El Catre: plataforma y red social del comercio electrónico

Javier Castillo y Carlos Lugones, graduados en Ingeniería en Ciencias Informáticas, cuentan que estudiaron tecnología en un país, Cuba, que ahora comienza a informatizarse y están en el deber social de ser parte de esa informatización. Su regalo: El Catre, la startup del comercio electrónico en Cuba. Todostartups conversa con Javier Castillo y Carlos Lugones confundadores de El Catre la primera gran plataforma de comercio electrónico en Cuba.

¿Por qué El Catre?

El Catre desde el punto de vista del comercio en Cuba, llamaban a estas primeras tiendas de emprendedores que abrían sus catres y ahí vendían sus productos. Así se llamaban esas tiendecitas en los barrios que iban abriendo a partir de sus posibilidades. Ello también habla de la innovación del cubano que utilizó ese elemento que es para dormir y lo empleó para otros propósitos. Con El Catre ya no necesitas de un espacio físico para emprender. Puedes tener tus productos en casa y tener la tienda virtual. Para los emprendedores será un cambio: es pensar tu negocio de lo local a lo internacional.

El Catre es una plataforma de comercio electrónico que permite a los emprendedores y clientes montar sus negocios online y venderlos. Desde ropa de uso hasta muebles. De lo que a un emprendedor pudiera costarle en Cuba mínimo el desarrollo de su plataforma de ventas el doble, en El Catre puede hacerlo desde Gratis hasta VIP. Se ahorran costos en hosting y en dominio; costo en infraestructura, costos en mantenimiento y, además tienen un grupo de profesionales que están 24 horas velando que el servicio funcione.

Tenemos para ellos un sistema de Analítica Web que les permitirá saber qué productos son las más vendidos, cómo se consumen sus productos, entre otros aspectos. Esta plataforma no es solo para tiendas virtuales, sino, además para artistas, escritores y diseñadores que encontrarán ahí también un espacio para promocionar y vender sus piezas, incluso, podrán imprimir on-demand como el gigante Amazon, por ejemplo. Asociado a ello, la plataforma no solo ofrece la tecnología necesaria, sino toda la gama de servicios que requiere un negocio de venta online:

El Catre con sede en Cuba, pero con un modelo universal

Esta plataforma presenta especificidades que la hacen diferente a la mayoría de los sistemas de comercio electrónico en Cuba y en el mundo. No solo en el modelo de negocio, sino también en la plataforma no centralizada. Además, estamos creando un concepto que es único hasta el momento: una red social de comercio electrónico. El comercio electrónico surgió hace casi 20 años, pero en aquella época no existían las redes sociales todavía, y entonces son sistemas tan robustos y tan viejos que les cuesta trabajo evolucionar. Vimos una ventaja, y sobre eso trabajamos.

Los usuarios (compradores y vendedores) tienen un perfil público porque a nosotros nos importa las relaciones que ahí se establezcan y ellos pueden crear colecciones de productos, las que se pueden socializar y vender. El usuario puede preparar su carrito de compras y enviárselo a alguien para que se lo compre como regalo. Ello va a ayudar muchísimo a los familiares de cubanos en el exterior porque los productos están ya en Cuba, solo deben comprarlos.

Sin embargo, El Catre, toda vez afianzado en Cuba, pretende expandirse hacia otros países, pues con su plataforma un emprendedor o usuario en otro país puede acceder a ella. Para ello es fundamental, cuentan sus cofundadores, el trabajo de sus diseñadores de producto: Emilio Cruañas y Reinaldo Camejo, quienes han hecho de la plataforma un diseño de autor desde iconos hasta interfaz.

¿Enzona y el Catre?

Uno de los desafíos de El Catre es que la fintech estatal EnZona promete unificar todo el comercio electrónico en el país, lo cual deja en desventaja a la plataforma independiente porque los emprendedores y clientes cubanos-solo aquellos que posean tarjetas internacionales-podrán aprovechar la experiencia. Nosotros tenemos una infraestructura de pago internacionales, por lo que, no estaría mal si pudiéramos aprovechar la API de EnZona para expandirnos mucho más. Nosotros no somos un competidor, somos una oportunidad. A lo mejor las personas pueden usar las dos plataformas”.

Si algo tienen en común es que ambas plataformas-en esta primera etapa-no tienen la posibilidad de entregar el producto como Amazon, por ejemplo. No obstante, El Catre aspira a tener socios como Mandao-un servicio de entrega-. “Por eso inicialmente los emprendedores y clientes deben contratar ese servicio externo a la plataforma.

¿Es favorable el ecosistema cubano para emprender?

Empezamos con todos los problemas que implica emprender desde cero con todos los problemas de acceso a la información, a las tecnologías, al internet. Este servicio tan necesario para los emprendimientos de base tecnológica es muy costoso en Cuba, lo cual hace que no sea factible. En primer lugar porque no está al alcance para desarrollar proyectos y segundo, porque el internet de por el día es muy lento y es un servicio que te obliga a trabajar en la noche, lo cual trae consigo cambios en la rutina. Nosotros tenemos licencia para operar internacionalmente, donde no tenemos es en Cuba, lo cual es una constante en los líderes de proyectos tecnológicos en la Isla.

Estos emprendedores creen que “los recursos tecnológicos deben estar en manos de las personas que sean capaces de aprovecharlo. Nosotros creemos que El Catre va a marcar un rumbo en las relaciones comerciales del país”. Y hacia allí van.