Las video-entrevistas en los procesos de selección crecen un 150% en el confinamiento

Según recoge un análisis del Grupo Adecco, durante los meses de marzo y abril, y como consecuencia del COVID-19, los procesos de selección a través de herramientas digitales han aumentado de manera exponencial. Antes de la pandemia las video-entrevistas las completaban el 40% de los participantes de un proceso de selección. Tras el COVID-19 esta tendencia al alza se ha acelerado hasta alcanzar prácticamente la totalidad de los procesos.

Un ejemplo de cómo se ha transformado la manera de afrontar los procesos de selección es la iniciativa “CEO por un mes”, el programa para jóvenes del Grupo Adecco. Los próximos 7 y 8 de mayo, se celebrará el assessment para medir las competencias de los 28 finalistas entre los casi 7.000 inscritos que se han presentado al programa en esta edición. Por primera vez en seis años, este procedimiento será virtual, según informa en una nota.

En paralelo, el Grupo Adecco ha elaborado un decálogo con los principales consejos de cara a afrontar las video-entrevistas. Algunas de las recomendaciones de los expertos son ubicarse en espacios tranquilos, asegurar una correcta iluminación y enfoque y aparecer centrado en el plano, entre otros.

Entre las cualidades de los candidatos que se ven más reforzadas si se compara un proceso online con uno presencial, los expertos resaltan para los primeros la resiliencia, la flexibilidad y la creatividad, además del manejo de herramientas online y la capacidad de adaptación a nuevos entornos. Estas son las pautas que recomienda Adecco:

  • Elegir para las videollamadas espacios tranquilos y sin ruidos externos que puedan dificultar la entrevista.
  • Comprobar previamente que tanto los auriculares como la cámara y el micrófono del ordenador funcionan perfectamente. También, que la imagen es la adecuada. Siempre que puedas, utiliza auriculares con micrófono.
  • Antes de conectarse, el candidato tendrá que velar por la correcta iluminación del plano y de su rostro. Por ello, la fuente de luz —una lámpara o una ventana— debe situarse delante del usuario y ser indirecta y nunca colocarse detrás para evitar el efecto contraluz. Por tanto, siempre que sea posible, se recomienda evitar ponerse delante de una ventana.
  • El candidato ha de aparecer centrado en el plano. Lo ideal es que sea plano medio (hasta por debajo del pecho) y que la cámara quede a la altura de los ojos.  Es importante asegurarse de salir perfectamente enfocado.
  • Durante una videollamada grupal, es fundamental activar el micrófono cuando se va a intervenir y desactivarlo cuando no se está hablando. Esto evitará interferencias y ruidos externos.
  • Se recomienda conocer el manejo de Zoom Video y Microsoft Teams, las plataformas de videoconferencias más utilizadas por las empresas actualmente.
  • Además, los expertos dan a los candidatos las mismas pautas que en las entrevistas presenciales: que sean sinceros y se muestren tal y como son.
  • Aunque es cierto que con la video-entrevista se ha relajado la formalidad de la indumentaria, la vestimenta ha de ser correcta, bien cuidada y acorde a la cultura de la empresa que está evaluando al candidato. Eso sí, siempre partiendo de la base de que estamos en casa. Por ejemplo, aunque en una entrevista presencial sí lo hicieses, en el caso de las video-entrevistas no es necesario ir en traje de chaqueta.
  • Es aconsejable cuidar el entorno. Todo lo que rodea al candidato en la ubicación que ha elegido para la video-entrevista dice cosas sobre él. Por eso, el usuario debe percatarse previamente de que los objetos que le acompañan en el plano que muestra la cámara son acordes a los mensajes que quiere transmitir.
  • Es imprescindible cuidar el lenguaje corporal. Al igual que en una entrevista presencial, es necesario mantener un lenguaje corporal correcto: espalda recta y actitud relajada. También es importante no cruzar los brazos en ningún momento y mirar a la cámara para que el entrevistador pueda ver bien el rostro.