Precariedad y brecha de género, lastres del gran potencial emprendedor en Iberoamérica

Los ponentes de la mesa redonda sobre mujer y emprendimiento juvenil, este lunes en las III Jornadas de Seguridad de las Inversiones en Iberoamérica, en Madrid. | FOTOS: Alberto Orellana

El emprendimiento en Iberoamérica es para muchos jóvenes, y especialmente para las mujeres, una cuestión de necesidad. Para seis de cada diez se trata de la única manera de desarrollarse como persona. Es el llamado emprendimiento ‘informal’ o de necesidad, frente al de oportunidad o crecimiento. Esa necesidad, unida a otros factores como la brecha de género y la escasa formación, limitan el potencial emprendedor de Iberoamérica.

Son algunas de las principales reflexiones que ha aportado Esteban Guillermo Campero, durante las III Jornadas de Seguridad de las Inversiones en Iberoamérica, celebradas este lunes en Madrid. El director de emprendimiento de la Secretaría General Iberoamericana (SEGIB), en cuya sede ha tenido lugar el acto, ha participado con otros cinco expertos en la mesa redonda dedicada a ‘La mujer y los jóvenes en las políticas de desarrollo y emprendimiento en Iberoamérica’.

Campero ha diagnosticado en pocas palabras la situación de esta actividad en la región: “Muchos emprendedores y poca innovación”. Los factores socioculturales han minimizado los avances logrados en los últimos años en políticas de desarrollo emprendedor (marco normativo, herramientas financieras, etc.). El desafío actual del sector en Iberoamérica es “cómo interconectar los ecosistemas” para que aquellos emprendedores que empiezan por necesidad “también puedan identificar una oportunidad” de crecimiento, ha señalado.

Alejandra Sáenz, subsecretaria de Relaciones Internacionales de Juventud para Iberoamérica (OIJ), ha repasado algunas de las conclusiones del Informe del Emprendimiento Juvenil Iberoamericano. Un documento que refuerza lo planteado por Campero. Ya que en sus conclusiones se podrá ver -a partir de febrero- que, si bien “la juventud iberoamericana tiene una actitud favorable” a emprender, apenas un 28% reconoce estar innovando.

Otro de los elementos más comentados durante la jornada y que están menoscabando la actividad emprendedora es la brecha de género. La diferencia salarial, la escasa responsabilidad y la violencia de género que sufren las mujeres son barreras que hacen especialmente importante cumplir el quinto objetivo de desarrollo de la Agenda 2030: la paridad real entre géneros y el empoderamiento de la mujer. Así lo ha expuesto Ana Bujaldón, empresaria y presidenta de la Federación española de mujeres directivas, ejecutivas, profesionales y empresarias (FEDEPE).

Bujaldón ha instado a gobiernos e instituciones a impulsar políticas con perspectiva de género para “visibilizar el talento femenino”. Y no solo para “no tardar 200 años” en lograr esa paridad real -según estiman los expertos-. Sino para comprobar “cuántas cosas podríamos lograr sumando todo el talento de la población”, ha recalcado. Algo que también persigue Laura Fernández, miembro de la Fundación Microfinanzas BBVA, a través de la inclusión financiera (“desarrollo sostenible inclusivo a través de finanzas productivas”).

Su objetivo es fomentar la iniciativa individual y el emprendimiento de las personas más vulnerables, así como reducir el porcentaje de pobreza (28%) y de mujeres que no tienen ni cuenta bancaria (51%) en Iberoamérica. “Promover el emprendimiento femenino es una de las claves para acabar con la brecha de género”, ha sentenciado Fernández.

Por su parte, Francisco Blanco (director de la Red de Viveros de Empresas de la Universidad Rey Juan Carlos), ha recordado el potencial que tiene Internet para empezar a desbrozar nuevas soluciones. Mejorar la seguridad jurídica, la actitud necesaria y el combate contra los factores que perjudican el emprendimiento femenino, como ha recordado Juan Abelló (presidente del Instituto de Emprendimiento Avanzado), son la clave para desarrollar emprendedores en Iberoamérica.

Además, otro de los elementos fundamentales es la “caída del coste de la formación” a través de la red, ha desgranado Blanco. Hay mucho emprendedor y la actitud adecuada, ha señalado. Y “de la cantidad sale la calidad”, pero “fomentar el gusto por emprender es esencial” para pasar del emprendimiento de necesidad al de “calidad”, ha zanjado.