Transformar los espacios laborales como base de la transformación digital

Vista de la oficina de Citibox diseñada por DO-WE. |FOTOGRAFÍAS: Wildcom y Marta Peiro.

Transformar y adaptar las compañías a un mercado digital, mejorando su competitividad, modificando los espacios de trabajo en las empresas. Ese es el leit motiv de DO-WE, una startup de diseño que lleva 2 años operando en España y ha ayudado a compañías como Spotahome, Delibero o Citibox a “crear ecosistemas basados en el bienestar de los trabajadores”.

La empresa, aun consciente de la importancia de adaptarse a los nuevos modos de ‘lo digital’, considera que el primer paso para una efectiva transformación es “empezar por la cultura”, señaló Sandra Brenes en una charla magistral celebrada este jueves en la sede de Citibox en Madrid. Para ello se debe trabajar desde el primer momento sobre las personas, “en las que reside la capacidad creativa y de innovación”, opinó la cofundadora de la empresa, cuyo nombre está formado por las siglas de Design Office for Working Environment”.

Sandra Bernes, cofundadora de DO-WE.

Así, partiendo de la base de que “cada empresa es diferente y necesita una estrategia personalizada” y que “las organizaciones son el reflejo de las personas que las componen, que son quienes mejor las conocen”, DOWE se ha especializado en lo que Silvia Rivela, cofundadora, denominó “Arquitectura Emocional”. Esta se basa en “conocer a fondo la parte funcional y emocional de los empleados de la organización para diseñar una estrategia y un espacio que sea realmente eficiente y mejore la productividad”, describió Rivela.

Para ello, emplean una metodología conocida como Transformative Design. Consiste, expuso Rivela, en “estudiar a los trabajadores para saber sus retos, oportunidades y las herramientas de las que disponen para crear los nuevos ecosistemas”. Así, DOWE realiza con los empleados una serie de talleres, coworkings, ramificaciones, workshops y dinámicas para conocer sus formas de trabajar y rutinas y crear los entornos que les hagan posible realizarlos de la forma más cómoda. “Generamos a partir de la información que dan los trabajadores, somos facilitadores”, concretó Rivela.

Es por esto que la cofundadora enumeró como agentes del cambio a “las personas, la cultura corporativa y la comunidad que las compone, en primer lugar, junto a su forma de trabajar, la tecnología y la relación externa e interna”. Uniendo estos elementos a un espacio “que sea reflejo de cada uno”, narró, es como se logra la verdadera transformación. Esta, remarcó Brenes, “no solo es un cambio físico de espacio o nuevas herramientas digitales. El cambio real tiene que llegar desde dentro hacia fuera e incluir tanto la cabeza como el corazón”.

El orgullo con el que hablaron las empresarias fue correspondido por la satisfacción de David Bernabéu, CEO de Citibox. La startup especializada en buzones inteligentes ha sido uno de los últimos clientes de DOWE, y el resultado de su colaboración se traduce en una oficina amplia, de grandes ventanales y espacios de coworking, además de una espléndida terraza. “Es tan importante el sitio en el que estás como lo que sientes en él, y nosotros queríamos un espacio en el que nos sintiéramos integrados y que pudiéramos hacer nuestro. No queríamos tener una oficina sino un hogar para el equipo“, declaró Bernabéu.