Las Cámaras advierten que “no es el momento de reformas estructurales”

New Economy Forum

Las magnitudes del desastre económico, que van a afectar en los sectores empresariales como consecuencia del derrumbamiento de las producciones y la paralización del país, nos lleva a una caída brusca del PIB del 10% y un crecimiento de paro extraordinario de hasta el 20%. Para poder paliar estas consecuencias lo más rápido posible, el presidente de la Cámara España, José Luis Bonet asegura que “en esta fase de recuperación no es el momento de hacer nada con las reformas estructurales, como es la fiscal”.

En esta fase, cuyo horizonte no debe superar el año, el objetivo es “salir del charco” lo más rápido posible. Estamos en una época de “turbulencias y que, como tal, no hay que hacer mudanzas” en estas reformas, manifestó Bonet durante su participación en el encuentro telemático de Nueva Economía Forum.

Tras la fase de recuperación, el presidente afirma “que entraremos en una fase de reconstrucción a 10 años vista, entonces, es ahí donde sí puedes reestructurar”. Eso sí, añade Bonet, “siempre desde el consenso, con debates y todos juntos”.

En la misma vía incide en que “aunque haya batallas partidistas políticas, hay que ir juntos porque, si no, la cosa no sale bien”. Dentro de estas líneas estratégicas, pide al Ejecutivo apoyarse y confiar en las empresas, hacer un uso eficiente de los fondos provenientes en la Unión Europea y hacer una mayor colaboración público-privada.

Los ERTES son una buena medida para la recuperación

La medida adoptada por el Gobierno durante el Estado de Alarma como apoyo al tejido empresarial, los ERTES, “deben acompañar a la recuperación”, pues tal y como opina el presidente, “los ERTES son una buena medida…Me resulta absolutamente incomprensible que el Gobierno no atienda la petición de los agentes sociales para que actúe con flexibilidad y traslade los ERTE hasta donde haga falta”. Bonet cree necesaria la ampliación de esta medida, “al menos hasta diciembre”.

Ahora que la emergencia sanitaria está “controlada”, el presidente de la Cámara señala que “es momento de `arremangarse´ y no bajar la guardia”, para salvar a los sectores más afectados como el turismo. Esto ha hecho que España sea más vulnerable si nos ceñimos al estado de valor que este sector produce, como son la hostelería y el comercio minorista y, por tanto, hay que “salvar el verano como se pueda en un corto plazo de tiempo”.

Bonet pide “hacer campañas de imagen exterior” para poder recuperar lo más pronto posible este sector que ha afectado a la imagen de España, aunque no sustancialmente, y así poder recuperar esa normalidad para llegar y acentuar aún más esa imagen esencial que tienen en el exterior.

Las exportaciones jugarán un papel importante en la recuperación económica

Durante su intervención, Bonet señaló que “está muy claro que la globalización no va  a parar y ha venido para quedarse y, aunque pueda haber un devaneo y algún movimiento proteccionista y de desglobalización, lo global no va a parar”. Las empresas españolas deben adaptarse a esta globalización, que reside en la internacionalización de las grandes empresas, como Mapfre por ejemplo, que son líderes en el exterior y ya están posicionadas.

Igualmente, insiste en que esta internacionalización es apta para las pymes como medida fundamental “para diversificar e internacionalizarse en el exterior, ganando competitividad y espacio”. “Renovación es la palabra, pues España está a la cola en este terreno y necesita una aceleración”, subrayó.

Desde el comercio exterior se ve un shock de oferta y de demanda y una crisis asimétrica, tanto de sectores como de regiones, y nada sincronizada. Por este motivo, Xiana Margarita Méndez, secretaria Estado de Comercio, está de acuerdo con Bonet en “la diversificación y exportación de los productos para la recuperación post-covid”.

El comercio exterior debe ser “el motor dinamizador y recuperador de la economía española, al igual que lo hizo en la pasada crisis del 2008”, donde la creación de empleo y la asociaciones jugaron un papel fundamental con aportaciones positivas. Méndez ve imprescindible marcar una estrategia a 10 años, “no inmutable pero si previsible y estable”. El motivo, establecer un marco de tiempo duradero para no ser susceptibles de cambios abruptos, causados por ciclos políticos.

Colaboración pública-privada imprescindible

La colaboración público-privada con entidades como la Cámara de Comercio, la CEOE o cualquier agenda del sector exterior y de crecimiento económico es necesaria para orientar y dar acceso a los mercados, adaptar los instrumentos variados y complementarios y, en definitiva, acompañar a las empresas en su apuesta internacional.

Para completar este objetivo, el comercio exterior plantea tres objetivos para esta recuperación: un corto plazo para mitigar los efectos muy recientes de las crisis sanitaria y económica con el fin de retornar dinamismo a las cadenas de valor y también aplacar esas corrientes de tendencias proteccionistas en países de nuestro entorno.

En conclusión, volver al marco que dejamos en febrero con un volumen de exportaciones mayor que el año 2019. Dos, un medio plazo para aprovechar las sinergias con el tejido y sector productivo junto a la política industrial y comercial, haciendo un análisis por sectores de la tecnología y ayudar a la transformación digital, de aquellos sectores más impactados, con una revisión interna de los mismos, por ejemplo, el sector de ferias y congresos o el de turismo, mencionado anteriormente por Bonet.

Y, un tercer medio plazo, para potenciar la resiliencias de nuestra cadena de valor y los planes de contingencia y cuestiones logísticas como punto débil de nuestros sectores, donde acompañar, especialmente, a la imagen pura del exterior con la percepción como factor conyuntural, pero, sobre todo, centrarse en la competitividad.

En definitiva, “revisar los planes de acción de internacionalización en un entorno complicado y sin precedentes y devolver los retos en oportunidades” concluyó Méndez.

Prioridades para la reconstrucción económica de España

Antonio Huertas, presidente de Mapfre

“Un situación global, brusca e incierta por bastante tiempo es la esperada” comenzó su spitch el presidente de Mapfre, Antonio Huertas, acerca de las prioridades para la reconstrucción económica de España. La función de lo que hagamos, “no va a ser hacerlo solo sino con esfuerzo de todos” afirmó Huertas. No solo un esfuerzo de las empresas, Gobierno o Cámara de Comercio en España, sino de Europa, porque “nosotros somos Europa”, añadió.

José Vicente Morata, presidente de la Cámara de Comercio de Valencia

Asimismo, José Vicente Morata, presidente de la Cámara de Comercio de Valencia, reafirma que “si hay un red clave para la recuperación, esa es la de Cámara, pues trabajan fundamentalmente para las empresas y pymes con objetivos es informar y formar a esas empresas que tienen un futuro”. 130 años de visión de solidaridad y de futuro donde en muchos casos han apoyado a empresas en su andadura comercial.

“Europa está llena de historia de fracasos y ahora es el momento de construir algo diferente. No es una anomalía, nadie ha provocado esto. Es una situación sobrevenida que exige compromiso por parte de todos” cerró Huertas.