7 de cada 10 personas con discapacidad piensan que la tecnología es clave para la inclusión social y laboral

El 65% de las personas con discapacidad afirma que las NNTT facilitan la búsqueda de empleo, aunque sólo un 26% de las personas con discapacidad en edad laboral trabaja a día de hoy. Así mismo, un 71% de las personas con discapacidad afirma que las NNTT le ayudan, de alguna forma, a desempeñar su puesto de trabajo, al reducir las barreras con las que se encuentran y permitirles desempeñar sus funciones como cualquier otro trabajador. Esta cifra ha aumentado en 7 puntos porcentuales en tan solo un año.

Este 15 de julio se celebra el Día Internacional de las Tecnologías Apropiadas, una fecha clave que nos recuerda la importancia de invertir en el diseño de tecnologías inclusivas que tengan en cuenta determinadas necesidades sociales, como las que tienen alrededor de 4 millones de personas con discapacidad en España.

Por ello, un año más, la Fundación Adecco y Keysight Technologies Spain se unen para llevar a cabo la octava edición del Informe de Tecnología y Discapacidad. A través de una encuesta realizada por la Fundación Adecco a personas con discapacidad se ha analizado la influencia de las NNTT en su vida cotidiana y, en concreto, en su acceso al mercado laboral y su desarrollo profesional.

Una conclusión clara se desprende de este análisis: los avances tecnológicos tienen una estrecha relación con la inclusión de las personas con discapacidad y se han convertido en aliadas imprescindibles al mejorar, en rasgos generales, su calidad de vida como afirma el 66% de los encuestados. Entre otras consecuencias positivas, la comunicación y la búsqueda de empleo se presentan como los aspectos donde las personas con discapacidad se han visto más beneficiadas gracias a los avances de la tecnología, según el 65% y 64% de los encuestados respectivamente.

Durante los últimos años, la contratación de las personas con discapacidad mantiene su tendencia al alza alcanzando a finales del 2018 el mejor registro de toda la serie histórica con 116.873 contratos, 6.805 más que el año anterior.

En los últimos diez años, la contratación de las personas con discapacidad ha aumentado un 109%, pese a que éste se ha producido principalmente en el ámbito protegido, CEE (Centro Especiales de Empleo). Este año, de los 116.873 contratos registrados a finales de 2018, 82.981 han sido en el ámbito protegido alejándose del objetivo final para alcanzar la plena inclusión, que es la incorporación al mercado ordinario de trabajo.

Las NNTT desempeñan un papel clave a la hora de impulsar la contratación de las personas con discapacidad en la empresa ordinaria, puesto que abren puentes de comunicación entre ambas, creando así entornos más accesibles y abiertos a las necesidades de las personas con discapacidad.

Son una herramienta que favorece todo el proceso de integración laboral: permite a las personas con discapacidad mejorar su empleabilidad mediante el acceso a la formación, dar más visibilidad a su perfil profesional, mejora la interacción con las empresas y el acceso a las ofertas de trabajo; una vez obtenido el empleo, contribuye al óptimo desarrollo y mantenimiento de su puesto de trabajo.

“Es un hecho que el impacto de la tecnología en el empleo de las personas con discapacidad es creciente, y las cifras así lo constatan. Este crecimiento debe convertirse en motivación para seguir avanzando, poniendo la tecnología al servicio de un fin social que hoy se ha convertido en una prioridad nacional: la igualdad de oportunidades y la plena inclusión de las personas con discapacidad”, destaca, Francisco Mesonero, director general de Fundación Adecco.

El 71% de los encuestados afirma que las nuevas tecnologías les ayudan, de alguna forma, a desempeñar su puesto de trabajo, al reducir las barreras con las que se encuentran y equiparar sus capacidades a las de la población general.

En palabras de Francisco Mesonero: “Muchas personas con discapacidad permanecían excluidas del mercado laboral y gracias al desarrollo de la tecnología y a la innovación, han tenido la oportunidad de demostrar su talento y optar a un empleo al que, hace algunas décadas, hubieran tenido muy difícil acceder.”

El teletrabajo se introduce muy lentamente en España, aun así, con respecto al año pasado, el porcentaje de personas con discapacidad que tiene empleo y su puesto permite el trabajo de forma telemática ha aumentado 6 puntos porcentuales, registrando un 17% de personas con discapacidad que indican que tienen opción de teletrabajar.

Se trata de una cifra aún muy baja que refleja la cultura del presentismo laboral que sigue primando en España. Hoy en día, continúa siendo un reto implantar este tipo de medidas pese a los estudios que confirman que métodos como éste ayudan a aumentar la motivación de los trabajadores y atraen mayor talento a la empresa. Además, supone una alternativa real e incluso, una garantía, para que aquellas personas con movilidad reducida no queden excluidas del mercado laboral.

Por otra parte, las redes sociales se convierten en una ventana al mundo, al ser una herramienta que atenúa las debilidades y potencia las fortalezas, y donde las personas con discapacidad pueden actuar en igualdad de condiciones.

Un 64% de los encuestados asegura que las NNTT facilitan la búsqueda de empleo; de hecho, el 77% de los encuestados afirma que las redes sociales aumentan las posibilidades de encontrar empleo. Además, un 65% afirma que las NNTT ayudan y mejoran la comunicación. Se trata de porcentajes similares que ilustran cómo las tecnologías, a través de las redes sociales en este caso, puede rompen muchas barreras y estigmas asociados a la discapacidad.

A pesar de todas las ventajas y mejoras que supone la tecnología en la vida de las personas con discapacidad, en ocasiones ésta pone barreras difíciles de sortear. En cuanto a los terminales más accesibles, un 70% destaca el smartphone, seguido por el ordenador portátil (45%) y la Tablet (38%). Sin embargo, un 16% afirma que aún son muchas las barreras de accesibilidad presentes en los dispositivos.