El “forzoso” cambio de paradigma para el tejido empresarial

Eva Serrano Clavero, abogada y presidenta de la Asociación Española de Mujeres Empresarias (ASEME), presenta el cambio de paradigma que están viviendo los empresarios ante la crisis actual donde la búsqueda y reinvención en la estructura y producción de las empresas son la clave para mantenerse y seguir creciendo.

Lo hizo durante su participación en el marco del Ciclo de Conferencias online y gratuitas convocadas por el Grupo Educativo CEF.- UDIMA bajo el hashtag #QuédateEnCasa, con motivo de la crisis del coronavirus. Eva Serrano estuvo acompañada de Paloma Factor, profesora del CEF.- y de la UDIMA, abogada y Executive MBA, que ejerció de entrevistadora en la webinar ‘Los empresarios ante la crisis actual‘.

El tejido empresarial español, formado por más de 2.890 millones de empresas, está sufriendo un gran impacto sanitario, social y, sobre todo, económico. Es de especial importancia destacar que más del 80% del panorama empresarial son autónomos, pymes y micropymes, por eso, la enorme reivindicación de estos grupos ante las medidas adoptadas por el actual equipo de Gobierno.

Los cinco decretos adoptados para este amplio grupo empresarial, lleno de “lagunas” y sometido a numerosas interpretaciones, está generando gran preocupación entre los empresarios pues, según Serrano, “si no dotamos de oxígeno a las empresas, a corto plazo habrá mucha repercusión sobre el empleo”.

Serrano afirma que “la incertidumbre e inseguridad jurídica creada puede llevar a la quiebra del sistema”, pues, cuando no hay un senda fija, tantos cambios en las medidas llevan al fracaso a la efectividad y la practicidad.

ERTES como medida de oxígeno

En cuanto a los ERTES como medida de oxígeno al principio, Serrano destacó que “al romperse la cadena de movilidad, las empresas han tenido que hacer frente a esta crisis, en principio, estacional”. El golpe al empleo está siendo muy significativo, el cual debe mantenerse equilibrado para no caer es una situación extrema de difícil solución.

Actualmente, más de 27.000 ERTES han sido solicitados, aún cuando la situación no está siendo “flexible, clara y transparente”, pues se están creando desigualdades debido a la falta de transparencia dejando al suspenso la relación laboral.

Teletrabajo y reinvención

De todas las medidas llevadas a cabo por las empresas del tejido empresarial, el teletrabajo, la distribución de la jornada, vacaciones y, por último, la solicitud de ERTES eran los pasos a seguir para mantener el mejor activo de una compañía, su equipo, pues “si no hay liquidez no hay empleo”.

A la espera del levantamiento del estado de alarma, el retorno a la normalidad laboral genera incertidumbre ante la esperada crisis social, económica y sanitaria dejando al aire las consecuencias del tejido empresarial.

Empatía, solidaridad y positividad son tres de las características clave para sobrevivir al teletrabajo y poder motivar a los trabajadores a seguir luchando y romper esa negatividad que les rodea. Por este motivo, el jefe debe ser un refuerzo del empleado que genere un clima de trabajo beneficioso y flexible mostrando una gran faceta humana y un liderazgo que comprenda cualquier situación que se presente.

Serrano indicó que “hemos tenido que salir de la zona confort y adaptarnos al teletrabajo de una manera rápida debido al cambio de paradigma económico”. La repercusión más inmediata para las empresas cuando todo vuelva a la normalidad, es que “muchos empresarios van a replanterase la estructura de su organización en cuanto a locales y formas de trabajar desde otros puntos para recibir más oxígeno”.

Revisión del modelo de negocio

Pese a estar sometidos a un confinamiento, Serrano insistió en “que no estamos de vacaciones y que es un buen momento para la reinvención”. El post COVID-19 adoptará un gran cambio en personas, sectores y medidas, por lo que es un buen momento de replantearse nuestro plan de contingencia y hacer una revisión del futuro de la empresa, la liquidez y la cadena de suministros.

Asimismo, es imprescindible tener previstos planes alternativos ante la dependencia de otros países para la búsqueda de suministros, pues la cadena de producción se está rompiendo y fuerza a buscar alternativas para lograr el servicio de productos.