Salir del coronavirus: una oportunidad para el emprendimiento y la innovación

 

La economía es cíclica, y lo demuestra el hecho de que hemos tenido dos crisis poco más de una década. Cuando aún no habíamos dejado del todo atrás los efectos de la anterior, llegó el coronavirus. La economía es cíclica, pero este descalabro nos ha hecho quedar “fuera del esquema” clásico de descalabros. Y de todas hemos salido, pero la naturaleza de esta pandemia nos ha afectado de forma especial. Esto obliga a repensar nuestra competitividad y aprovechar el emprendimiento y la innovación, para redistribuir el peso del PIB y evitar el aumento de las desigualdades entre las personas.

Con un mensaje ante todo optimista, el profesor de finanzas de la UPF Barcelona, Andrei Boar, trasladó un boceto de cómo la anterior crisis nos debería enseñar a dar con soluciones para librarnos de la que ahora nos asfixia. Lo hizo a través de la videoconferencia organizada por la Asociación ACEF de antiguos alumnos del Grupo CEF.- UDIMA. En ella, el docente repasó los últimos años, y sobre todo los últimos meses, para subrayar la necesidad de ver esta tesitura como una “oportunidad para empresas, administraciones y personas”.

La situación es esta: somos los que más hemos caído. Por cargar con un histórico desempleo que aún duraba, y por una distribución del PIB muy enfocada al turismo y la construcción. También seremos los que más crezcamos, eso sí, en función de la vacuna y posibles nuevos confinamientos, aventuró el experto. Por tanto, las previsiones actuales han fallado, y la recuperación será algo más parecido a una ‘K‘, a dos velocidades, que a una ‘U’ o una deseada ‘V’ (caída y recuperación igual de rápidas) que él ve como “utópica”.

Talento y comercio local

Por un lado las tecnológicas están subiendo y se mantienen en forma (buen ejemplo de ello han sido las GAFA). En contraste, las aerolíneas y sectores afines al turismo se desploman. Y son esos los que “costarán el paro” nuevamente. Ya en 2008 nuestro paro, que era más que estructural, estaba por encima de los peores registros de los países europeos; y fuimos mucho más allá, desgranó Boar. Si a eso le sumamos el frenazo al comercio local, la economía “se muere”.

“Hay que salvar la parte baja de nuestra ‘K’. La pyme y el comercio local, el verdadero tejido empresarial”, resaltó. Es un momento de oportunidad para que las empresas apuesten por la innovación y la reinvención. “El modelo de negocio necesita cambiar” y para ello es clave apostar por la digitalización, no sólo empresarial, sino también de la administración. “Es una oportunidad para el emprendimiento” en un entorno VUCA, incierto e inmenso. Y donde “creer en las personas y en su talento” debe ser lo primero, abundó.

En otras palabras: si hay que despedir que sea la última opción. Que tener el ERTE a mano sirva únicamente para asegurar en última instancia la viabilidad empresarial a largo plazo. “No debemos tener solidez en la empresa por la crisis, sino para resistir en el largo plazo” y afrontar mejor coyunturas como esta, aclaró. Algo que se consigue “apuntalando las necesidades de la tesorería” y afianzando el teletrabajo, que debe quedarse.

Transición turística y energética

¿Cuáles son las empresas más exitosas creadas en los últimos años? Las de la época de crisis de 2008 (WhatsApp, Airbnb…). La economía colaborativa, las plataformas a distancia… “Aprovechemos esta energía para salir de la crisis, también desde la administración”, defendió. Cambiemos el modelo económico hacia una “industrialización sostenible” a través de los fondos europeos y ayudando a las empresas.

Crsis covid emprendimientoApostemos por la necesaria transición energética que marcan los ODS. En su opinión, debemos utilizar los fondos europeos para aplicar esa “guía” que es la Agenda 2030. Así podremos terminar con problemas como la pobreza y cambiar modelos como el turismo. Por ejemplo, incentivando el turismo nacional con vales para ciertos hoteles, como en Italia, donde “no habido que rescatar a los hoteles buenos, los realmente competitivos”.

“Muchos hoteles no sobrevivirán, pero debemos huir del helicóptero del dinero”, ha reivindicado el profesorHay que salvar a las empresas pero “con políticas de demanda en lugar de con dinero público”. Pasar del turismo de masas y fiesta, que ha arrastrado a negocios como el transporte y la hostelería, a uno de mayor calidad. “No todo el turismo está mal. El familiar, del norte, Pirineos, Costa Brava… se ha mantenido” este año, valoró.

En resumen, insistió en que debemos “salvar de verdad” a estas empresas, “porque si caen caeremos todos con ellas”. China es el único ejemplo de la famosa V de recuperación, por su control rápido de la pandemia y por haber sido el mercado sanitario preferente de Europa. Mientras tanto, debemos ser escépticos a mejoras notables para este año y ampararnos en las personas: “Si no estamos sanos y no podemos trabajar, no habrá economía”, y el virus lo ha demostrado.