“Sin la participación de las pymes, no avanzaremos en desarrollo sostenible”

CGE pymes sostenibilidad
José Antonio Galdón, Valentín Pich y Salvador Marín, este jueves en la presentación del informe ‘Desarrollo sostenible de la pyme en España’, en Madrid.

Si queremos una economía que se desarrolle de forma sostenible, las primeras que tienen que hacerlo son las pymes. Y, aunque ya se van concienciando, todavía encuentran obstáculos económicos y no terminan de ver la rentabilidad al asunto. Así lo han expresado en el informe Desarrollo sostenible de la pyme en España, presentado este jueves por los consejos generales de economistas (CGE) e ingenieros técnicos industriales de España.

El estudio analiza las motivaciones y barreras, las prácticas desarrolladas y la valoración que hacen de la responsabilidad social corporativa (RSC) y la información no financiera o sostenible. Los 685 directivos españoles que han participado en la encuesta reclaman ante todo más ayudas públicas para ponerse manos a la obra. La mayoría son pymes, familiares (57%), con una media de casi 27 años en el mercado y dirigidas por hombres (88%).

A las pymes les resulta “costoso” implementar políticas de desarrollo sostenible, y aquejan una falta de recursos financieros y humanos para lograrlo. Según Valentín Pich, las Administraciones tienen que “acompañar” a las pymes en esta “transición”. Especialmente la energética, ha señalado el presidente del CGE. Y es que, “además de grandes palabras, deben ver cómo introducir incentivos para que sea lo más efectiva y eficiente”.

También ha llamado la atención a las pymes en relación a las ayudas europeas. Aquellas que pretendan optar a los fondos vinculados a los Next Generation, tienen que saber que: “Si el proyecto presentado no tiene en cuenta la sostenibilidad, difícilmente podrán beneficiarse” de ellas, o ser subcontratadas por una compañía mayor para un área tractora.

“El principio del fin”

Entre las medidas adoptadas por las pymes en materia sostenible y de responsabilidad social, destacan dos. Por un lado, la reducción del consumo energético y de emisiones de gases con efecto invernadero. Y a nivel RSC, sobresale que el 40% de las encuestadas opte por ofrecer la información no financiera (impacto social y medioambiental) del negocio.

CGE pyme sostenibilidadNo son la mayoría, pero es un dato “nada despreciable” si tenemos en cuenta que el grueso de estas empresas no está obligado a facilitar esta información por su reducido tamaño, analizan los autores del estudio. Por ello Salvador Marín, presidente EFAA for SMEs y coordinador del informe, habla del “principio del fin” en cuanto a información no financiera.

Igualmente, ha valorado muy positivamente que “todos los ítems en relación a la información de sostenibilidad se consideran importantes por la mayoría de las empresas (superiores a 3 en una escala 1-5), destacando entre ellos las cuestiones sociales y las acciones de lucha contra la corrupción”.

Mostrar los beneficios a las pymes

Las empresas encuestadas consideran de gran importancia que los directivos, gerentes y propietarios sean los primeros en reconocer la importancia de las prácticas sostenibles. Las pymes ven como algo importante avanzar en materia sostenible, pero a la hora de invertir “son más precavidos”, seguramente por ese coste y falta de ayudas, ha defendido Marín.

Respecto a la rentabilidad, el también director de la Cátedra EC-CGE ha resaltado el “gap” que hay: los directivos creen que la sostenibilidad mejora la imagen de la empresa y su reputación, pero no parecen tener tan claro que haya beneficio económico directo. Y, sin embargo, está demostrado que “las empresas que practiquen desarrollo sostenible van a ser mucho más rentables”, ha aseverado.

Algo con lo que ha coincidido el presidente del Consejo General de Colegios Oficiales de Graduados e Ingenieros Técnicos Industriales de España (COGITI), José Antonio Galdón. “Hay que visibilizar el beneficio económico”, ha dicho. Ha expresado su preocupación por el encarecimiento de la luz, aunque espera que esa concienciación por reducir el consumo pueda “paliar” su efecto. Y ha resumido: “sin la participación efectiva de las pymes no lograremos avanzar como sociedad a nivel económico en materia de desarrollo sostenible.”

Pymes: teletrabajo y clientes

Por otra parte, Galdón ha recordado la importancia de crear un “patrón de crecimiento que concilie el desarrollo económico, social y ambiental. Es decir: “El desarrollo que no es sostenible no es desarrollo”. Y ha subrayado el papel de las tecnologías para que las pymes puedan mejorar en sostenibilidad y RSC, para aumentar con ello su competitividad.

En este sentido, la pandemia ha acelerado claramente la digitalización de las pymes, que en su mayoría ya saben lo que es el teletrabajo (88%). Además han hecho habitual tener página web (84,5%), y por tanto las compras electrónicas (79%); las TICs más usadas.

CGE pyme sostenibilidad

Esto demuestra una mayor preocupación por dar flexibilidad al empleado y facilidades al cliente, las principales medidas llevadas a cabo en materia de RSC, según el estudio. Las pymes se han centrado en desarrollar la carrera profesional de sus empleados, así como en aumentar la satisfacción del cliente.

“Donde más habría que avanzar es en el respeto más allá de la responsabilidad legal con los consumidores. Se mejora en la imagen de la empresa, pero todavía no se anima lo suficiente a los empleados a tomar actividades de voluntariado a nivel RSC”, ha comentado por su parte José Manuel Santos, miembro del EFAA for SMEs.