Cómo crear una cultura que fomente el rendimiento

El rendimiento se percibe a menudo como un concepto abstracto por aquellos que trabajan en entornos empresariales. Esto es especialmente cierto si hay una desconexión entre el personal directivo y los empleados, dejando una gran cantidad de críticas y de feedback sin comunicar. Ya trabajes en el entorno de una empresa emergente o apuntes a crear tu propio pequeño negocio en un futuro cercano, crear una cultura basada en el rendimiento puede representar la diferencia entre el éxito y el fracaso.

De acuerdo con Forbes, el 96% de los empleados creen que mostrar empatía es un factor importante para avanzar en la retención de personal de tu negocio, mientras que equipos altamente comprometidos han mostrado un incremento de rentabilidad general de hasta un 21%. A fin de cuentas, el rendimiento es lo que hace progresar a tu empresa emergente y le ayuda a convertirse en un negocio del que puedas estar orgulloso.

Para conseguir eso, tus compañeros de trabajo, socios y compañeros B2B tendrán que estar satisfecho con la cultura de negocio y el ritmo de trabajo diario que hayas creado. Dicho esto, veamos en detalle por qué las culturas basadas en el rendimiento se diferencian de sus contrapartes y cómo puedes sacar el máximo provecho de ello para el entorno de tu empresa emergente.

¿Por Qué Deberías Crear una Cultura Basada en el Rendimiento?

Antes de sumergirnos en el ‘’cómo’’, abordemos brevemente el ‘’por qué’’ de las culturas basadas en el rendimiento. Al contrario de lo que se cree, enfatizar el rendimiento en tu empresa emergente no resultará en una satisfacción del empleado menor o en disminuciones en su motivación (si se implementa correctamente).

Samantha Nicole, Especialista en Recursos Humanos en Studicus habló sobre la materia recientemente: ‘’Optar por poner énfasis en el rendimiento de tu negocio, acompañado de un desarrollo profesional significativo y creando networking para tus empleados puede mejorar drásticamente tanto su productividad como su motivación de forma general’’. Para aclarar aún más ese apunte, podemos señalar varios beneficios muy importantes traídos por la cultura de los negocios basados en el rendimiento, incluyendo los siguientes puntos:

  • Incremento drástico en la retención de empleados
  • Reputación positiva de la marca y posicionamiento competitivo
  • Calidad mejorada de los productos o servicios ofrecidos
  • Procesos de incorporación y reclutamiento optimizados
  • Unidad y contabilidad compartida entre los empleados
  1. Enfatiza los Valores de tu Marca

Ahora que tenemos una mejor comprensión de por qué una cultura basada en el rendimiento puede ser beneficiosa para tu empresa emergente o pequeño comercio, hablemos de cómo poner esos objetivos en perspectiva. Los valores de tu marca son probablemente la parte más importante de la identidad de tu negocio. Los objetivos a largo plazo, la visión de empresa y la identidad visual, así como los valores que deseas transferir a tus trabajadores, pueden ser muy estimulantes de cara a la creación de tu cultura basada en el rendimiento.

Define los valores de tu marca de forma documentada y asegúrate de que todo el mundo en tu empresa está familiarizado con el esquema básico de lo que significa tu empresa y de qué impacto aspira a obtener en el mercado global. Una vez que tus compañeros de trabajo se identifiquen con tus ideas y objetivos de negocios, dirigirles hacia una cultura basada en el rendimiento será mucho más fácil.

  1. Disminuye la Barrera Interdepartamental

Una de las peores pesadillas de intentar crear camaradería y networking en tu empresa emergente es el hecho de que cada empleado tiene una descripción de trabajo (JD) diferente. Les resulta bastante fácil a las personas distanciarse unas de otras y hablar únicamente sobre temas relacionados con el trabajo, lo cual puede resultar en una disminución tanto en su motivación como en su rendimiento. Al respecto de esto, deberías crear un ambiente de trabajo en el que tus compañeros de trabajo cooperen, compartan feedback y encuentren soluciones basadas en el trabajo en equipo para la mejora de tu empresa emergente para todos los implicados.

Nathan Clarke, Jefe del Departamento de Contenido en WoWGrade habló del tema: “Es esencial para júniors y séniors de diferentes departamentos y contextos que trabajen juntos de forma tan habitual como sea posible para mantener a todo el mundo informado de los proyectos actuales. Este enfoque sobre la cooperación interdepartamental puede resultar en empleados altamente informados y motivados que estén actualizados respecto a lo que está ocurriendo en la empresa como conjunto, en lugar de estarlo solo respecto a sus descripciones de trabajo’’.

  1. Facilita el Feedback del Compañero de Trabajo

Lo más probable es que tus compañeros de trabajo no se conocieran de relaciones profesionales o personales previas a que se encontrasen en tu empresa emergente. Sin embargo, una vez que el período de luna de miel se acaba, la gente puede comenzar a acumular rencores y guardarse comentarios para sí mismos, o aún peor – comenzar a cotillear. Esto puede convertirse en algo muy perjudicial para tu cultura basada en el rendimiento, lo cual quiere decir que deberías afrontar el problema de la manera más eficiente posible.

