¿Qué es mejor buscar trabajo o emprender cuando pasas los 40?

¿Qué es mejor buscar trabajo o emprender cuando pasas los 40?

Existen ciertas épocas en nuestra vida en las que nos enfrentamos a importantes decisiones y experimentamos ciertos cambios. Para mí el cambio más importante es cuando llegamos a los 40 y por unos motivos u otros estamos en situación de desempleo.

Aunque solemos contar con cierta experiencia no somos tan atractivos/vas para la contratación como aquellos universitarios recién formados y con bonificaciones por la incorporación a su primer puesto de trabajo. Aunque en ciertos casos esos contratos puedan llegar a tener el calificativo de prácticas, en formación y demás, por no llamarlos contratos basura directamente.

A los 40 es posible que hayamos tenido uno o más trabajos hasta la fecha, pero ¿realmente hemos desarrollado todo nuestro potencial trabajando para otros? Yo pienso que no, y por ello solemos pensar en la opción del autoempleo.

Pese a que los autónomos suelen ser los grandes olvidados es muy frecuente que pensemos en iniciar una nueva actividad por nuestra cuenta. Que nos llene y nos haga sentir satisfechos al finalizar nuestra jornada laboral, aunque las ganancias no sean muchas.

Si no tenemos grandes necesidades puede que con que obtengamos lo suficiente para vivir nos demos más que por satisfechos si somos nuestro propio “jefe/a”.

Me frena mucho la experiencia de la creación de una empresa por parte de mi hermano y su posterior cierre en un periodo que posiblemente no fuese el mejor para emprender.

Pero, ¿cuándo es el mejor periodo para iniciar una actividad? Quién sabe, en todo emprendedurismo siempre hay un gran factor de riesgo e incertidumbre y ¿hay éxito sin riesgo? Yo pienso que no, pues creo que nadie te dará algo hecho y funcionando.

Pese a todas las posibles dificultades pienso firmemente que si se tiene clara una idea de negocio y se lucha por ella pueden conseguirse grandes cosas. Aunque como siempre es cuestión de mucho trabajo, esfuerzo, constancia y perseverancia.

La misma que voy a tener para intentar compartir con vosotr@s mis inquietudes, dudas y opiniones antes de iniciar (o no) una nueva actividad. Espero poder contar contigo en esta nueva etapa.

¡Muchas gracias por leerme!