Consejos decorativos para mejorar la productividad en la oficina

A la hora de mejorar la productividad en una oficina hay muchos parámetros que hay que tener en cuenta, porque no todo depende de tener los mejores softwares de gestión, grandes planes de marketing o equipos informáticos completamente actualizados. También es necesario que las instalaciones y su mobiliario de oficina sea acorde, porque está demostrada la utilidad de la decoración para mejorar la productividad, ya que los trabajadores estarán más cómodos e, incluso, los clientes pueden llevarse una buena imagen de la empresa, que la transmitirán a otros potenciales clientes.

Por eso también es importante seguir ciertos consejos, muy sencillos, que tendrán un coste bajo, con el objetivo de conseguir el mejor confort en nuestro trabajo.

Evitar mobiliario con colores estridentes

Es preferible que los elementos que te van a rodear sean colores amables, por lo tanto, escoge tonalidades suaves como el blanco, grises o colores pastel en vez de amarillos, fucsias o naranjas. De hecho, uno u otro puede llegar a influir en el estado de ánimo de las personas más de lo que nos imaginamos, por lo que saber acertar con los más adecuados se antoja algo necesario, como se explica en la psicología de los colores.

Plantas naturales en vez de artificiales

Las plantas son elementos decorativos muy agradables y ayudan a romper con la frialdad de los elementos tradicionales de las oficinas. Dan un toque más hogareño, con la ventaja de que algunas también perfuman el ambiente. Para quienes no son muy hábiles en el cuidado de las plantas, hay muchas muy fáciles de mantener, como es el caso de los ficus, cactus o palmeras interiores. Además, también dará una imagen de ser una empresa que, en cierta medida, se preocupa por la naturaleza y el medioambiente, algo muy en boga hoy en día.

Usar sillas ergonómicas

La posición postural es imprescindible cuidarla y lo mejor es tener una buena silla con un buen respaldo que cuide de nuestra columna para evitar posibles dolencias por el exceso de horas sentado. Ten en cuenta las sillas son las herramientas de trabajo que más se utiliza, por lo que su comodidad puede ser clave en el rendimiento.

Muebles modernos y con capacidad de almacenaje

Aunque parezca una obviedad, en ocasiones algunos archivadores o mesas de escritorio son muy aparentes y nos dejamos llevar por esa primera impresión, haciendo una compra impulsiva y no racional. Por eso, en el día a día algunas no cumplen su objetivo de poder tener organizados los documentos y bien apilados. Contar con una buena capacidad para archivar y que sea funcional facilitará el trabajo y evitará dolores de cabeza a la hora de guardar algo o buscarlo.

Los sofás como complemento a las sillas

En una oficina debe haber variedad, y precisamente es lo que aporta el toque del sofá,  ya que también son muy cómodos y crea sensación de confort. Hoy por hoy se pueden encontrar de tipo individual que están muy bien de precio, están hechos de materiales muy duraderos y son modernos. Son perfectos para recibir a los clientes, ya que se sentirán mucho más relajados a la hora de hablar y prestarán más atención a lo que se les dice. También son muy bien vistos por los propios trabajadores, ya que es una forma de romper, en ocasiones, con la monotonía de la silla de oficina.

Zonas abiertas

Es importante contar con zonas abiertas, en las que predomine la luz, especialmente la natural. De esta manera, se evita sensación de agobio a la hora de trabajar. La sensación es mucho más natural y, por lo tanto, se podrá rendir mucho mejor. La luz solar también es importante, especialmente los días de verano. Eso sí, evita que el sol pueda incidir directamente sobre los muebles u ordenadores, ya que se que correrán el riesgo de que se puedan estropear mucho más rápido.

Busca la amplitud

Evita que todos los muebles y mesas estén juntas una de otras. Es necesario crear espacios para que los trabajadores no sientan la respiración del compañero. Tener cierta privacidad a la hora de trabajar siempre es bueno porque también permite mantener la concentración. Además, para tratar con los clientes siempre se creará un clima mucho más propicio si hay cierto espacio y confortabilidad.

Seguir estos consejos servirá para lograr una mejor productividad en el trabajo, consiguiendo que los trabajadores se sientan cómodos a la hora de estar en la oficina tanto como si estuvieran en su casa.

Porque un ambiente moderno y de vanguardia estético siempre es positivo porque, de cara al exterior y los clientes, se ofrece una visión de nuestra marca como una empresa que no se queda atrás en nada que es dinámica y sabe cuáles son las tendencias. Saber cuidar todos estos detalles son puntos positivos, especialmente en una sociedad en la que todo es medido al milímetro y, cualquier detalle, puede hacernos mejorar nuestra reputación.