Presentamos a Penta Group, la consultoría de vanguardia para empresas

La directora de Penta Group, Nadia Soso.

La directora de Penta Group, Nadia Soso, nos cuenta en esta entrevista cuál es elemento diferenciador de la consultoría que realizan, ya que este trabajo parte desde los cimientos de la empresa misma y se concreta a través de la reingeniería de los equipos de trabajo, con la que dan una solución efectiva a cualquiera de los problemas que pueda estar sufriendo una empresa, sin importar su sector ni tamaño.

¿Cómo definirías al empresario que quiere trabajar con Penta Group?

El empresario que quiere trabajar con nosotros tiene que estar buscando una solución sólida y que tenga la mente abierta, que tenga la capacidad de escuchar soluciones que no son nada habituales, son innovadoras… es otra manera de trabajar la que tenemos. Es totalmente diferente, y lo hacemos a través del método que se llama Gap Mapping.

Decimos que es de vanguardia, porque no tiene que ver con la capacitación, con la formación, con lo que se les enseña a las personas que están trabajando, sino con quiénes son las personas que están trabajando. ¿Cómo está conformado ese grupo? Nuestro diagnóstico tiene que ver con la ingeniería que hacemos, con las características de cada persona.

Mi trabajo es analizar toda la interacción en el grupo, primero desde la superficie, cuáles son los problemas más evidentes, y luego cómo interactúan las personas que conforman ese grupo, cuáles son los atributos que cada uno aporta. Digamos que yo le pongo el microscopio, pero a la vez lo veo con un ojo de pez, con una panorámica. Entonces tengo la mirada en el micro y en el macro, en simultáneo. Y es un trabajo muy eficaz.

¿Cuáles son los errores más frecuentes que cometen los empresarios que quieren mejorar el funcionamiento de su empresa? 

Uno de los errores podría ser tratar de buscar la solución fuera, sin primero detenerse a mirar si el desajuste proviene desde dentro de la misma empresa.

Porque por ejemplo, respecto de la visión empresarial, se puede escribir la visión, pero no tenerla. Y entonces tú puedes escribir y reescribir mil veces la visión, pero si no la tienes, no la puedes inventar.

Y ahí está la diferencia y el por qué cuaja, digamos, el tipo de consultoría que hacemos nosotros. Cualquier persona que escuche lo que tengo yo para decirle después del análisis, va a decir “¡Exacto! Eso es lo que nos pasa.” Y es infalible. Y si las cosas siguen igual, por más que inviertan recursos, que le pongan dinero, que hagan formación, que hagan capacitación, que compren un software, que inviertan en marketing, pueden probar mil cosas. Pueden escribir la visión una y mil veces. Puede cambiar la visión, pero no hay visión real porque hay un problema de ingeniería. Eso es lo que nos diferencia en nuestro servicio.

¿Y qué te parece más significativo para quien quiere mejorar el funcionamiento de su empresa?

Yo creo que dejarse asesorar es un requisito básico y fundamental. Es decir, voy a abrirme a un tipo de gestión que es distinta.

Porque se plantea un liderazgo innovador dentro de la empresa, una gestión distinta, una gestión nueva, innovadora y que contempla otros parámetros nunca antes contemplados.

Es decir, hasta ahora el rendimiento de un equipo se ha medido en evaluación de personal y de recursos humanos, y con el paso del tiempo se le han ido cambiando los nombres. Y en realidad lo que estamos viendo aquí es que sí, por un lado vamos a ver el perfil profesional de cada una de las personas que conforman el grupo, pero también y fundamentalmente, vamos a estar mirando el funcionamiento del grupo. Ya no es personal. Entonces no hay evaluación que valga en ese sentido.

O sea, se rompe el viejo estilo de liderazgo. Si me preguntas, el líder ideal para cualquier equipo es una persona capaz de reconocer y guiar. Hasta ahora siempre hemos entendido el empresario como líder, pero no siempre el propietario del negocio, o el empresario es el líder del equipo. Y hacemos un análisis del tipo de liderazgo que es posible para esa persona. Entonces, por sus características innatas y también la capacidad de aprender que tiene, se le va mostrando la manera en que ha de gestionar esas cuestiones, para que sea eficaz y productivo.

Por eso es importante la diferenciación entre una palabra y la otra. Porque justamente nuestro estilo de liderazgo es cada vez menos invasivo. Es más, se agradece. El trabajador, el miembro del equipo, agradece que exista una persona capaz de guiar. Entonces ya las resistencias se evidencian, y se ve cuando hay algo que no funciona con facilidad, que no fluye, algo que se engancha, como si hubiera un clavo donde se queda enganchado o estancado. Y para eso se requiere un líder eficaz. Un líder liviano, consciente, muy inteligente, que sabe en qué momento puede intervenir, y en qué momento no.

Por eso es un requisito abrir la empresa a una forma de manejarse totalmente diferente… El razonamiento no puede ser “seguimos igual, pero con los consejos de Penta Group.”

