España suma 104.851 autónomos en la última década

Ayudas para emprendedores y autónomos

En la última década, el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos –RETA– suma 104.851 autónomos, pasando de los 3.165.507 autónomos en noviembre de 2009 a los 3.270.358 en noviembre de 2019, según se desprende de un informe realizado por la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos, ATA, a partir de los datos de último día facilitados por la Seguridad Social.

Si se analizan los datos por comunidades autónomas, se comprueba cómo el comportamiento ha sido muy desigual, y frente al aumento registrado de 104.851 autónomos en el conjunto de España, hay nueve comunidades autónomas que no han logrado sumar trabajadores por cuenta propia y han registrado importantes descensos.

Así, las comunidades que lideran el crecimiento de autónomos en los últimos diez años han sido los dos archipiélagos, que han visto aumentar sus cotizantes al régimen de autónomos en un +21% en el caso de Islas Baleares y un +13,6% en el de las Islas Canarias, lo que en términos absolutos se traducen en 22.388 autónomos cotizando más a la Seguridad Social que en noviembre de 2009 y 10.959 autónomos más en el caso del archipiélago canario.

Junto a Baleares y Canarias, resultan llamativos también los crecimientos que han registrado Andalucía y la Comunidad de Madrid, que son las que lideran el crecimiento del colectivo en la última década en valores absolutos: el número de autónomos en Andalucía aumenta en 63.959 personas en una década (+13,5%) y en +45.809 personas en la Comunidad de Madrid, lo que en términos relativos implica un crecimiento del +12,7%.

Las otras comunidades que también han sumado trabajadores por cuenta propia en la última década han sido: la Comunidad Valenciana, comunidad que logra sumar 17.464 autónomos hasta situar la cifra total en 352.204 autónomos a noviembre de 2019, Región de Murcia (+3.810 autónomos), Cataluña, que suma 1.753 autónomos en la última década, y Extremadura, con un total de 1.376 autónomos más que los que estaban cotizando a la Seguridad Social en noviembre de 2009. Las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla también suman autónomos en la última década, concretamente +461 la ciudad de Ceuta y +1.570 Melilla.

Por el contrario, frente al crecimiento registrado en el conjunto de España, han sido nueve las comunidades que han perdido autónomos en estos diez últimos años, siendo, en valores absolutos, Castilla y León y Galicia las comunidades que más autónomos han perdido en la última década: 17.914 autónomos menos en Castilla y León, pasando de 211.111 autónomos registrados en noviembre de 2009 a 193.197 en noviembre de 2019 y 16.784 autónomos menos en Galicia, lo que supone una pérdida del 5,2% de sus autónomos, hasta fijar la cifra total, a 30 de noviembre de 2019 en 209.529 trabajadores por cuenta propia.

Las otras siete comunidades que cierran la década en negativo en cuanto al número de cotizantes al Régimen Especial de Trabajadores Autónomos han sido: Euskadi, que pierde 11.010 autónomos en los diez últimos años, Aragón, con una pérdida de 7.199 autónomos en el periodo analizado, Asturias (-6.624 autónomos), Cantabria (-2.250 autónomos), Castilla-La Mancha, región que cuenta con 1.502 autónomos menos que en noviembre de 2009, La Rioja (-1.217 autónomos) y Navarra, comunidad donde el número de autónomos se ha reducido en 198 personas en la última década, hasta situar la cifra total en 47.206 trabajadores por cuenta propia.

El informe realizado por la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos, ATA, analiza la evolución del colectivo disgregando los datos por género y comunidad autónoma. El resultado es sorprendente: mientras en la última década el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos RETA pierde 10.992 cotizantes varones, las mujeres que han visto en el autoempleo su futuro laboral ha aumentado en 115.843 personas.

Si se analizan los datos por comunidades, se comprueba como en prácticamente todas las mujeres se muestran mucho más emprendedoras. Únicamente Andalucía, Comunidad Valenciana, Canarias, Islas Baleares y Madrid suman en la última década autónomos varones, aunque el crecimiento de las mujeres ha sido muy superior al de los hombres en todas ellas. Por el contrario, únicamente País Vasco, Galicia, Asturias, Cantabria y Castilla y León pierden cotizantes autónomas mujeres, siendo en todas ellas a excepción de Galicia la perdida de varones muy superior a la de las mujeres.

