Un año de «inflexión» ‘foodtech’ en España: más biotecnología y el triple de inversión

Rate this post

foodtech españa 2021

EaTable Adventures ha presentado este miércoles su segundo informe sobre El Estado del Foodtech en España. Y tras un año de «inflexión» en el sector, las perspectivas parecen muy positivas. Se mantienen las startups, que aguatan más tiempo, y se triplica la inversión en el ecosistema. Además, la biotecnología empieza colarse en la producción.

La aceleradora ha vuelto a analizar el sector, compuesto por unas 407 foodtech censadas en España. Madrid y Cataluña siguen dominando el panorama, aglutinando el 25% y 24% de las empresas de innovación agroalimentaria, seguidas de Andalucía (11,5%). En la cadena de valor, el 35% de las foodtech se centra en la producción y transformación alimentaria. Por detrás empatan el agritech y la logística y retail, en las que hay un 24%.

De esas más de 400 empresas, el 41% tiene menos de tres años. Una mejoría respecto al 60% que estaba en esa fase en el informe anterior, como ha explicado Mila Valcárcel (managing partner de Eatable Adventures). De media, los ‘startuperos’ del sector agroalimentario tienen 37,8 años y se organizan en equipos de tres personas (38%). Hay todavía pocas féminas liderando (20%), pero es mejor porcentaje que en otros sectores.

Además, «todas ellas están seguras de incrementar plantilla en 2022», ha valorado especialmente Valcárcel. Algo que refleja que el sector es «fuente de empleo cualificado».

Biotecnología productiva

Se mantiene el interés en desarrollar productos elaborados con nuevos ingredientes, y comienza la producción de tecnología para mejorar los procesos productivos. Las grandes categorías que destaca EaTable Adventures en su informe son: innovación del producto (24%), modelos de venta directa al consumidor (22%) y digitalización del campo (12%).

foodtech españa 2021Las foodtech españolas se centran cada vez más en sistemas de automatización de cultivos, así como software hardware para agricultura (36%). También están desarrollando nuevos sistemas de cultivo (granjas verticales, indoor farming…), y empieza a entrar en acción la biotecnología agrícola o ag-biotech para mejorar el terreno (16%).

Y ya que hablamos de tecnología, no está de más señalar que el 70% desarrolla sus herramientas de forma interna, protegiéndola con patentes y otras figuras de protección intelectual. Junto con la biotecnología (32%), que «va a tener un papel fundamental en los próximos años», según Valcárcel, las big techs más aplicadas en el sector agroalimentario son: IA (28%), machine learning (24%), IoT (15%) y robótica (12,8%)..

Inversión ‘foodtech’ triplicada

Uno de los grandes síntomas de mejoría del sector ha sido sin duda el despegue de la inversión: se ha alcanzado un nuevo récord de casi 700 millones de euros (695). Una cantidad que implica multiplicar por tres la obtenida en el informe anterior; un crecimiento del 220%. Eso en pandemia. Antes de que llegara, ya había aumentado un 101% en 2019.

Además, se han duplicado las rondas por encima del millón de euros, lo que potencia las posibilidades de crecimiento y difusión foodtech, valoraba Valcárcel. Glovo sigue como la firma que más inversión ha concentrado (450 millones), seguida de BioTechsFood (36 M). Junto con Moatech, son «las únicas foodtech» que han recibido inversión este año.

Preguntando al ecosistema, el 89% de los empresarios consideran que los los centros de investigación tienen un papel muy relevante para desarrollarse con éxito en el futuro. Muchos (88%) valoran a los inversores internacionales porque tienen «un alto grado de conocimiento del sector», y el 67% considera que la industria agroalimentaria (corporaciones) «está apoyando» el desarrollo de un ecosistema más sólido.

En la otra cara de la moneda, acceder a ayudas públicas no es sencillo para más de la mitad de los encuestados (53%).Y las universidades no se perciben como una fuente de creación de startups del sector, algo que debería cambiar.

Para lograr dichos cambios, las foodtech reclaman principalmente cinco acciones: inversiones especializadas internacionales; programas específicos de incubación, aceleración y scale up; desarrollo de programas de internacionalización, simplificación de acceso a ayudas públicas; y mayor presencia en eventos internacionales especializados.