Elevator pitch y “triángulos mágicos” de inversión en el Demo Day Startup Alcobendas

Los responsables del Startup-Alcobendas junto al alcalde, Ignacio García de Vinuesa (centro), y los representantes de las 21 empresas que protagonizaron el ‘DemoDay’ este lunes. | ALBERTO ORELLANA

Lanzar un mensaje fuerte y pensar “que los inversores se centran en las personas, el producto y el mercado”. El “triángulo mágico” (personas, producto y mercado) del CEO de Swanlaab Venture Factory, Mark Kavelaars, ilustra y resume a la perfección lo que las 21 startups del Demo Day Startup-Alcobendas pusieron en práctica este lunes en la localidad madrileña. Con un formato de elevator pitch que rondaba los dos minutos de presentación, cada uno de los proyectos que han salido de la aceleradora de empresas demostró lo aprendido en los cinco meses de coworking en colaboración con la Escuela de Organización Industrial (EOI).

Demostraron una “actitud de tener un proyecto en marcha” que refleja, según el alcalde de Alcobendas, Ignacio García de Vinuesa, que se ha “abonado y sembrado y regado el terreno” empresarial y, “a pesar de la sequía, ya estamos viendo los primeros frutos”. Más de 60 startups han salido de las convocatorias de la Startup-Alcobendas, como recordó el concejal de economía y nuevas oportunidades, Agustín Martín, quien afirmó que el siguiente paso es “internacionalizar el proyecto startup y estrechar las relaciones entre emprendedores y negocios locales”.

Para lograr la financiación de un inversor, el primer consejo de Kavelaars fue “tomaros vuestro tiempo”. Ahí el elevator pitch no cuenta. Como una extensión de las presentaciones que se hicieron, el director ejecutivo de Swanlaab expuso lo que para él son los siete puntos esenciales a la hora de hablar con un posible inversor: Definir tu negocio en un minuto, mencionar al equipo que lo sustenta, analizar la competencia de manera global o concretar la financiación necesaria (¿qué necesitas?) y decirlo crudamente y “sin anestesia”, son algunos de esos puntos.

Mark Kavelaars, CEO de Swanlaab Venture Factory, durante su ponencia en el DemoDay Alcobendas este lunes. | ALBERTO ORELLANA

El objetivo de Startup-Alcobendas es lograr “el mejor apoyo, los mejores mentores y la mejor metodología” para que los emprendedores saquen los proyectos adelante, como recordó el director del área Alumni del EOI, Luis Sánchez. Startups como ‘Bebup‘, ‘Foundspot‘, ‘Shareplan‘ o ‘Doozymob‘, que fueron reconocidas con los premios de mejores proyectos. Eran y son un ejemplo de la financiación empresarial que, como la entidad de Kavelaars, apuesta por “ayudar a convertir una empresa en un negocio rentable, acompañándola en el viaje”, ya que no dispone de todos los recursos necesarios”.

Swanlaab, una “fábrica de empresas” como su nombre indica (Venture Factory), es un fondo de capital de riesgo con respaldo profesional proporcionado por el grupo de israelí Giza Venture Capital (VC), que tiene un fondo ‘venture capital’ de 40 millones de euros en España para “traer el know how de la inversión B2B y B2B-2C” y “encontrar proyectos emprendedores en los que invertir y ayudarles a desarrollarse tanto dentro como fuera del país”, apuntó Kavelaars.

Sus posibles clientes serán aquellos que conformen un equipo versátil, con personas preferiblemente experimentadas en emprendimiento, que no acusen un elevado ego (que escuchen) y que sepan manejar y hacer equipo. Ideas que ofrezcan un producto que resuelva de un modo sencillo un problema inexistente o mal atendido hasta el momento, y que sea escalable. Es decir, que presente una idea que sea un “200% mejor que la competencia” para que cuando esta evolucione, la empresa “siga funcionando un 50 o 60% mejor todavía”. Lograrlo será más fácil en mercados “en fase de despegue, globales” y que no sean “nichos saturados ni replicativos”.

“Abrid bien los ojos, es extraordinaria la época en la que estamos para levantar capital”, sentenció Kavelaars.