2018, un nuevo reto para la inclusión laboral de los discapacitados

discapacidad
Profesional con discapacidad. /FOTOGRAFÍA: Fundación Adecco

El informe “¿Qué 3 deseos le pides al nuevo año?”, realizado de acuerdo con una encuesta a 800 personas con discapacidad y presentado por la Fundación Adecco, pretende identificar las aspiraciones, necesidades y reivindicaciones principales de este segmento de la población. De cara a 2018, el principal deseo expresado por los participantes ha sido la salud (92%), por delante de un empleo adecuado a sus necesidades (85%), normalización, igualdad de oportunidades y justicia social (76%), el bienestar familiar (44%), accesibilidad (41%), y la resolución de problemas, como la paz o el fin del terrorismo, a nivel mundial (38%).

A pesar de que en los últimos 5 años se ha incrementado la contratación a personas con discapacidad llegando a máximos históricos -entre enero y noviembre de 2017 ya se han firmado 102.398 contratos a discapacitados superando el total de 2016 (98.802 contratos)-, aún estamos lejos de alcanzar las cotas deseables de normalización.

De hecho, la encuesta muestra cómo un gran número de personas con discapacidad se refieren a lograr empleos “adecuados”, “justos” y “equitativos”, lo que responde a la percepción de un 80% de los encuestados, que opinan que las empresas les contratan por cumplir con las cuotas marcadas por la Ley o reducir cargas fiscales y no por su talento. Esto se debe, según dicen, a la visión negativa de la discapacidad presente en la sociedad, basada en conceptos como “menor productividad” o “absentismo”.

Un 64,8% de personas con discapacidad en edad de trabajar ni tiene empleo ni lo busca. Esta situación se puede explicar por la sobreprotección de las familias hacia muchas personas en esta situación, el desconocimiento de éstas a la hora de buscar empleo, sus miedos, la cultura llena de estereotipos y falsas creencias dentro de las empresas, y las políticas pasivas de empleo que fomentan un estado de inactividad en los discapacitados.

A la hora de establecer soluciones, un 36% de los encuestados considera que habría que incrementar la sensibilización en las empresas y crear ayudas para la contratación; mientras que un 32% opina que se debe ayudar a los discapacitados proporcionándoles recursos formativos y de apoyo que les acerquen al empleo. Por su parte, un 24% apuesta por abordar el problema con educación inclusiva y equitativa desde la infancia.