La economía resiste, pero la inflación, camino del 1,8% en 2023

Rate this post

inflación informe bbva situación españaEl contexto sigue siendo de riesgo. Nada nuevo, pero sí con algunos cambios relevantes a la vista. Y es que la sorpresiva verticalización de la inflación en el segundo trimestre hace esperar un crecimiento mucho más ralentizado para 2023. Se mantiene la estimación del ejercicio actual (4,1%) pero se cae la previsión del siguiente a valores de entre el 3,3% y 1,8% del PIB. Así lo recoge el último informe Situación España 3T22 del BBVA Research, presentado este jueves. La firma vasca advierte además de que se pueden ver políticas monetarias más agresivas por los bancos centrales en los próximos meses.

«A principios de año ya nos intentábamos preocupar más por la política monetaria y la inflación que por el crecimiento», comentaba Jorge Sicilia, director de BBVA Research y economista jefe de Grupo BBVA. Una percepción que se ha «agravado» a mitad de año, con más preocupaciones de crecimiento «no tanto para 2022 pero sí para 2023», comentaba.

Como ha explicado Sicilia, se nota el peso de las inflaciones, que siguen «sorprendiendo» al alza en la general y subyacente, por la guerra Ucrania. Pero también afectan otros elementos de oferta y demanda. Aunque ven pocos riesgos de desanclaje de expectativas y de salarios en este entorno, la situación «va a requerir acciones más decididas de los bancos centrales para reducir la demanda y aproximarla a niveles de oferta en todos los países, que hoy por hoy es más baja», desgranaba el del sello bancario.

Entre esos factores adyacentes al conflicto con Rusia y la crisis energética, se encuentran la cada vez más probable escasez de algunas materias primas, el incremento en su precio y la traslación que se ha visto que ocasiona este aumento del coste de producción en la inflación. Además, señalaba, se espera que la «carga financiera» de empresas y familias «repunte» conforme el Banco Central Europeo (BCE) retire los estímulos monetarios.

Inflación: Exportaciones y electricidad

Como ha destacado posteriormente Rafael Doménech, responsable de Análisis Económico de BBVA Research, ha influido bastante el impacto del crecimiento de las exportaciones, que será menor. Se espera menor crecimiento europeo, lo que dejaría los niveles de exportación en 3 puntos porcentuales menos para 2023 respecto al año actual.

El escenario en que Rusia interrumpe el flujo de gas a Europa se sentiría especialmente en la industria alemana e italiana. Esa menor demanda recortaría el avance las exportaciones, y con ello a la actividad económica española. En nuestro país el golpe al crecimiento se notaría sobre todo en la industria, aunque «podría tener consecuencias también en el turismo», actualmente el principal motor de crecimiento de España.

inflación informe bbva españaEn general, lo que está claro es que seguimos en un periodo de gran incertidumbre, que se traduce en detrimento de la demanda del consumo privado para 2023 (entre 0,4 y 0,5 puntos menos que en 2022 en el índice VIX). El impacto del incremento del precio del gas y el petróleo genera un acumulado entre ambos de unos 2 puntos porcentuales, anotaba Doménech. Un claro «aumento» del precio del gas frente a las expectativas para 2023.

Con todo, las medidas del Gobierno tendrán un «impacto positivo aunque moderado» en el precio de la electricidad, matizaba el analista. También afecta la mayor intensidad en la normalización de Tipos de Interés (TI) por parte del BCE (impacto acumulado 2022-2023 dará un punto menos de crecimiento), y el efecto negativo en la demanda agregada.

Presión monetaria

Según Sicilia, es de esperar que el BCE acelere la subida de tipos e intentar con ello generar un entorno para que la inflación elevada «vaya convergiendo» a lo largo de los próximos años «a niveles más sostenibles». La tendencia inflacionista ha generado una sorpresa en las expectativas de los economistas, que se preocupan especialmente por la variante «subyacente» de este fenómeno. Y que ha afectado tanto a EE.UU. como la UE.

La diferencia, resaltaba Sicilia, entre ambos es que Estados Unidos ha experimentado esa inflación «por la tensión del mercado laboral y la demanda». Y en la Eurozona se ha debido mayoritariamente a los elementos de oferta. La clave es que, mientras allí «ya hay incrementos salariales notables», en Europa «no», sostenía el economista.

inflación informe bbva españaCuánto se trasladará a salarios y cuánto a subidas de tipos será una de las claves para los bancos centrales, agregaba. «No pueden hacer nada para controlarla -al inflación- a corto plazo, pero sí hacer lo posible para que no se mantengan a en el largo», afirmaba. Sí se están reduciendo las políticas de mercado. Se percibe que el proceso de subidas de TI hará que las expectativas de inflación se reduzcan a medio plazo con las políticas monetarias, proseguía. Lo que hace esperar mayor «agresividad» para no descontrolar la inflación.

La Reserva Federal americana tendrá que hacerlo de forma «más agresiva» si cabe, pero también el BCE, pues es un fenómeno global. Europa está algo más retrasada, pero no creen que la recuperación económica se vaya a truncar. «A medio plazo, no debemos quitar el objetivo de que España debe generar el entorno para las inversiones y con ello un crecimiento sostenido», aseveraba el economista.