Mapfre resalta la oportunidad de colaborar con las insurtechs en beneficio del cliente

El presidente de MAPFRE, Antonio Huertas, este martes en Madrid. | FOTOS: Alberto Orellana

Cultivar una responsabilidad social corporativa y abordar eficazmente la disrupción tecnológica son dos de las claves del momento a nivel empresarial. Cómo relacionarse con el cliente a través de las nuevas herramientas para redundar en su beneficio. Y cómo conseguir, al mismo tiempo, que tus acciones comerciales tengan un impacto positivo en la sociedad en su conjunto. Problemas que atajar también en el sector asegurador. Antonio Huertas, presidente de MAPFRE, tiene claro con quién se puede “colaborar” para ello.

El líder de la aseguradora ha comparecido este martes en el encuentro organizado en Madrid por la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE) y la CEPYME. En su discurso ha repasado la actividad de MAPFRE en los últimos años y su posición frente a los retos como la “huella social”, las pensiones o la disrupción laboral. “No hay nada que vaya a impedir que el mundo tecnológico nos obligue a cambiar”, ha dicho. Por ello es conveniente anticiparse a esa obligación para “tener éxito”.

Una buena oportunidad para alcanzar ese éxito pasa por crear un “espacio de colaboración” con las startups del sector asegurador: las insurtechs. Huertas ha asegurado que los gigantes tecnológicos (Google, Amazon) son “parte de la solución, y no del problema”. Pues han implantado modelos innovadores “necesarios”, que permiten al cliente decidir “cuándo y cómo se relaciona con su compañía”. También la de seguros.

Como ha defendido el presidente de MAPFRE, las grandes aseguradoras deben ser “lo suficientemente generosas” para encontrar un espacio de complicidad con las insurtechs. “Realmente no compiten contra nosotros”, ha manifestado Huertas. Lejos de enfrentarse a ellas, el empresario ha valorado lo positivo que puede resultar para el cliente la colaboración de las grandes corporaciones con las startups: “Tendrán mejores servicios y productos más económicos”, ya que “vamos a crear capacidades que hasta hace poco ni pensábamos que podrían formar parte del sector asegurador”, ha desgranado.

Las compañías tradicionales “no pueden” hacer por ellos mismos el trabajo de adaptación al nuevo entorno “incierto” y en el que el cliente manda. “No tenemos la flexibilidad ni los espacios de innovación (‘sandboxes’), que son imprescindibles”, ha señalado Huertas. Cuando una fintech española obtiene en Lituania su licencia para nuevas transacciones, es porque “allí la legislación lo permite”, ha relatado. Ante esto, Huertas critica que los demás países “no podemos estar poniendo puertas al campo” en materia legislativa.

La oportunidad de abordar la disrupción tecnológica de la mano de las insurtechs, obliga a entenderse con este tipo de empresas y “avanzar en la misma línea”, ha apuntado. “Homogeneizar sistemas fiscales, sistemas de prueba y desarrollo”, o disponer del llamado ‘level player fielding’. Que no es otra cosa que “un espacio común que nos permita operar a todos en igualdad de condiciones”, ha ilustrado.

En definitiva, se trata de que las grandes aseguradoras puedan “jugar al mismo juego” que las insurtechs. Deben disponer de tiempos más flexibles y espacios de innovación para desarrollar proyectos con ellas. “Nosotros tenemos los datos y los procesos”, ha comentado Huertas, “ellos la creatividad, los nuevos valores y las herramientas tecnológicas. Lo uno sin lo otro no sirve”, ha zanjado.