“Hay que preparar a la empresa para la llegada del freelance”

Las empresas aún no están preparadas para los cambios integrales que se están produciendo a todos los niveles y necesitan, rápidamente, preparar sus estructuras para la llegada de los profesionales independientes. Esta ha sido una de las conclusiones debatidas en el desayuno celebrado en Urban Campus Foodlab, organizado por Malt, la plataforma online que agiliza los procesos de búsqueda y contratación de profesionales independientes, y que tenía como objetivo poner en valor la figura del experto freelance dentro de las corporaciones, según informa la organización en un comunicado.

En países como Francia o Reino Unido la figura del iPro o profesional independiente
está completamente normalizada. En España, el cambio se va produciendo de
forma progresiva. Según Mario Sánchez, de Redbility, la diferencia entre el personal
interno y los externos radica en que “los empleados aportan estructura, valores y
compromiso mientras que los freelance te ofrecen temporalidad, flexibilidad o especialización para determinados proyectos”.

En algunas ocasiones, las empresas muestran reticencias ante la posibilidad de
incorporar profesionales independientes a las plantillas. Esto se debe, en ocasiones, a
las malas experiencias vividas en el pasado por la falta de preparación. Para mejorar
los procesos se deben aplicar metodologías ágiles, facilitar el onboarding e
implementar herramientas. “Además, se debe tener claro cuál es el core en plantilla
para saber exactamente qué tareas o procesos se pueden externalizar, comenta
Nacho de Ramón, de Sincrolab.

Para Íñigo Calisalvo, “hay que hacer un seguimiento cercano del trabajo del freelance”, que son para Midrocket “la mayoría de su fuerza de trabajo”. Eduardo Layrisse, de Parclick, otra de las empresas que se ha decidido a contratar freelance a través de Malt, destaca la agilización de los procesos, aspecto reseñable también para Mayte Lorente, de Indra, que cuenta con 1.500 procesos abiertos en este momento y se encuentra en plena lucha por la búsqueda de talento.

Scalefast, por su parte, ha pasado a contar con una plantilla compuesta por freelance, casi en su totalidad, en los últimos cinco años, integrándolos en la plantilla original y apostando por la independencia de la propia compañía. Nacho de Ramón, de Sincrolab, añade que “el cliente debería tratar al freelance con el mismo mimo que hacia un proveedor”.

Como apunte, Mario Sánchez, de Redbility, destaca que, de la misma forma, “un buen freelance se compromete con la gestión del proyecto de acuerdo a las directrices de la empresa” Miriam García, de Foxize, pone de manifiesto el cambio de roles y el reto que esto supone para la misma gestión de las personas: aumenta su capacidad de planificación y su implicación en el propio proyecto. Por otro lado, Ana Martínez, de Urban Campus, destaca la importancia de mantener una relación estrecha con el freelance para mantener los valores de la empresa intactos.