Madrid, la “puerta natural” a Europa para las startups latinoamericanas con MIDE

Emprendimiento Foodtech Latinoamerica MIDE

Madrid. Emprendimiento. Latinoamérica. Tres elementos que confluyen en forma de startups. ¿El nexo de todo ello? La asociación Madrid Innovation Driven Ecosystem (MIDE) que busca explotar las dotes de la capital para atraer talento innovador, al tiempo que abre el mercado español y europeo a los proyectos latinoamericanos. ¿Cómo? A través del Bootcamp ‘From Startup to Scaleup’ que celebra con Méjico esta semana por vía telemática. El objetivo: conectar al ecosistema y hacer que Madrid “esté en su sitio”.

Álvaro Bernad, CEO de esta organización sin ánimo de lucro nos cuenta cómo surgió la iniciativa para sacarle provecho al impacto emprendedor en la región madrileña. Y cómo ello les ha llevado a exprimir la red de Madrid como la “puerta natural” de conexión que es entre España (y Europa) con Latinoamérica. “Tenemos las infraestructuras, el idioma, la cultura, hay incluso relaciones familiares. Todo eso hay que aprovecharlo porque, al final, el mundo va de redes, de contactos”, comenta el experto en innovación abierta.

El camino comenzó con un análisis del buen ecosistema de la capital para entender su “poco impacto”. Bernad relata cómo vieron que, si bien Madrid tiene iniciativas potentes, éstas caminan de manera “aislada”. Y eso es lo que pretenden, sin intereses comerciales, ni participaciones. Únicamente sentar en la misma mesa a startups, corporaciones, inversores, ámbito académico y Administración. Algo que ya el año pasado se extendió al otro lado del charco, y que este pandémico 2020 no ha cambiado. Sólo la forma.

Ideas para “crecimiento exponencial”

El fondo es el mismo que entonces: colaborar con las instituciones latinas, en este caso con Méjico, para desarrollar proyectos de allí en el mercado europeo. El Gobierno mejicano mostró desde el principio un “interés enorme en colaborar” con la iniciativa aglutinadora de MIDE. No en vano, España es el primer país en el que invierte Méjico, y Madrid el mayor receptor de esa inversión de toda Europa, destaca Bernad. Reducida a una semana, la versión del bootcamp anterior se replica este año de forma virtual para elegir 11 startups.

De un total de 30 proyectos se seleccionarán este viernes seis ganadores. Alguno de los cuales se cayó de la primera criba por culpa de la COVID-19, algo que lamenta Bernad: “Es una lástima ver cómo proyectos interesantes y con potencial se ven impactados por el virus, algo que también vemos mucho aquí en España.”

Cartel Bootcamp MIDELos criterios de selección son claros: Bernad valora de las ideas cómo son de innovadoras y de aplicables al marco regulatorio europeo (muy distinto al mejicano). También que sean viables, que tengan un equipo “comprometido” detrás (“es la clave”, dice) y que sean escalables. “Que puedan llegar la parte buena de la curva: el crecimiento exponencial”.

Durante toda esta semana los 11 proyectos finalistas tienen acceso al programa virtual de formación del bootcamp con sesiones teóricas y prácticas para transformar la startup en scaleup. Para ello, MIDE ha traído con TheCube a expertos de “empresas, asociaciones y administración”. Todo de cara a la presentación final. A pesar de estar enfocados a sectores como foodtech, turismo, aeroespacial o, sobre todo, movilidad, Bernad asegura que están “abiertos” a otras ideas. “Tenemos uno de drones, otro de 3D, robótica…”.

¿Primer Hub de Europa?

Después de una “semana intensa”, el viernes contarán con la presencia virtual del jurado, que contiene figuras de la Administración y empresas como IBM. “Nos hemos preocupado también para que el propio jurado les pueda aportar una visión general del ecosistema startup de Madrid”, apunta Bernad. Posteriormente, las seis elegidas pasarán a la fase de reuniones de trabajo. El salto a Europa con empresas o entidades madrileñas de su interés.

“Hay una que por ejemplo necesita la colaboración de un centro tecnológico, y ahí es donde tenemos que buscar la relación en el entorno académico investigador para ver cómo ponen en marcha la iniciativa”, desgrana Bernad. Asegura que ellos, más allá de propiciar la reunión y ver su evolución, dejan a los proyectos la tarea de cerrar acuerdos duraderos. “Sólo forzamos esos encuentros”, pero claro, “les abrimos las puertas de las entidades, que es lo más difícil para el emprendedor”, afirma.

Por su parte, las empresas están “encantadas” con su labor. “Conozco responsables de innovación abierta que está pagando para hacer scouting continuamente en busca de startups; que te la pongan en bandeja es una oportunidad muy buena”, resume. En definitiva, el fruto de esta orquesta de conexión innovadora Madrid-Méjico es justo lo que ambas necesitan. Una para expandirse, la otra para consagrarse.

“Tenemos infraestructuras envidiables de conexión con Latinoamérica y el resto del mundo, a 21 de las 35 del IBEX, somos parte de la UE… No tiene sentido que no seamos el primer hub de emprendimiento de Europa”, reflexiona Bernad. Es consciente de que es difícil, “Londres es otra escala…”, pero cree que deberíamos estar entre los tres primeros. Tenemos los elementos necesarios, solo falta aprovechar conexiones naturales como la de Madrid y Latinoamérica y crear “oportunidades reales” para el emprendimiento.