Financiar un nuevo negocio, con avales

Cuando un emprendedor tiene una idea de negocio ya ha dado el primer paso, pero a continuación viene lo más difícil, que es la financiación, conseguir el dinero para poner en marcha su proyecto empresarial y lograrlo con las condiciones que mejor se adapten a sus necesidades, tanto a medio, como a largo plazo. Pero el principal problema que se encuentran los emprendedores a la hora de conseguir financiación es el aval, ya que muchas entidades financieras exigen este requisito previo para así salvaguardar su inversión.

Y es precisamente en los avales en los que las Sociedades de Garantía (SGR), entidades financieras que ayudan a emprendedores y pymes a lograr la inyección económica que necesitan a través de iniciativas, como puede ser el caso de ConAvalSí , las que pueden convertirse en las mejores aliadas para este primer paso.

De hecho, gracias al apoyo de las Sociedades de Garantía, en 2017 se concedieron 17.320 avales a pymes y autónomos y se financiaron 1.184 millones de euros en proyectos.

Además, según los datos ofrecidos por el estudio “Situación Económica de la pyme española”, el circulante es la mayor necesidad de las pequeñas y medianas empresas en cuanto al destino de la financiación se refiere, aunque si se comparan las cifras relativas al primer y segundo trimestre de 2017, se ha observado un aumento de la inversión relacionada con los inmuebles, y una reducción de la inversión destinada al equipo productivo.

Las Sociedades de Garantía, a través de ConAvalSí, se han convertido en las grandes aliadas para conseguir esta financiación por parte de las entidades bancarias que requerían de un aval antes de conceder los préstamos para los autónomos y emprendedores. De hecho, gracias a este tipo de entidades, alcanzó un 80% las resoluciones positivas en la concesión de la financiación bancaria, según este estudio antes mencionado.

Precisamente este tipo de entidades ayudan a los emprendedores a acceder a diferentes tipos de garantías, adaptadas a sus intereses y sector determinado y que pueden abarcar diferentes tipos de inversión, desde proyectos de innovación, a la compra de material, liquidez o licitaciones internacionales, entre otras cosas.

En concreto, esta empresa puede facilitar desde avales financieros, entre los que se incluyen los préstamos circulantes, es decir, de liquidez para necesidades de tesorería, hasta préstamos de inversión para comprar activos fijos para el negocio, las pólizas de crédito y el leasing y factoring, que no son otra cosa que las operaciones de arrendamiento y anticipo financiero, respectivamente.

En el caso de ConAvalSí, la cosa va más allá, ya que además de facilitar la concesión de garantías para obtener financiación, también sirven de intermediarios a lo largo de todo el proceso, que puede ser incluso complicado para un emprendedor que arranca con su idea empresarial. Así, ayuda a los autónomos y pymes a lograr las mejores condiciones para conseguir ese préstamo, desde el tipo de interés a los plazos de devolución del mismo.

El proceso para obtener la ayuda necesaria es muy sencilla, sólo hay que registrarse en la web, iniciar el proceso de solicitud, introducir la información personal y del negocio y añadir la documentación requerida.

En definitiva, las Sociedades de Garantía son una buena opción para los emprendedores que buscan empezar su negocio, para los que quieren expandir o comenzar el proceso de internacionalización de su empresa o simplemente para mejorar su competitividad.