Los empresarios navarros creen que la cooperación es útil para mejorar la competitividad

Los empresarios navarros creen que la cooperación es útil para mejorar la competitividad

La cooperación empresarial puede ser muy útil para mejorar la competitividad de las compañías. Así lo creen la mayoría de los empresarios de navarros, según los datos revelados por el “Estudio sobre las posibilidades de asociación y cooperación de las pequeñas empresas de Navarra para obtener los beneficios de las empresas medianas y grandes”, aunque advierten de que puede conllevar incertidumbres.

El informe, realizado por el Instituto de Formación Directiva de Barcelona para la Confederación de Empresarios de Navarra, explica que la cooperación entre empresas “puede constituir una herramienta factible de ser utilizada por el tejido empresarial de las pymes de Navarra para garantizar tanto un incremento significativo de su competitividad media como un aumento de sus posibilidades de supervivencia a largo plazo”.

De hecho, se subraya que estos procesos suponen una serie de ventajas tales como la reducción de costes, la posibilidad de compartir recursos, así como una vía de especialización.

En concreto, el informe destaca que casi la mitad de los empresarios encuestados perciben que la competitividad de su empresa mejorará a medio plazo, mientras que más de la cuarta parte opina que permanecerá en el mismo nivel o similar y una octava parte que empeorará.

Acerca de cómo perciben el concepto de cooperación, se afirma que los empresarios encuestados entienden correctamente el sentido del concepto de cooperación y también de su utilidad en la mejora de la competitividad de las empresas, siendo minoría la parte del colectivo que muestra percepciones contrarias al sentido del concepto y de su utilidad, pero que viene a reflejar el sentimiento latente de individualidad e independencia en una buena parte de los empresarios de las pymes navarras, especialmente los de las microempresas.

Los beneficios de la cooperación son, en opinión de los encuestados, el acceso a nueva información, facilitar la creatividad y la innovación, el acceso a nuevos clientes y/o mercados para los clientes, reducir costes, mejorar el poder de negociación de la empresa y su potencial de crecimiento y empleo.

También se establecen una serie de inconvenientes, como la divergencia de intereses o prioridades entre empresas a pesar de que puedan haber objetivos comunes, considerar que la toma de decisiones se hace más compleja y lenta al tener que consensuarla, que las culturas y las formas de trabajar en las empresas son diferentes y ello causa problemas y que pueden generarse diferencias insalvables de criterios técnicos, comerciales de gestión u otros.