Economistas piden ampliar las campañas de Renta y Sociedades y “facilitar la liquidez”

El Consejo General de Economistas (CGE) ha repasado algunas de las novedades normativas, doctrinales y jurídicas de los impuestos sobre la Renta y el de Sociedades a raíz de las medidas de urgencia con motivo del coronavirus. Los economistas han solicitado ampliar ambas campañas, según evolucione la pandemia, y han trasladado algunas de las 60 recomendaciones a los contribuyentes incluidas en el estudio Declaración de Renta y Patrimonio 2019, presentado este miércoles a través de videoconferencia.

El documento, (31ª edición), disecciona además las características de las autoliquidaciones que se presentan, y analiza la evolución de la recaudación tributaria desde el inicio de la pasada crisis financiera hasta el año pasado. Junto a las interpretaciones normativas y jurisprudenciales, los expertos han hecho recomendaciones prácticas para elaborar la declaración mientras dure el plazo voluntario para hacerlo (por ahora hasta el 30 de junio).

El análisis de esa evolución recaudatoria ha permitido proyectar el posible “socavón” que puede producir la crisis sanitaria en las cuentas públicas. “Sin ser pesimistas, el déficit de 2020 se puede ir por encima del 12% del PIB”, ha comentado Valentín Pitch, presidente del CGE. En este contexto, es importante que no se reclamen cosas poco realistas. “Hay que poner sentido común y las administraciones tiene que ponerse de acuerdo y proponer cuestiones razonables y facilitar la liquidez”, ha resumido.

“Nos sorprenden ciertas reivindicaciones de algunos sectores, que piden fondos sin ser conscientes de la caída de recaudación que se va a producir”, ha matizado Pitch. La magnitud del déficit público no se puede evaluar completamente, pero para la gran mayoría “esto va a ser difícil de digerir”. Más en un país tan influenciado por el turismo y la restauración, donde habrá personas que “tendrán dificultades para llegar a fin de mes”.

Entre las pocas novedades que recoge el informe, en esta campaña se ha visto un incremento en el importe máximo de los rendimientos del trabajo (cuando se tiene más un pagador), para no tener que declarar. Concretamente de 12.643 a 14.000€. Por otro lado, ha habido algunos cambios en la gestión del impuesto, como tener que rellenar más datos por los propietarios de inmuebles alquilados y por empresarios y profesionales.

Respecto a las recomendaciones para que los contribuyentes no cometan errores o puedan rebajar la cuota a pagar, los expertos del CGE destacaron algunas. Por ejemplo, aprovechar para aplazar por 6 meses las deudas tributarias de la declaración de este año. Podrán aplazarse hasta 30.000 euros a través del procedimiento extraordinario del RD-Ley 7/2020. Una opción “sin garantías siempre que su volumen de operaciones de 2019 fuese inferior a 6.010.121,04€“, afirman desde el consejo de economistas.

También recuerdan a los empresarios que, aunque no tengan todos los datos necesarios para presentar la declaración, deben presentarla igualmente el próximo 20 de abril si las ventas son superiores a 600.000 euros. A los que funcionan por módulos le recomiendan esperar al Consejo de Ministros del 21 de abril para presentar las autoliquidaciones. Mientras, solicitan que se publique “cuanto antes” si habrá cambio de modalidad, reducción “o ambas”.