Los economistas rebajan el paro al 15,5% para 2021 ampliando los ERTE

paro

Los economistas españoles se aferran a la carrera de vacunas, la tímida recuperación del turismo en verano y la ampliación de los ERTE hasta diciembre. El primer trimestre ha dado un mordisco del 0,5% al PIB por las medidas contra la tercera ola del virus. Y la postergación de los fondos europeos de recuperación mueve al Consejo General de Economistas a estimar un crecimiento del 5,6% y una tasa de paro del 15,5% para 2021.

Hay mejor expectativa para el siguiente trimestre, aunque sólo en abril ya se ha notado una fuerte caída, especialmente en el sector servicios. Las medidas contra la tercera ola han afectado tanto a la demanda interna como el externa. Además, el incremento interanual del 1,9% del IPC Armonizado (el índice que se utiliza en la UE para comparar el IPC de sus miembros) “resta competitividad a las exportaciones”, explican desde el CGE.

paro índices CGTE 1er trimestre
Fuente: Consejo General de Economistas.

Actualmente, la tasa de paro es del 15,98%, según la EPA del último trimestre, que resta a la economía 137.500 personas ocupadas (hay 19.206.800 en total). El empleo privado se ha reducido en algo más de 155.000 personas, mientras el público ha aumentado en más de 18.000 trabajadores. Aquellos que están bajo ERTE siguen siendo contabilizados como ocupados, por lo que los economistas están preocupados por esa prórroga hasta diciembre.

Acabar con los ERTE supondría hablar de ERES y despidos, “e incrementarían la tasa de paro actual, ya la más elevada de la UE”, recuerdan desde el CGE. Por ello abogan una vez más por extender esta fórmula temporal de regulación de empleo hasta el última día del año, como la moratoria concursal. Porque si unimos eso a la esperada inmunización social con la vacuna, y los previsibles fondos europeos al final del ejercicio, el paro podría bajar.

Contener el gasto

De este modo, sostienen que sumando esa vacunación, las ayudas europeas y la recuperación del turismo (los índices PMI de IHS Markit de la eurozona comienzan a ser positivos), se podría “reactivar” el tejido productivo. Se amparan en ello para mantener su crecimiento del 5,6% y esa bajada de casi medio punto del paro para este año. Mientras, la deuda en marzo (122% del PIB) y el déficit (entre el 9 y el 10%, estiman) se mantienen.

Por otro lado, la tasa de ahorro sigue creciendo (en 2020 era el 14,8% de la renta disponible) y no esperan variación para este año. Aunque sí confían en que “ayude a la recuperación, no solo incrementando el consumo sino también la inversión, entre otras, a través del mercado de capitales.

También reflexionan sobre la previsión de crecimiento con la que se establecieron los presupuestos. Según defienden, ese cálculo debe “ajustarse” del 9,8 al 6,5% del Gobierno. Un ajuste, dicen, que debería tender a corregirse con una “contención del gasto” y no aumentar los ingresos vía impuestos. Y es que la coyuntura de crisis actual “podría producir un efecto contrario: disminuir la recaudación”.

Así, apuestan por adoptar medidas como las de la mayoría de los países de la UE, en las que de momento no consideran un aumento de impuestos en sus programas de salida de la crisis. Y esperan que la vacuna y el escaso remonte turístico permitan hablar de ese crecimiento positivo en este trimestre, “aunque leve”, matizan.