No, no, es un cambio de paradigma y es fácil adaptarse a este cambio. Por eso digo el empresario que quiere trabajar con Penta Group, es un empresario que ya tiene la mente más abierta, ya está buscando algo que esté adaptado a los tiempos que corren. Digamos, esto no es tradicional, no, es muy nuevo. Este es un estilo de consultoría que es realmente de nuestros tiempos. Así esa persona que viene a buscarnos, lo hace con menos resistencias a un cambio.

Claro que siempre existen las resistencias, porque el cambio da miedo y estamos planteando un cambio de estilo en el liderazgo. Sin embargo, es muy rápido, y no quiero decir que es de la noche a la mañana, pero sí que se ven los resultados en el corto plazo, apenas empezamos a aplicar ciertas pautas.

¿Cuál es tu consejo para los empresarios que quieren lograr mejorar el funcionamiento de su empresa?

Es que conozcan realmente al equipo con el que están trabajando, y que se ocupen de potenciar a cada miembro donde le resulta fácil, cómodo y natural trabajar.

Nosotros sabemos que luego de nuestro análisis, el beneficio a largo plazo es incalculable, porque justamente lo que hacemos es configurar al grupo de manera que tengamos un equipo estable y duradero. Entonces, si tenemos una plantilla estable, y al estar cómodos y contentos en sus puestos de trabajo, es factible que eso perdure, que no tengamos que estar reestructurando. Ya que con este nuevo bienestar que encuentran todos a través de las soluciones que les traemos, facilita que el grupo permanezca.

Ocurre que cada persona tiene sus propios recursos, que yo describo en la función y en el aspecto del trabajo en el equipo, y tras la implementación se ve cómo de esa persona salen con facilidad y sin esfuerzo, creatividad, fertilidad en el trabajo, crecimiento, desarrollo… Resultados, sin ir más lejos, ¿no? Es realmente un punto que no solemos encontrar en las empresas.

Es una manera de trabajar que realmente le facilita la vida a la gente en el puesto de trabajo, porque es mucho más fácil ir a hacer un trabajo para el cual estoy hecho, que ir a hacer un trabajo que me cuesta.

Por eso creo que el tipo de consultoría que ofrecemos es para empresas de nuestro tiempo, para empresas que se proponen combinar el trabajo con cuestiones personales, de desarrollo personal.

¿Cuál es la mayor satisfacción de tu trabajo?

Soy una privilegiada. A mí me gusta el ser humano, me gustan las personas, me gusta trabajar con personas y me gusta compartir lo que yo entiendo. Me gusta mucho compartir y estas dinámicas las entiendo.

Otro de los servicios que ofrecemos en Penta Group es el perfil profesional. No es un test vocacional, es realmente poder conocer cuál es tu perfil. Poder dar esa información sobre sí mismo, poder darle a un líder la información sobre el líder qué ha de ser para que funcione como líder y cómo funciona su equipo y cómo liderar a ese equipo.

Digamos, esto es lo que hacemos y esto es lo que a mí más me gusta. Tratar con las personas y ver que puedo colaborar, que puedo contribuir a su éxito, a su éxito como empresa, como equipo y en lo personal también, para que encuentren satisfacción y éxito en su trabajo.

Y si hay algo maravilloso también, que sucede cuando hacemos este tipo de análisis, es que la persona descubre que tiene ciertas capacidades, ciertas habilidades que no sabía que tenía, pero que en cuanto se pone a con ellas crece, va a más, se potencia. Entonces lo que sucede es que por un lado la persona misma empieza a reconocer en sí misma esa potenciación y esas habilidades, que nunca antes había explorado. Y por otro, le traemos bienestar, un nuevo nivel de placer en el puesto de trabajo.

Y a la vez el líder puede sorprenderse, pasado un tiempo, con esa persona que se está ocupando ahora de ciertas tareas que tienen que ver con cómo esa persona es, en sus características, y ha crecido en su puesto, se ha expandido. Y para un líder, es algo bastante sorprendente.

¿Qué oportunidades ves para quien logra mejorar el funcionamiento de su empresa?

A ver, voy a poner un ejemplo, supongamos que tenemos un problema en la implementación. Si eso sucede, voy a estar derivando recursos a contabilidad y a administración para hacer un análisis histórico de qué viene pasando. Porque si yo no estoy implementando, mi producto no está llegando al público, no desembarca en el mercado, no llega…

Entonces cuando intento analizar qué es lo que pasó, estoy derivando recursos a revisar lo que estuvo sucediendo durante el proceso, hasta que supuestamente el producto debería haber llegado. Y estoy derivando también recursos a nivel financiero, de manera tal de cubrir el bache de “bueno, ya llega, ya llega, la semana que viene te llega el pedido”, pero yo tengo problemas en la implementación.

