El clásico influencer se resetea en el influyee

Los expertos temen que los resultados generados por los influencers puedan llegar a 0 en un futuro próximo; al mismo tiempo, algunos estudios muestran que el 25% de las marcas no consiguen rentabilizar sus acciones con influencers, según el análisis que hace la startup Influinvest, expuesto en un comunicado remitido a TodoStartups.

Por un lado, la falta de credibilidad se manifiesta en que el 61% de los clientes potenciales han dejado de seguir a influencers al verlos demasiado comerciales. Por otro, no es lo mismo centrarse en conseguir likes que comunicar, “y mucho menos generar tráfico”, apunta. A esto se suma que grandes empresas se están plantando ante el fraude y que Instagram está reaccionando ante ello.

Frente a esto surge cada vez con más fuerza la figura del influyee (influencer employee) o prescriptor interno perfilándose además como un elemento fortalecedor de la cultura corporativa entre sus empleados y que éstos se sientan partícipes de la empresa.

Influinvest, startup zaragozana que se dedica al Social Employee Advocacy, transforma a los empleados en influyees a través de la formación y proporcionando un software que permite el lanzamiento y medición de las acciones llevadas a cabo por estos.

Fundada por Fernando Moliné, emprendedor aragonés que ha desarrollado su carrera como profesional del marketing y el producto digital en startups fundadas en París, Hong Kong, San Francisco y Manila, ha desarrollado estrategias de influencer performance marketing para marcas europeas multiplicando las ventas hasta el 130%, asegura.

Gracias a esta experiencia dada por el trabajo de campo, puede afirmarse con datos que integrar al influyee en la estrategia empresarial cumple un triple objetivo: fideliza al empleado, aporta nuevas vías de comunicación y sus mensajes tienen más veracidad ante la audiencia: La gente cree a cualquier empleado antes que al CEO (Boudreaux & Emerick, 2013).Las cifras hablan por sí solas:

  1. Confianza de la audiencia: 47% al CEO, 53% a un empleado y 65% a un empleado técnico frente a un 4% que creen el mensaje de un influencer.
  2. El 86% de empleados inmersos en programas de Employee Advocacy (marketing con influyees) piensan que ha tenido un impacto positivo en su carrera.
  3. LinkedIn alega que la audiencia de un empleado suele ser 10 veces superior a la de la propia empresa.
  4. LinkedIn también añade que sólo el 2% de los empleados comparten publicaciones de su empresa, y pese a ello, éstos representan del 20% del engagement de la compañía en la red profesional.
  5. Con respecto a la contratación, los candidatos potenciales afirman que los empleados son la fuente más fiable para obtener información sobre la empresa.