Funcas reconoce un año más a los viveros y aceleradoras que prestan mejor servicio

Rosa Mary Cardeso, secretaria general de la Cámara de Comercio de Santiago, recoge el diploma que reconoce a su vivero como el primero del Ránking Funcas 2019-2020 de la mano de Francisco Blanco. Abajo, Rosa Eguizábal, directora de Promoción Económica del Consorcio Zona Franca de Vigo, recoge el diploma que acredita a VíaGalicia como primera aceleradora de empresas.|FOTOGRAFÍAS: Funcas

El Vivero de Empresas de la Cámara de Comercio de Santiago vuelve a ser el mejor centro para la creación de empresas en España según el Ránking de Viveros Funcas 2019-2020, elaborado y presentado este jueves por Funcas en Madrid. VíaGalicia, por su parte, fue reconocida como la mejor aceleradora del país. Durante el evento “Los servicios que prestan los viveros y aceleradoras de empresas en España”, Francisco Blanco repasó las principales claves que apunta el informe y entregó los diplomas a los primeros clasificados.

El ránking, según su coordinador, fue creado para “ver cómo está el sector, y, a partir de ahí, detectar las buenas prácticas y ver cómo se puede mejorar”. En base a esas prácticas, afirmó Blanco, se conseguirá “descender la mortalidad de las empresas”. Con ello se “incrementa el número de empresas que siguen vivas, logrando mayor crecimiento económico y más empleo”, dijo. El informe pretende, además, “reivindicar la rentabilidad financiero-fiscal de estos viveros”, añadió el responsable de Empredimiento de la Universidad Rey Juan Carlos. “Las administraciones tienen que apoyar”, reclamó.

Según el Ránking de Viveros Funcas 2019-2020, que ha identificado 549 viveros (72 más que la edición pasada) y un centenar de aceleradoras, ambos han crecido. Blanco destacó que están diseñados para “mejorar la vida de las empresas”. Para ello, son “libres de decir que no” a un proyecto si consideran que no tiene futuro, explicó. La diferencia entre ambos radica en el tiempo que las empresas permanecen en ellos, siendo menor en el caso de las aceleradoras, analizó. Estas, a pesar de ello, ofrecen “mucha formación y asesoramiento” a los emprendedores, concretó Blanco.

Estas entidades se extienden a lo largo de todo el territorio, según los datos del informe. En País Vasco, comunidad que cuenta con un mayor número de viveros reconocidos, hay 5 de ellos con mejores posiciones. Le siguen la pista Madrid y Cataluña, con 4; Galicia y la Comunidad Valenciana, con 3; y Murcia y Aragón, con 2. Galicia es la comunidad autónoma con más puestos altos en el ranking: el primer y el tercer vivero de España operan allí. En cuanto a las aceleradoras, estas se concentran mayoritariamente en Madrid y Cataluña, seguidas de País Vasco, Comunidad Valenciana y Andalucía.

Estas son, además, bastante jóvenes: el 81% fue puesto en marcha a partir de 2013. Y también se especializan más: el 23% son generalistas. Los sectores más extendidos son TIC y Salud. Por otra parte, la mayoría destaca como principales objetivos la creación de empresas viables y sostenibles, el crecimiento económico y la innovación abierta. Solo el 23% incide en la obtención de beneficios.

Los rankings de FUNCAS recogen también un tema de investigación, que en esta ocasión se dedica a los viveros universitarios. Según enumeró Blanco, estos “están por detrás en la realización: en el asesoramiento de expertos, el apoyo en la búsqueda de financiación y, sobre todo, el acompañamiento al mercado exterior”. A nivel tipológico, los diferenció en tecnológicos y no tecnológicos. Mientras los segundos “ofrecen muchos más servicios y presentan unas tasas de supervivencia superiores”, los primeros “se plantean al mercado global directamente”.

De cara al futuro y en base a los datos desprendidos del análisis de este año, Blanco determinó los diferentes retos a los que viveros y aceleradoras deben hacer frente. Estos se basan en la mejora de la cooperación en red, los procesos de asesoramiento y la búsqueda de la financiación para que “los emprendedores no se queden a las puertas del banco”, criticó. Otro de los puntos clave que destacó el especialista fue la necesaria mejora de los procesos de difusión del espíritu emprendedor. “Si sembramos en la universidad, va a venir gente a que le ayudemos”, concluyó.

Los tres primeros viveros reconocidos fueron:
1. Vivero de Empresas de la Cámara de Comercio de Santiago
2. Centro de Empresas La Curtidora, de Avilés
3. CIE de la Fundación CEL Iniciativas por Lugo

Y las tres mejores aceleradoras:
1. ViaGalicia, de Nigrán, Pontevedra
2. Lanzadera, de Valencia
3. Aceleradora Agroalimentaria Orizont, de Tudela, Navarra