¿Cuál es el principal enemigo de un emprendedor?

¿Cuál es el principal enemigo de un emprendedor?

Pues muchos conferenciantes sobre emprendimiento te dirán que el principal enemigo de una emprendedor es él mismo. Los límites siempre están en nuestras capacidades, en nuestras aptitudes y sobre todo en nuestras actitudes. Nos podemos despertar , después de un gran sueño revelador, con la idea de “nuestra vida” la idea “definitiva” y después de madurarla con un café y un poco de azúcar en el cuerpo que reactive nuestras neuronas, esa idea puede ir siendo digerida y muchas veces eliminada como una mala digestión…La idea que pensábamos al despertar que sería nuestra fórmula idónea hacia el éxito, posiblemente, en la mayoría de los casos, se acaba convirtiendo en algo desechable para su consecución pero importante -nunca olvidar esto- para la creación de la siguiente gran idea.

La importancia del crecimiento, para crecer. Parece una perogrullada, pero en las charlas que imparto, siempre planteo que andar no se inicia con el primer paso, comienza con el pensamiento sobre andar. La idea nace previa a la consecución, pero la idea no tiene validez si no se materializa en el gesto. La teoría es previa a la práctica, pero la práctica es la consecución de la teoría. Una va con la otra, por separado no alcanzan el éxito- siempre está el factor suerte-.  No nos marquemos límites, marquemos horizontes, y si al llegar no era lo que buscábamos, siempre debemos aprender parte del camino.

El principal enemigo de un emprendedor es un ausencia de materialización. Muchos tenemos ideas interesantes, pero pocos las materializamos en favor de su consecución.

Por mucho que lo intentemos, no conseguiremos cambiar el miedo que sentimos cuando acabamos de tener una idea. Eso es natural, está en el ADN de los humanos. La buena noticia es que sí que podemos cambiar la reacción que tenemos cuando alguien nos cuenta una idea.

La importancia del ecosistema puede influir en el éxito de los emprendedores en su esfuerzo. El ambiente empresarial que deben favorecer las administraciones públicas es la mejor manera de incentivar un engranaje empresarial. Hace días me dijeron en una conferencia la siguiente frase: “un buen emprendimiento siempre encuentra el camino al dinero” Esto nos dice, nos clarifica que nuestra idea es nuestro principal motor o nuestro principal enemigo como emprendedor.

Y llegamos a la parte final de nuestros enemigos como emprendedores: el ego. El peor de todos. Un emprendedor puede cometer el error de querer ser el primero de todos en algo, pero no debe perder la perspectiva que un buen líder es aquel que aprovecha todas las herramientas a su alcance, incluidos socios.

El emprendimiento debe enfocarse en conseguir una idea con potencial de convertirse en negocio y, a partir de esa idea, conseguir los elementos de ejecución. Esos elementos serán los que faciliten o compliquen el éxito, por lo que, visto desde la perspectiva de talento y eficiencia, deberíamos buscar al mejor vendedor posible, y no asumir que somos nosotros siempre la persona ideal.

El enemigo de los emprendedores no puede ser él mismo. La consecución de la idea se logra gracias esfuerzos conjuntos.

Director de comunicación, especialista en estrategias y operaciones. Me dedico a asesorar a autónomos y pequeños empresarios en Asesores Low Cost, intentando resolver necesidades, potenciar aptitudes y marcar el camino del éxito de quién lo necesite