Los datos: la nueva moneda

1
Reportaje fotográfico: Luis Miguel Belda/TodoStartups

En los datos se esconde el futuro, también de una probable forma de entender una nueva economía y, quién sabe, si como el futuro instrumento de cambio, la nueva moneda. Así lo augura David S. Rose, uno de los mayores expertos en el llamado ‘internet de las cosas, que en su intervención este martes en el World Business Forum 2016, en el madrileño Teatro Real, subrayó el big data como el eje sobre el que podría girar el mundo por venir.

Rose fue convocado para analizar la transformación digital en la que la sociedad, en general, ya está embarcada. Y en ese marco despunta el ‘internet de las cosas’, un nuevo fenómeno que se resume en el impacto del wifi, la conexión de los objetos comunes de uso y la inteligencia artificial, todo al servicio de la Humanidad: ese es el reto.

6

En el proceso de diseño y construcción de aquello que nos ha de rodear en adelante, las nuevas tecnologías y la Red son la base de un proceso que pocos osan ralentizar. Pues, ¿quién se plantea entorpecer aquello que persigue una vida más cómoda? No formula Rose esta pregunta, pero la idea que traslada nos sugiere la búsqueda de respuestas a ella. “Vamos a los cuentos hadas, de ciencia ficción, y en vez de emular lo que hay ahí pensemos en qué fue lo que inspiró a los creadores de historias”.

Alfombras que vuelan, espejos mágicos… singulares instrumentos de ficción que se suman a otros tantos dispositivos futuristas que son hoy de uso común, “o como esos altavoces en una silla cuya música va cambiando conforme te mueves en el asiento”, diseño que presentó como paradigma del abanico de nuevas cosas que aspiran a convertirse en comunes más pronto que tarde.

5

“La gran lección a la hora de diseñar es que a la gente le interesa el tráfico, controlar los parámetros de su cuerpo, de la energía que gasta para reducirla, con todo eso, con su control, la gente cambia su comportamiento. Una medición de indicadores que trascienden lo individual o familiar, también pueden llegar a la empresas para mejorar las condiciones de trabajo. Rose no tiene duda alguna: “El ‘internet de las cosas’ va a ir cambiando poco a poco nuestro comportamiento“.

Explica este ingeniero doctor que en el innato deseo de los humanos por construir cosas la  tecnología “puede ayudarnos mucho”. Ya hay cámaras en los hornos caseros “para saber cuándo están listas las galletas”, y aquí es cuando avisa de esa acumulación de información y de adónde va y de quién la procesa. ¿Qué pasa con todos estos datos que recopila el ‘internet de las cosas’? Son datos no estructurados y la idea”, dice Rose, “es estructurar los datos, que son la nueva moneda”. Esta relevante esto que “podemos diseñar en función de las tendencias” que se acumulan con esta escalada de datos y, ¿a quién no le amarga el dulce de construir con certeza?

Luis Miguel Belda
Director de Comunicación en la Universidad a Distancia de Madrid (UDIMA) y Redactor jefe en TodoStartups