. Aproximadamente cada mes cosechamos en casa cerca de 8kg de lombricomposta o humus de lombriz. A mi hija de 3 años le encanta participar y reconoce inmediatamente materiales que aún no se han digerido, como carozos de aguacate, semillas de cerezas y cáscaras de huevo. Ella además se encarga de recolectar lombrices que hayan quedado rezagadas en el fondo… es maravilloso. El entendimiento de los ciclos naturales, el compromiso, el respeto, la consciencia de uno mismo comienzan en casa. Sólo en contacto con la tierra y la naturaleza podemos tomar conciencia de que formamos parte de un todo.

¿En qué países está presente Urbonera?

Urbonera comenzó su fabricación en España y a los meses, habiendo visto mi entusiasmo y la calidad de producto, mi hermano tomo el control en Argentina. En ambos países la producción se realiza localmente, teniendo en España la particularidad de ser confeccionados en una fundación por mujeres en situación de exclusión social.

¿En qué consiste el modelo de negocio? ¿Dónde y cómo obtiene sus beneficios Urbonera?

Urbonera se dedica a la fabricación y comercialización de Vermicompostadores para uso urbano a través de canales de venta online. Tienda Web, Facebook Marketplace e Instagram. Los beneficios los obtenemos a través de la venta directa del producto y el servicio de asesoramiento y/o charlas educativas.

¿Cuál es el cliente tipo, un particular o empresas?

El cliente tipo no está categorizado a mi entender por particular o empresa, sino más bien por el sujeto consciente, que desea y decide responsabilizarse por sus residuos y vivir en vivo y en directo la magia de la transformación. Es por esto por lo que Urbonera está presente en huertos comunitarios, empresas de servicios, jardinerías, como también en balcones y terrazas de particulares. Mi objetivo es estar presente también en escuelas y otros centros educacionales, donde el impacto para la sociedad toda sería mayor.