Los ‘Premios Pascual Startup 2018’ apuestan por los “futuros emprendedores”

Los ganadores de los ‘Premios Pascual Startup 2018’ junto al ministro de Agricultura, Luis Planas (centro), este lunes en Madrid. | FOTOS: Alberto Orellana

La tercera edición de los ‘Premios Pascual Startup‘ ha inaugurado este lunes una nueva categoría para reconocer el éxito y la proyección de los jóvenes emprendedores con el nombre de ‘Futuros Emprendedores‘. El Ministerio de Agricultura ha acogido una jornada en la que se ha galardonado a cuatro startups por ser reflejo de la “innovación abierta” y el “emprendimiento colaborativo” de esta iniciativa de Calidad Pascual. Como ha dicho su CEO, José Luis Saiz, hoy en día “no tiene sentido innovar de manera aislada en este mundo”, pues “hay muchísimo talento a nuestro alrededor”.

Los más de 700 proyectos que han pasado por esta iniciativa han demostrado en esta iniciativa, “regional” pero de ambición “global”, el  “papel primordial” que juega el emprendimiento en la innovación. Así lo ha defendido Álvaro Bernad, director de innovación disruptiva de Calidad Pascual. Según ha declarado, la convocatoria de estos premios ha reunido a la Administración, las grandes empresas, las Universidades, los inversores, etc. para “generar empleo y riqueza, que es lo que se consigue apoyando al emprendimiento”.

La startup ganadora de ‘Futuros Emprendedores’ ha sido Cuore di Caffè, una novedosa idea para fabricar un café que cuide la salud del consumidor. El producto consiste en introducir un preparado de betaglucanos (fibra de origen vegetal) en un soluble de café (descafeinado o no) para proteger la salud cardiovascular. De este modo se ayuda en la prevención de enfermedades provocadas por el colesterol y atenúa las ya presentes en el organismo.

Pascual Startup 18 Coffè
Los ganadores en la categoría ‘Futuros Emprendedores’, Cuore di Caffè.

“Hay quien cree que las industria y los servicios son lo moderno, y la agricultura lo ‘antiguo’; no es verdad”. Así ha recalcado el recientemente nombrado ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, la importancia de este sector especialmente en la relación entre el productor, el distribuidor y el consumidor. “La innovación no consiste sólo en incorporar nuevas tecnologías, sino que va mucho más allá”, ha dicho Planas, subrayando la unión fundamental que tienen “las necesidades del consumidor” con “las demandas del sector”.

En la categoría de ‘Productos y servicios relacionados con la nutrición y la salud’, el ganador ha sido Mommus, una startup que produce y comercializa quesos de maduración natural. El producto se fabrica con frutos secos como materia prima, sin leche, conservantes, saborizantes, ni adición de grasas vegetales. Está orientado a un público vegano, intolerantes a la lactosa, con alergia a la proteína de la leche de vaca y/o foodies.
El recién nombrado ministro de Agricultura, Luis Planas, durante su intervención en el acto.

Por su parte, Tomás Pascual, presidente de Calidad Pascual dirigido sus palabras a llevar la innovación de la mano de estos nuevos emprendedores. “El conocimiento de mercado que tenemos algunas grandes empresas unido a la frescura que aportan los jóvenes emprendedores, es el caldo de cultivo perfecto para generar innovación y dar respuesta a los desafíos que plantean la sociedad y el consumidor del siglo XXI”, ha resumido.

Tastelab ha sido el proyecto ganador en el área de ‘Digitalización’. Se trata de una empresa basada en la ciencia de los sentidos que se dedica a prestar servicios de análisis sensorial para la industria del consumo (alimentaria, farmacéutica, cosmética, automovilística y textil). Esta startup ofrece un sistema de alerta sensorial que permite controlar y proteger los productos, lo cual repercute directamente en el aumento de la tasa de éxito.

Por último, la categoría de ‘Medioambiente’ ha premiado por votación popular a través de la iniciativa #ApadrinaUnEmprendedor a la startup Sheedo. En ella fabrican un papel único hecho artesanalmente en España a partir de fibras de algodón reutilizadas de la industria textil. En su producción no se utiliza celulosa ni se usan químicos tóxicos para su blanqueamiento, por lo que el resultado es un producto 100% sostenible y muy versátil. Además, contiene semillas en su composición, lo que permite plantarlo tras su uso.