La igualdad del sector tecnológico pasa por eliminar sesgos y “hackear” algoritmos

La ministra de Economía, Nadia Calviño (3ª por la dcha.) junto con el moderador y los expertos en materia de igualdad, en la presentación del ‘Libro Blanco de las Mujeres en el Sector Tecnológico’, este lunes en Madrid. | FOTOS: Alberto Orellana

Las brechas de género existen. También en el sector tecnológico y digital. En España el problema se une al del interés decreciente por las generaciones más jóvenes en estas áreas, en plena 4ª Revolución Industrial. La problemática ha ido ganando puestos en la agenda política hasta la cúspide. Pero hay que centrarse en acabar con los estereotipos en la etapa de educación más básica y también en las herramientas digitales. Sino no habrá efectos palpables y tardaremos 200 años en tener igualdad efectiva, según los expertos.

La ministra de Economía, Nadia Calviño, ha presentado este miércoles en Madrid el ‘Libro Blanco de las Mujeres en el Sector Tecnológico‘. Un documento que “visibiliza” y “analiza” la brecha de género entre hombres y mujeres en el ámbito digital. Y que pretende servir de “guía” para los poderes públicos en la propuesta de medidas que atajen estas desigualdades. El problema básico: “Las mujeres en el sector tecnológico son minoría”. “En toda Europa sólo el 30% de los 7 millones de empleos técnicos están ocupados por mujeres”, ha resaltado Calviño. ¿Y en España? Apenas el 15,6% (4% menos que en 2006).

En la era digital, además, los “algoritmos y la IA están reproduciendo los mismos sesgos discriminatorios de género de la realidad analógica”, ha advertido la diputada. Algo sobre lo que ha puesto también el foco la mesa de expertos moderada por Francisco Polo, secretario de Estado para el Avance Digital. Sara Mateos, coautora del Libro Blanco, ha llamado la atención sobre las “tempranas edades” a las que estos estereotipos se generan. Todos han convenido que ha de ponerse especial incidencia en las primeras etapas de la educación para evitar dichos sesgos.

Cristina Aranda, directora de marketing de Inteligenz y cofundadora de Mujeres Tech, ha dado una pincelada de hasta dónde llegan esas reproducciones por parte de la IA y el Big Data. La recopilación de datos por algoritmos influye “ya” en nuestras vidas de manera “importante”, ha defendido. Ya sea para obtener un crédito o acceder a un puesto de trabajo, los datos “están sesgados” desde el propio sesgo de quienes establecen dichos algoritmos. Por ello ha reclamado una educación que permita a los niños “hackear” y eliminar la cuestión de género de los algoritmos.

La desigualdad de género nos debe “concernir” a todos, tanto a nivel general como en el ámbito digital, ha defendido Calviño. Tanto por razones de justicia y equidad, como por motivos de “racionalidad económica”. Según diversos estudios “España pierde un 15% del PIB” al año por la desigualdad, ha citado la ministra. La realidad es, sin embargo, que hay nubes y claros, como ha continuado Carlota Tarín, socia de Quanticae.

En comparación con la media de la UE tenemos una brecha “enorme” en la atracción de jóvenes (hombres y mujeres) a las áreas más tecnológico-digitales, ha comentado. El 15% de los hombres y apenas el 3% de mujeres con estudios superiores las eligen. A favor tenemos el índice de inserción laboral de aquellos que sí optan por las STEM. Por eso Tarín ha apremiado a inyectar al sector con talento en general para “digitalizar” la economía.

Por su parte, Ignacio Conde-Ruiz, ha aportado más detalles de por qué la brecha de género es importante desde la óptica económica. El subdirector de FEDEA (Fundación de Estudios de Economía Aplicada) ha planteado que, en plena 4ª Revolución Industrial, lo poco que sabemos del futuro laboral es que será “digital”. Por ello “no podemos permitirnos perder el talento del 50% de la población”, ha dicho, o la brecha será “todavía mayor”. Es lo que ocurrirá si las mujeres siguen teniendo “menor manejo de la tecnología” en el ámbito laboral como sucede hoy, ha desgranado.