Más de 300.000 autónomos prevén cerrar antes de 2021 y piden ampliar los ERTE

Amor Autónomos Covid19
Imagen del presidente de ATA, Lorenzo Amor, durante la presentación por videoconferencia del III Barómetro de Autónomos Covid19, este jueves.

Los días pasan y la ampliación de las medidas paliativas contra la pandemia se hacen esperar para muchos autónomos. Las cifras de la cuarentena son claras: de media han perdido un 60% de sus operaciones durante estos meses. Y, pese a que la mayoría ya ha recibido las ayudas por cese de actividad, nueve de cada 10 autónomos tiene claro que su facturación va a caer este año; 300.000 directamente se ven cerrando antes de enero. “Suspenden” las medidas a todos los niveles y reclaman ampliar ERTE y líneas ICO ya.

El panorama que refleja el III Barómetro de Autónomos Covid19 de ATA (Asociación de Trabajadores Autónomos), presentado este jueves es bastante crítico. Se mire por donde se mire: desde el punto de vista de pérdida de actividad, del mantenimiento de las plantillas, el acceso a largo plazo a las ayudas, y la previsión para lo que resta de año. Lorenzo Amor, presidente de ATA, ha mostrado la cruda fotografía del autónomo español, y ha trasladado la petición de ampliar “de forma automática” las ayudas.

Casi un 10% (9,7%) afirma que va a tener que cerrar. Lo que, extrapolado al conjunto de autónomos de España, implica que “hay más de 300.000 autónomos que tienen previsto echar el cierre antes de empezar 2021“, refleja el documento.

Amor ha aclarado que sí, casi todos han reactivado ya el negocio, pero apenas un 12% está operando con total normalidad. Es decir, una cosa es volver a la acción, “otra que hablemos de inicio de recuperación”. Mientras se ve cómo se reenganchan al mercado los que se han puesto de nuevo el traje de faena, quedan todavía casi 400.000 autónomos “que siguen parados“, ha recordado. Sobre todo en el sector hostelero y comercios adyacentes (transporte, hoteles), donde se concentra la mayoría de autónomos españoles.

Actividad y plantillas

Durante el estado de alarma, que finaliza este domingo, el 90% ha visto reducida su actividad. Casi la mitad (40%) ha perdido entre el 80% y el 100%. Un cierre, en el menos malo de los casos, temporal. Cifra que, afortunadamente, más o menos “coincide” con los que han percibido la prestación extraordinaria por cese de actividad (en torno al 45,8%). Sin embargo, la previsión para lo que resta de año es de todo menos afortunada.

Nueve de cada diez cuenta con perder facturación y casi el 70% cree que, en concreto, se va a dejar el 40% de sus operaciones de camino a 2021. Es decir, este año los autónomos prevén facturar, de media, la mitad de lo que facturaron en 2019, ha resumido Amor. Una previsión que se debe, en buena parte, a la incertidumbre para los que abren, agravada con la todavía inexistente ampliación de las medidas paliativas y la carnicería de plantillas en ERTE. Encima, el 37% de autónomos ha sufrido morosidad; de ellos, un 18% pública.

Más de la mitad de los trabajadores con plantilla a su cargo ha solicitado ERTE (55%) durante la cuarentena, ha continuado Amor. El 40% prevé mantener su plantilla durante seis meses. Pero el resto ve “dificultades” para seguir con la plantilla que tenía en febrero en ese mismo periodo, ha compartido Amor. La mayoría piden que se extiendan los ERTE “al menos hasta septiembre” y de “forma automática”, ha comentado el presidente de ATA.

Y aunque el grueso de autónomos con empleados cree que mantendrá la plantilla al completo, no llegan ni a la mitad de todos los que tienen trabajadores a cargo. En otras palabras, el otro 50% de empleadores cree que reducirá la plantilla (30,9%) o “no tiene claro lo que va a ocurrir” (20%), señala el informe de ATA. Para Amor, ese tercio que se ve haciendo ERTE es un porcentaje que seguirá, “pero están en la cuerda floja”.

Medidas “insuficientes”

Respecto a las medidas, ATA ha recopilado dos bloques: por un lado los datos de quienes han recibido las ayudas solicitadas, y por otro la valoración de estas. Las medidas laborales y más económicas (ERTE, prestación por cese, líneas ICO), han funcionado mejor, pero las acciones sociales han tenido un impacto “muy bajo”, inferior al 7%, ha dicho. Los autónomos valoran las medidas a nivel ejecutivo central, autonómico y local como “escasas e insuficientes”. “Algunas no han puesto en marcha nada”, ha clamado Amor.

“Hay 800.000 trabajadores que han visto caer entre un 50 y un 75% su facturación y se les ha dejado en la cuneta. No se les ha dado la mitad de su prestación a unos 600.000… Y otros directamente no han recibido ayuda… todo va sumando y por ahí viene la valoración”, argumenta el presidente de los autónomos españoles. Las medidas fundamentales que más demanda el colectivo son: la reducción de cotizaciones a la Seguridad Social en los próximos meses (la más señalada), la reducción de impuestos, ayuda directa a los alquileres y la ampliación de la prestación por cese de actividad.

Así, tenemos a miles de autónomos abiertos con pérdidas. Por no cerrar no acceden a las ayudas y tienen que sobrevivir, en el mejor de los casos, sin saber cómo reaccionará el consumo interno en meses. Sin olvidar a esos casi 400.000 que siguen parados.”La realidad es que ni hay recuperación y para algunos ni la va a haber en el corto plazo”.

Por todo ello, ha concedido Amor, “no nos queda más remedio que demandar al Gobierno que impulse la ayuda por cese de actividad más allá del 30 de junio y ampliar los ERTE al menos hasta septiembre”. Para casi un millón ha sido “una vacuna”, ha abundado Amor. Además las líneas ICO deben ser más “profundas” e “ir más más allá del 31 de octubre”, pues en otoño y principios de invierno “van a ser necesarias”, ha valorado. Y ha añadido que no hacerlo “puede dejar fuera a 300.000 autónomos y 200.000 empleadores”.