En el caso concreto de Galicia, es la única comunidad autónoma en la que el número de mujeres que han dejado de cotizar en el RETA ha sido mayor que el de los hombres: de los 16.784 autónomos que han dejado de cotizar a la Seguridad Social entre noviembre de 2009 y noviembre de 2019, 7.626 han sido hombres y 9.158 fueron mujeres.

En cuanto la evolución de los autónomos varones en la última década, como ya se ha comentado el RETA ha perdido un total de 10.992 afiliados. Por comunidades autónomas, solo cinco logran mantenerse en positivo y cuentan con más hombres autónomos, siendo Andalucía  la que lidera dicho crecimiento: suma 28.962 hombres autónomos en los últimos diez años. Junto a Andalucía, se sitúan la Comunidad de Madrid (+14.957 autónomos varones en la última década), Canarias (+10.005 autónomos), Islas Baleares (+5.528)  y la Comunidad Valenciana, que cuenta con un total de 484 autónomos varones más desde noviembre de 2009.

En resto de comunidades, y a pesar del crecimiento global del RETA, el número de autónomos varones ha registrado un importante descenso siendo Castilla y León y Cataluña las comunidades que, en valores absolutos, más autónomos varones han perdido en la última década, concretamente Castilla y León cuenta con 17.816 autónomos menos cotizando a la Seguridad Social y 11.873 menos en el caso de Cataluña.

En valores relativos, las mayores pérdidas de afiliaciones a la Seguridad Social de hombres que están al frente de un negocio o actividad por cuenta propia son las de Castilla y León, con un descenso del -12,1% de sus cotizantes varones al RETA, Comunidad Valenciana (-10,3%) y La Rioja, que registra una disminución del -9,5% de sus autónomos.

En cuanto a las mujeres, el informe elaborado por la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos ATA muestra cómo este colectivo se muestra mucho más emprendedor y es el responsable de llevar al RETA a signo positivo en el periodo analizado.

Otro de los aspectos que se analizan en el informe realizado por la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos, ATA, es la evolución de los diferentes sectores de actividad. Así, se muestra como a pesar del crecimiento de 104.851 autónomos que ha registrado el RETA en los últimos diez años, los sectores tradicionales no logran remontar y han perdido un importante número de cotizantes por cuenta propia.

Construcción, probablemente motivado por el estallido de la burbuja inmobiliaria, ha sido el sector que más autónomos ha perdido en la última década: hay 77.778 autónomos menos que hace diez años que ejerce su actividad en este sector. Industria pierde 31.704 autónomos, agricultura 25.311, transporte cuenta con 6.458 autónomos menos y comercio, sector que mayor número de autónomos aúna, pierde 3.959 cotizantes autónomos.

El resto de sectores, aunque no han sido los tradicionales dentro del colectivo autónomo, han registrado un importante aumento en cuanto al número de autónomos en la última década. Así, las actividades profesionales suman 87.860 autónomos desde noviembre de 2009, lo que supone, en términos relativos, un crecimiento del 46%. Junto a actividades profesionales, destacan los aumentos registrados en las actividades sanitarias (+42.781 autónomos, +57,6%) y educación, sector que cuenta con 35.172 autónomos más que en 2009, +60,3%, hasta situar la cifra total, a 30 de noviembre de 2019, en 93.496 autónomas dentro del sector de la educación.

Una vez analizados los principales datos que ofrece la Seguridad Social para ver la evolución del colectivo autónomo en la última década, la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos, ATA, ha analizado otros datos que considera importantes pero que han sido facilitados por el Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social a través de su perfil del autónomo. Las fechas disponibles son septiembre 2009 – septiembre 2019, frente a los anteriores datos analizados donde el periodo es de noviembre 2009 – noviembre 2019.

Aquí se comprueba como mientras los autónomos persona física, es decir, los que están dados de alta como autónomos con su DNI, descienden en 67.855 personas en los últimos diez años, los autónomos societarios han registrado un crecimiento del 113.210 autónomos.

Dentro de los 1.978.541 autónomos persona física, es decir, el que están dados de alta sin ningún tipo de fórmula societaria, los que no tienen trabajadores a su cargo han descendido en 104.146 personas, mientras que el número de autónomos empleadores ha crecido en 36.291 personas. Centrándonos en el crecimiento de autónomos empleadores, crecen todos los grupos de edad, aunque porcentualmente son los autónomos con más de cinco trabajadores los que mayor crecimiento registran, un +39,5%, lo que en términos absolutos son 13.737 autónomos con cinco o más trabajadores más que hace diez años.