Pymes y startups españolas: cómo sobrevivir para impulsar la economía

En la primera imagen y de izquierda a derecha, Fermín Albaladejo, Sergio De Mingo, Miguel Ángel Uriondo, Nacho De Pinedo y Javier Megías. Abajo y en el mismo orden, José Bayón, José López, Miguel Ángel Uriondo y Antonio Fernández. |FOTOGRAFÍAS: Marta Peiro.

La financiación, la regulación y la educación en emprendimiento y tecnología son algunos de los obstáculos a los que se enfrentan pymes y startups en España para crecer. Muchas de ellas nacen, pero no consiguen sobrevivir. Teniendo en cuenta que el tejido empresarial español está compuesto fundamentalmente por estas pequeñas, medianas y jóvenes empresas, ¿cómo se puede impulsar su desarrollo y crecimiento?

Bajo esta perspectiva se celebró este martes en ISDI el III Foro Emprendedores y Pymes, organizado por el diario El Español. En él, algunos representantes empresariales ofrecieron su visión para sacar conclusiones sobre cómo hacer frente a la mortalidad de estas compañías. Para empezar, el tejido empresarial español está formado en un 99,6% por pymes. Así lo señaló José Bayón, consejero delegado de la Empresa Nacional de Innovación (ENISA).

A pesar de ello, hay una “gran mortalidad de empresas de 0 a 3 años”, alertó Fermín Albaladejo, presidente de la Confederación Española de Jóvenes Empresarios (CEAJE). Estas, criticó, “no consiguen crecer todo lo que deberían”. Por ello, insistió el representante de ENISA, “hay que apoyar a las pymes para que nazcan y crezcan”. “Nos importa que pequeñas y medianas empresas nazcan, pero también que crezcan y se fortalezcan”, puntualizó.

Para que lo hagan, la compañía tiene dos líneas de actuación para organizaciones en un estado inicial cuyo valor se sitúa entre 25.000 y 300.000 euros y para aquellas entre 300.000 y un millón y medio de euros. Sin embargo, Bayón apostó por “combinar los instrumentos y repartir el riesgo entre el sector público y privado”.

Pero, ¿cómo se financian las pymes? José María López, responsable de Responsabilidad Social Corporativa de Unicaja, citó modelos como bonos, renta variable y crowdfunding. Este último, según López, es “reducido en España en comparación con otros países europeos”. Antonio Fernández, por su parte, fue partidario de “salir a bolsa”. El presidente de ArmanexT animó a las empresas a “financiarse en el mercado de valores”. Los mercados europeos “disminuyen los costes y los requisitos y ofrecen facilidades extraordinarias”, argumentó.

Coincidió con él López, que consideró que de otra forma “la cantidad de requerimientos a los que hay que someterse es importante”. Pero no solo deben ofrecerse ayudas a nivel financiero, sino que también debe actualizarse el marco regulatorio de las pymes para “consolidar un modelo económico sostenible simplificado la regulación”, opinó el representante de ENISA. Este marco se debe complementar, afirmó, con la ley de startups.

“Hay un ecosistema que está creciendo en España, una gran oportunidad”, declaró Bayón a este respecto. Estas startups salen en muchas ocasiones de hubs de emprendimiento. Megías llamó la atención sobre los de Madrid, Barcelona y Valencia. “Saquemos ventaja de los ecosistemas y aprovechemos sus características para crecer”, deseó Nacho de Pinedo, cofundador de ISDI. El presidente de CEAJE, en la misma sintonía, animó a “unificar y no gastar los recursos de forma salvaje, usando el dinero público de forma eficiente”.

Las startups tienen la “necesidad de hacerse competitivas”, aportó De Pinedo. El CEO de ISDI declaró que deben “enfocarse en el problema, centrarse en el cliente y combinar tecnología y metodologías ágiles”. Para crecer, es importante “resolver los problemas por fases” y “juntarse con gente diferente que te complemente”. “Equivocarse en el equipo es uno de los errores más graves”, coincidió Javier Megías. El cofundador de Startupxplore recordó que “esto va del cliente y sus problemas. Hay que generar un negocio que tenga sentido”.

Pero para empezar hay que fijarse en lo más básico: la educación. “La mejor medida para una política económica es tener una buena educación”, apuntó Bayón. El representante público apostó por “seguir haciendo un esfuerzo en universidades y centros de formación profesional”. En ese esfuerzo se encuentra el “fomento del espíritu empresarial en los jóvenes”, anunció Albaladejo. “Hay que ir a las escuelas y poner el foco en la pública. Necesitamos formación en transformación digital”, subrayó.