Entonces, le hacemos la reingeniería a ese equipo y resolvemos el problema de implementación porque lo detectamos, pero no investigando qué pasó, por qué no llegó, sino porque detectamos que el problema era ese, con el método GAP MAPPING, entonces ahora los recursos van a ir dirigidos a resolver ese problema. Quiero decir que los recursos se utilizan de manera eficaz, porque se encuentra el verdadero problema y se resuelve. Todo funciona sin baches básicamente.

Otro ejemplo, si yo estoy fabricando chaquetilla de cocinero, ¿vale? Lo que me está pasando es que un día me falta el botón, otro día me falta el ojal, otro me falta el hilo, otro día no me entregaron la tela. Tengo un problema de implementación. Entonces, si yo me pongo a ver de quién fue la culpa de que no llegara el botón, de quién fue la culpa de que no llegara el hilo, estoy malgastando recursos. Es una fuga, en lugar de que los recursos sigan hacia dónde tienen que ir. Se fuga la energía, se fuga el tiempo, se fuga los recursos y eso es costosísimo.

Entonces, cuando hacemos la reingeniería, nos aseguramos de que no haya fugas, y de esa manera la chaquetilla se va a acabar en el momento en que se deba entregar el producto para su venta. Y evitamos estar revisando la producción, girando en falso, que esto es lo que sucede muchas veces y el líder se pone a buscar qué pasó, y a resolver qué le dice al destinatario de las chaquetillas que no llegan. El líder está pensando en el pasado y en el futuro, de una manera que la energía se le desenfoca y no está viendo el problema real.

¿Cuál es tu opinión sobre el tratamiento que se da para mejorar el funcionamiento de una empresa en España?

Yo te puedo hablar más desde mi experiencia, en esta cuestión que me estás planteando.

Sucede algo como falso. Falso es como una cáscara… que muchas veces puede que se acierte. Pero te estoy hablando desde mi propia experiencia como emprendedora. Antes de tener este enfoque yo hacía cursos de formación de lo que fuere. Entonces era como ¡Eureka, lo encontré, esto es lo mío! Y entonces lo forzaba, lo imponía, pero no funcionaba realmente. Y supuestamente tenía que funcionar. Pero no me funcionaba y no sabía por qué. Y seguía intentándolo. Y mientras se fugaban mis recursos personales por ahí, drenando mi energía, mi alegría, mis ganas, mi empuje, que es tan natural en mí. Me sentía muy, muy frustrada porque supuestamente en aquel momento que yo aprendí esa herramienta, la que fuere: de gestión, de control de costos, la que fuere, porque hice mil intentos. Hasta que no supe realmente cuál era mi perfil profesional, cómo me resultaba natural trabajar y de qué y en dónde estaba mi fuerza.

Cuando conocí eso de mí, supe que hay un lugar dónde está mi fuerza, mis habilidades, mis dones. En lo profesional. Y es eso a lo que yo me dedico. Después habrá otras personas que se ocuparán de otras cosas porque tienen otros dones diferentes de los míos. Ahí es donde empezamos a formar equipos, porque nos vamos complementando y eso es muy lindo.

Es muy potenciador ese tipo de trabajo y en mi caso muy satisfactorio.

Entonces el tratamiento que se le da y que se le puede dar a mejorar el funcionamiento en una empresa sería como exterior, muy superficial en el sentido de que no hay sustancia.

Hay que entender que hay algo irreemplazable en el trabajo, en las empresas, y es el componente humano. Y cuando estamos hablando de seres humanos, estamos hablando de seres que tienen sus propias características, somos todos distintos. Entonces, no es hablar de máquinas.

Pero hay cuestiones en las que sí se necesitan a las personas y hay que tener en cuenta al ser humano a la hora de formar el equipo, de darle su lugar, de que pueda sentirse a sus anchas en el trabajo, incluso en la interacción con sus compañeros. Yo no digo que todos van a ser amigos, pero que el trabajo se hace, se reducen las resistencias, con lo cual se reducen los roces, se reduce a la mala convivencia en el ambiente de trabajo también, porque no hay nadie que esté intentando ir a donde no tiene que ir. Cada uno está en su sitio y eso facilita mucho la convivencia en el puesto de trabajo. Ese es un valor agregado que tiene el servicio que presta Penta Group.

Y enlazando con lo que estaba diciendo, cuando hablamos de sustancia hablamos de un ser humano que ha de ser considerado y respetado, y honrado por lo que es. En contraposición, hay empresas en las que las personas que trabajan ahí tienen unos objetivos, y se mide su rendimiento en términos de alcanzó los objetivos o no los alcanzó.

En cambio, cuando nos alejamos de lo superficial, nos encontramos con que el líder va a tener sabiduría a la hora de gestionar a ese equipo, y cuando tenga que solicitarle a alguien que asuma una nueva responsabilidad, lo va a hacer de la manera en que se crea menor resistencia.

A su vez, las responsabilidades que deben ser asumidas no molestan, porque las personas se sienten capaces de ser congruentes con esa responsabilidad que se les concede, y la asumen porque les es natural.

Esa es la ingeniería que hacemos, y que tiene una visión completamente nueva del trabajo en la empresa.