Equipos bien avenidos: apuesta casi segura del éxito de una startup

La séptima edición de la escuela de verano de EIT Climate-KIC ha aterrizado en Valencia. Tras su paso por Madrid, los 40 estudiantes internacionales de la #QuixoteJourney se forman en emprendimiento relacionado con el cambio climático. El objetivo, proporcionar a este futuro grupo de profesionales las herramientas necesarias para llevar la innovación contra el cambio climático al mercado.

Desde la validación de una idea, la estructuración del negocio, la formación de los equipos, el prototipado hasta poner un producto o servicio en el mercado. #ClimateJourney promueve de esta manera la búsqueda de soluciones reales ante el calentamiento global que generen un mayor impacto, a la vez que ayuda a los participantes a emprender desde el enfoque de la sostenibilidad, según explican en un comunicado.

Una de las jornadas más emblemáticas de su estancia en Valencia es la que se desarrolla en El Molí Lab, un coworking especializado en creatividad sostenible ubicado en mitad de la huerta valenciana. En este entorno, la Vicepresidenta de operaciones y clientes de Plug&Play, Jackie Hernández ha ofrecido una charla inspiracional basada en sus conocimientos sobre la cuna del emprendimiento a escala mundial: Silicon Valley.

Los alumnos y alumnas de la Journey, junto con las startups seleccionadas para acceder al Satge 2 de #Accelerator Spain 2019, han podido profundizar sobre cómo aventurarse en el mundo del emprendimiento con éxito. Para Hernández, este éxito depende en gran medida de la actitud y la pasión del emprendedor, así como en la capacidad de aprender de los fracasos. Para la representante de Plug&Play las claves del éxito empresarial se pueden resumir en cinco: “aprender del fracaso, la tolerancia al riesgo, la colaboración, compartir riesgos y beneficios y el espíritu empresarial como forma de vida”.

Parafraseando a Mike Malone, Hernández aseguro que no hay que tener miedo al fracaso, “el fracaso en Silicon Valley es la mayor fortaleza”, aseguró.

Jackie Hernández destacó el papel del fracaso para poder aprender de él, tanto de los propios como de los ajenos. En este sentido, destacó que una de las principales causas de fracaso de las startups en las fases tempranas son “los conflictos entre socios, aún cuando empiezan a hacerlo bien”.

La representante de la mayor aceleradora del mundo trató de ofrecer diferentes consejos a la hora de llevar a cabo un negocio de alto riesgo con base tecnológica. En este sentido, Hernández avisó a los estudiantes que emprender es un trabajo muy duro que requiere de dedicación plena. Además, explicó que “el ADN de un buen emprendedor debe de ser la mezcla de características de un innovador con las de un emprendedor” que resumió así: con confianza, con orientación al cliente, persona colaborativa y comprometida.