Crea un entorno seguro y amigable para tus compañeros de trabajo para que se comuniquen de una manera constructiva y (tanto como sea posible) objetiva. Esto se puede hacer de muchas maneras, incluyendo conversaciones en mesa redonda, horas de almuerzo con compañeros de trabajo, un viaje de fin de semana para todos, etc. No permitas que crezcan tensiones entre tus compañeros de trabajo, especialmente en el entorno de una empresa pequeña. Una vez vayan más allá de sus diferencias y sus críticas, su rendimiento y su trabajo en equipo mejorará drásticamente como resultado.

  1. Agrupa Seminarios de Desarrollo

Como dueño de un pequeño negocio, tu tarea debería ser estar siempre en busca de oportunidades para el desarrollo del personal. Puedes combinar eso con la cooperación y el team-building entre grupos a través de seminarios profesionales, conferencias y eventos en tu industria. Este tipo de eventos son inclusivos por naturaleza, permitiendo networking tanto interempresarial como industrial, además del desarrollo de las habilidades profesionales para el beneficio de tu empresa.

Peter Mayhew, Jefe de Recursos Humanos de IsAccurate y Pick the Writer habló del tema en mayor detalle: “Una combinación de desarrollo personal y profesional es la tónica perfecta para la retención, motivación y productividad del empleado. Sin embargo, si los empleados consideran que un evento ‘’no vale la pena’’, puede tener efectos adversos en tus esfuerzos – asegúrate de elegir eventos para tus empleados sabiamente’’.

  1. Exhibe al Personal de Alto Rendimiento

Para hacer el ‘’rendimiento’’ lo menos abstracto posible, deberías recurrir a una versión modernizada y creativa del ‘’Empleado del Mes’’. Puedes exhibir fácilmente a individuos de alto rendimiento en tu empresa emergente a través de tu lista e-mail, tu blog, tus redes sociales, y aún más importante – en tus propias oficinas.

Crea pequeños eventos de agradecimiento cada vez que un compañero de trabajo consiga algo que podría ser considerado como increíble o beneficioso para tu empresa emergente y sus empleados. Esto permitirá que una cultura basada en el rendimiento crezca de manera regular y asegura que tus trabajadores se esfuercen en mejorar con cada semana que transcurre.

  1. Las Reuniones Casuales son Importantes

No todos los eventos o reuniones tienen que estar basadas en asuntos de vida o muerte en tu empresa emergente. A veces, lo que todos necesitáis es un almuerzo casual, un viaje a la playa o una noche de fiesta con tus compañeros de trabajo para relajar la tensión del ambiente. Presenta tu idea de salir juntos de forma casual sin matices profesionales implicados y escucha el feedback de tus compañeros de trabajo de cara a posibles cosas que hacer.

Los encuentros casuales son una oportunidad increíble de descubrir quiénes son tus compañeros tu trabajo de verdad, lo que les mueve como personas y como profesionales, así como el ‘’por qué’’ de trabajar en tu empresa. Esta información se puede usar para crear un entorno mucho más complaciente y basado en el rendimiento para todos en las semanas posteriores al encuentro.

  1. Establece una Cultura Ascendente

Por último, lo más importante de una mentalidad basada en el rendimiento es establecer una cultura ascendente en tu empresa emergente tan pronto como sea posible. Un empleado júnior no debería tener miedo de ponerse en contacto contigo como el jefe de la empresa con nuevas ideas o pensamientos relativos a proyectos actuales o futuros. Lo mismo se aplica a los desarrolladores que puedan tener una perspectiva relacionada con el copywriting o a los diseñadores que se les ocurra una gran idea para un eslogan.

Las culturas ascendentes permiten que los empleados se sientan como iguales entre ellos y entre diferentes departamentos y de cara a ti como su jefe. No crees un ambiente autoritario donde tu palabra sea la ley – este tipo de mentalidad no solo disuadirá la cultura basada en el rendimiento que buscas crear, sino que también resultará en una caída en la retención de personal a largo plazo.

Colaboración Implica Rendimiento (Conclusión)

Es fácil resumir lo que conlleva una cultura basada en el rendimiento en dos palabras – colaboración entre compañeros de trabajo. Ninguna cantidad de dinero, plazos estrictos o amenazas de acabar con su carrera convencerán a tus compañeros de trabajo para trabajar más duro si no se identifican con los objetivos y la cultura de tu empresa emergente como conjunto. Trata el ambiente de tu pequeño negocio como el ambiente de una pequeña familia e indudablemente alcanzarás nuevos niveles de éxito a través de tu cultura de empresa emergente recién definida.

Fuente de la Imagen: https://www.pexels.com/photo/group-hand-fist-bump-1068523/

Biografía de la autora: Estelle Liotard es, antes que nada, una especialista en marketing que ha ayudado a negocios desde el momento de su fundación. Gracias a su experiencia, se ha convertido en autora y ahora escribe acerca de cómo las empresas pueden levantarse, obtener financiación y crecer. Es una colaboradora habitual de numerosos blogs y miembro editorial de Trust My Paper, un servicio de redacción que trabaja con estudiantes y empresas.