Iberia quiere hacer de Madrid un “hub 360” y no emitir CO2 en 2030

Luis Gallego, presidente de Iberia, este miércoles en Madrid. | FOTOS: Alberto Orellana

El aeropuerto de Madrid ahora mismo no compite con los grandes europeos. Es un hub (nodo) con “potencial” competitivo, pero actualmente es “de segunda división” en Europa. El presidente de Iberia, Luis Gallego, ha apostado este miércoles por hacer de la próxima fusión con AirEuropa la oportunidad para que la capital tenga el hub de 360 grados que “necesita”. Una buena operación para el Adolfo Suárez Madrid-Barajas, en una industria que se “está consolidando” [y concentrando] mientras capea el cambio climático.

Según ha expresado Gallego, el sector del transporte aéreo no resulta especialmente rentable a las aerolíneas, a pesar del crecimiento en los últimos años. De hecho, fue en 2015 cuando el beneficio de las marcas superó “por primera vez” el coste del capital. La aviación es un sector “cíclico y en crecimiento”, con un gran peso en la economía (17 millones de puestos de trabajo y un peso del 14% en el PIB).

Sin embargo, la tendencia es hacia la consolidación, de modo que la alta competitividad sólo puede afrontarse trabajando los costes o mejorando los beneficios. Y bajar el coste “no es fácil”, ha señalado el de Iberia. Buena prueba de ello son las 100 aerolíneas que han cerrado de las 154 establecidas entre 2000 y 2016. “O puedes competir muy bien en costes” o entrar “en un grupo internacional” como IAG [al que pertenece Iberia],”o tienes muchas papeletas de quedarte en el camino”, ha argumentado Gallego.

En este sentido, el de la firma española ha declarado que el hermanamiento con AirEuropa es una “oportunidad” para hacer del madrileño un “hub global”. Una inversión para que salga de los últimos puestos en el ránking de aeropuertos europeos en cuanto a destinos internacionales (19º de 20) y en países atendidos (novenos de diez, con 72 destinos). En palabras del presidente de Iberia, la operación hará que Madrid no mire solo al mercado latino. “Tiene que ser la puerta de enlace entre Asia y Latinoamérica”, ha señalado.

El presidente de la CEOE, Antonio Garamendi, minutos antes de la ponencia de Gallego.

Este acuerdo hará “más competitivo” al aeropuerto español a nivel europeo, y también favorecerá a los clientes, que verán mejorar los precios y la red de vuelos. Se está produciendo una consolidación [concentración] en la industria, “queramos o no”, ha advertido Gallego. “Y AirEuropa está en esa consolidación. Que venga al grupo IAG es lo mejor que le puede pasar a Madrid y al desarrollo de la economía española” ha resumido.

Además, la industria del transporte aéreo tiene que afrontar el reto de la sostenibilidad que exige el cambio climático. Un problema con el que Iberia está “comprometida”, pues se han mercado el objetivo de llegar a las “cero emisiones netas en 2030”, según ha dicho. Desde la marca están trabajando en tres direcciones para avanzar en materia sostenible: invirtiendo en la flota de aviones (que con AirEuropa alcanzará el quinto puesto en Europa con 63 ejemplares), reduciendo el peso de abordo en los aparatos (con softwares de gestión combustible), y trabajando en el desarrollo de biocombustibles.

Iberia también apuesta por otras iniciativas con las que combatir el calentamiento del planeta, como el “Cielo único europeo”. Gallego ha explicado cómo esta opción permitiría a los aviones hacer “rutas mucho más eficientes” y ahorrar con ello más combustible. Otra opción que para él es clave es la “capitalización” de los trenes de alta velocidad, que aportaría “más conectividad” y sostenibilidad al hub de Madrid.

A corto plazo, Gallego ha optado por centrarse en los medios de transporte alternativos para luchar contra las emisiones que aumentan la temperatura global. Especialmente para los vuelos de menos de 1.500 km, que suponen el 20% de las emisiones mundiales de CO2. Para los desplazamientos mayores “la alternativa no es real”, ha reconocido Gallego.