User experience vs Customer Experience

Son muchas las personas que equivocan los términos User Experience (UX) y Customer Experience (CX). Vamos a ver cuáles son las principales diferencias entre ambos términos y cómo nos beneficia su implementación.

User experience (UX) es la experiencia que se crea cuando un usuario navega por una web, aplicación o plataforma online. Cuando se implementa correctamente, hace que navegar sea fácil y (que) se pueda entender con rapidez, así conseguimos que los usuarios utilicen tu plataforma por periodos más largos y que vuelvan a utilizarla una y otra vez.

Los usuarios necesitan encontrar lo que buscan de una forma fácil y rápida. Todos vamos corriendo y no tenemos mucho tiempo que perder. Queremos soluciones que nos hagan pensar poco, hay que prestar atención a cada detalle para que te ayude a ofrecer una buena experiencia. Por ejemplo, el lugar dónde   vas a colocar los botones.

Para facilitar el inicio de sesión: colócalo en la parte superior derecha de la pantalla. Es allí donde los usuarios mirarán primero para registrarse. Los colores, el contraste entre fondo, textos y tipo de fuente; son (19) también muy importantes. Utiliza una fuente que sea fácil de leer y con un tamaño de entre 10 y 13 pts. No justifiques el texto; ajústalo a la izquierda. Cuando el texto no está justificado, la línea por la que vas leyendo es mucho más fácil de seguir.

Customer experience (CX) es el recorrido que hace el cliente desde la primera interacción con tu empresa y hasta la ultima. Tanto online como offline; incluyendo web, aplicaciones, plataformas online, servicio al cliente, servicio postventa, tienda e incluso el producto o servicio en si. Hay que cuidar en detalle la forma en que comunicamos con nuestros clientes, como les tratamos, el proceso de venta, el servicio post venta, etc. Todos y cada uno de los pasos son importantes para que los clientes sepan que nos preocupamos por ellos. Es importante hacerles sentir bien y crear una relación de confianza.

Crear una buena UX y CX, te ayudará a tener clientes más fieles y contentos. En la mayoría de los casos, la forma en que las empresas se comunican e interactúan con sus clientes y usuarios, determina el éxito o fracaso.