Cuando al arrancar una startup el elefante burocrático puede con el entusiasmo

Frente al, en ocasiones, farragoso protocolo para poner en marcha una iniciativa emprendedora, Ekiter se presenta como un partner de ahorro diseñado para cubrir todas las necesidades del emprendedor en las fases iniciales de su proyecto.

“Desde un mismo ecosistema online, intentamos promocionar las herramientas y el asesoramiento para que el emprendedor se concentre en desarrollar su proyecto, a la vez que protegemos a todos los socios y ayudamos a realizar la primera financiación con garantías sin tener que constituir la sociedad”, explica en un comunicado Pol Frances, CEO de Ekiter.

Lo que se propone Ekiter es evitar el proceso de notaría, constitución y otros costes fijos derivados y propios del inicio de toda startup. El proceso es sencillo: los emprendedores o cofundadores, son las personas que impulsan un proyecto dándolo a conocer en Ekiter y que, por lo general, buscan financiación y/o colaboraciones.

En esta plataforma colaborativa se impulsan proyectos emprendedores en una fase inicial vinculando emprendedores, mecenas o patrocinadores, colaboradores (mentores, diseñadores, desarrolladores, servicios externos, organizaciones, etc.) y, todo ello, minimizando la burocracia. El primer paso que realiza el emprendedor es registrarse con sus datos y compartir su proyecto, mientras que Ekiter comprueba que el proyecto es legal y éticamente aceptable.

Posteriormente, llega la fase de crear una campaña de financiación, que puede durar hasta 40 días y en la que se puede pedir fondos a partir de 500 euros. También están las campañas de colaboradores donde se puede contactar con mentores y otros expertos.

Por otro lado, hay distintos perfiles de colaboradores: mentores, CEOs, diseñadores, programadores, expertos en marketing, en finanzas, etc. Para ello se tienen que dar de alta gratuitamente en la plataforma y rellenar su perfil para poder ser encontrados por los emprendedores o recibir ofertas desde los proyectos emprendedores.

“Hoy en día, lanzar un proyecto no tiene por qué ser una odisea. Con este nuevo método, trabajamos para acabar con el miedo al emprendimiento y, sobre todo, para impulsar nuevas ideas de negocio para que se hagan realidad”, señala Pol Frances.