Fomentar el emprendimiento femenino es “cuestión de negocio” y “no tiene edad”

emprendimiento femenino Wayra
Las ponentes del Women’s Age de este año junto con parte del equipo de Wayra, este lunes en Madrid. | FOTOS: Alberto Orellana

El camino del emprendedor “es muy duro” y cuando echas a rodar con una startup las cosas pueden ir bien o pueden ir mal. Pero aunque el recorrido sea muy largo, hay que “celebrar cada pequeño logro”. También el emprendimiento femenino. Eso ha hecho este lunes el hub de Telefónica, Wayra, en su primer aniversario del Women’s Age en su sede de Madrid: celebrar que emprender es también para mujeres y que “no tiene edad”. Una cita con emprendedoras, altas ejecutivas y jóvenes innovadoras que “están abriendo camino”, ha dicho Paloma Castellano.

La directora de Wayra Madrid ha abierto con estas palabras la celebración del Día Internacional de la Mujer Emprendedora. Junto con Blanca Drake, directora de estrategia de Telefónica Open Future, el renovad hub -estrenan decoración- de Telefónica ha presentado algunas de las claves del emprendimiento y el papel que la mujer desempeña, y desempeñará, en el sector.

Drake ha recordado que es necesario reducir la brecha de género en el ámbito emprendedor, “inspirando las STEM” en las generaciones más jóvenes. Además, ha subrayado la importancia de “impulsar la formación tecnológica” femenina en las empresas, y dar visibilidad a los perfiles modelo (‘role models’) en el sector. Pero no hay que hacerlo porque sea una moda, sino porque “es una cuestión de negocio”, ha resaltado. Según ha aportado, el porcentaje de startups que fracasan es hasta un 10% más bajo en aquellas “lideradas por alguna mujer”.

emprendimiento femenino Wayra
Inés García, Alba Garrido y Erika Garrido, durante la presentación de su app STOP IT en el Women’s Age de Wayra, este lunes en Madrid.

La lucha emprendedora puede (y debe) comenzar desde muy pequeñas. Incluso con 12 años. Inés García, y Alba y Erika Garrido lo han demostrado. Con su app STOP IT, presentada en el evento, han creado una startup para ayudar de forma “activa y pasiva” a las víctimas de violencia de género. A través de una pulsera con sensores de presión y llamada de emergencia, estas chicas son la prueba de que con “actitud” y el uso de las nuevas tecnologías se puede “alcanzar el éxito” con una empresa, según han relatado.

Empresas como Nesplora, liderada y dirigida por Gema Climent y dedicada a mejorar la vida de las personas a través del “test psicológico de última generación”. Climent ha aportado su experiencia y el valor de una startup que busca entender mejor las patologías y el funcionamiento del cerebro. Todo ello de una manera “no invasiva” a través de la realidad virtual. Una herramienta que supone “una fuente de información” sobre cómo actúa el cerebro a través de situaciones “imposibles” de generar y controlar en la realidad.

Otra realidad, la del emprendedor, es la que han aportado Sara Arvarellos y Guenia Gawendo, sobre las oportunidades, referentes y retos del perfil femenino. La innovación es “muy dura”, como ha señalado Climent, y a pesar de que las cifras todavía no acompañan, “el panorama ha cambiado mucho”, ha afirmado Arvarellos. La líder de innovación en Everis ha apostado por fomentar la educación para “cambiar el mundo” y “democratizar” el acceso a las herramientas digitales.

También ha coincidido con Gawendo, scouting director de Innovación de Telefónica, en que la innovación presenta nuevas oportunidades de negocio, ya que “no es sólo interna, sino colaborativa” entre empresas y startups. La dificultad para contratar perfiles STEM está haciendo que surjan nuevas ideas de empresarias y empresarios lanzados a generar su propia solución para cubrir a esa demanda. Las mujeres deben ser conscientes “y no engancharse” a los prejuicios existentes, ha descrito Gawendo, pues si se aceptan los cambios propios de la innovación puedes llegar a “enamorarte” de tu trabajo.