25.000 millones de la UE contra el daño económico por el coronavirus

La Comisión Europea inicia este miércoles un plan de choque para paliar las consecuencias económicas de la propagación de la enfermedad del coronavirus, que está obligando a las empresas a adoptar medidas extraordinarias y a otras a suspender su actividad comercial por distintas razones y en ámbitos diferentes.

Durante la videoconferencia de los líderes de la UE de este martes sobre la respuesta al brote de COVID-19, la Comisión recibió el mandato de intensificar aún más su respuesta al coronavirus, o brote de COVID-19, en todos los frentes y coordinar las acciones de los Estados miembros.

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, dijo que la crisis que enfrentamos debido al coronavirus tiene una “dimensión humana muy significativa y un impacto económico potencialmente importante”.

A nivel macroeconómico, se comprometió a usar todas las herramientas a disposición de la UE para asegurar que la economía europea resista “esta tormenta”. Esto requiere coordinación entre los Estados miembros, la Comisión y el BCE, indicó.

Entre las acciones, la CE se asegurará de que la ayuda estatal pueda fluir a las empresas que la necesiten; en segundo lugar, se hará pleno uso de la flexibilidad que existe en el Pacto de Estabilidad y Crecimiento; se aportarán ideas concretas ante el Eurogrupo el próximo lunes; finalmente, presentará una ‘Iniciativa de Inversión Corona Respuesta’ dirigida a los sistemas de salud.

La inversión global prevista alcanzará los 25 mil millones de euros. Para acelerar el proceso, propondrá al Consejo y al Parlamento esta misma semana liberar 7,5 mil millones de euros de liquidez de inversión.

Paralelamente, con el fin de dirigir rápidamente los 25. 000 millones de euros de inversión pública europea anunciados para hacer frente a las consecuencias de la crisis del coronavirus, la Comisión propondrá renunciar este año a su obligación de solicitar el reembolso de la prefinanciación no gastada de los fondos estructurales y de inversión europeos que actualmente posee el Estados miembros.

Los Estados miembros deberán utilizar estos importes para acelerar sus inversiones con cargo a los fondos estructurales. Utilizarán esto para la cofinanciación nacional que normalmente habrían tenido que proporcionar para recibir los próximos tramos de sus sobres de fondos estructurales.

En vista de las tasas promedio de cofinanciación en los Estados miembros, los 7,5 mil millones de euros podrán activar la liberación y el uso de entre 17,5 y 18 mil millones de financiación estructural en toda la UE.

Luis Miguel Belda
Director de Comunicación en la Universidad a Distancia de Madrid (UDIMA) y Redactor jefe en TodoStartups