El “emprendimiento verde” debe “acompañar” la transición ecológica

La ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, este martes durante su ponencia en Madrid. | FOTOS: Alberto Orellana

El 53% del territorio español está ocupado por apenas el 15,8% de la población, “y va a la baja”. La brecha territorial es sólo uno de los problemas que afronta nuestro país en materia ecológica. Una cuestión más que atender junto a la descarbonización, el uso del agua o la desertificación, ha destacado este martes Teresa Ribera. La ministra para la Transición Ecológica ha acudido a un desayuno informativo para valorar la situación y las posibles vías de respuesta para afrontar dos de los retos “de este siglo”: la lucha por la igualdad y contra el cambio climático.

Para atenderlos hay que resolver qué hacemos para mantener “nuestra riqueza, nuestro territorio”, ha dicho. Más allá de reformas y pactos “ambiciosos”, ha resaltado la importancia de “fortalecer nuevas oportunidades de innovación y negocio” que “acompañen”, por ejemplo, la descarbonización de la economía para 2050. A menos de un año para “rendir cuentas” de los objetivos aceptados por los gobiernos para 2020, “no podemos sentirnos especialmente orgullosos con su cumplimiento”, ha confesado Ribera.

La socialista ha sido clara con problemas como la pérdida de la biodiversidad: “Vamos mal”. Por ello es preciso fomentar el desarrollo a través del “emprendimiento verde y social”. Pasar del modelo lineal de la revolución industrial a un modelo circular más inteligente en el uso de los recursos, ha dicho. Deben impulsarse soluciones como la eólica offshore, o las “redes cerradas” (de generación renovable), que aprovechen los recursos autóctonos. En su opinión, el papel de la bioeconomía, la gestión forestal, los usos del suelo y la agricultura merece “mayor reconocimiento”.

En este sentido, la economía circular es lo que quizás “suscite más la imaginación y las ganas de emprendimiento e innovación en el tiempo por venir”, ha comentado la ministra. Se trata de un cambio profundo en nuestro sistema de producción y consumo que la transición ecológica también exige, ha señalado. Ribera ha insistido en que la economía circular garantizará un uso “más razonable y eficiente de los recursos”.

En esa innovación hay vectores suficientemente maduros que permiten inspirar otros campos, dentro de una serie de transformaciones que “todavía necesitarán tiempo”, ha analizado. Espacios como la reutilización del agua, la eliminación de plásticos de un solo uso, etc., que generarán un “efecto ariete” de cara a esa transición ecológica, ha ilustrado.

“Nos hemos quedado sin excusas para no actuar”, ha señalado con crudeza la ministra. Los datos científicos, como los de AEMET sobre la temperatura media este invierno (2ºC superior), avalan la situación de “emergencia climática, ha determinado Ribera.

En relación con esos datos, ha mencionado también el que considera “el gran problema pendiente y oculto del que nadie quiere hablar, pero que se hace más visible año a año”: la desertificación. Según ha citado, el área de terreno semiárido en España ha crecido en más de 30.000 kilómetros cuadrados en 30 años. Las zonas más afectadas son las de Castilla-La Mancha, la comunidad del Ebro y el este peninsular. “Es otra manera de vaciar nuestro país, de recursos y población”.