Encuentro España-Colombia sobre Juventud y Emprendimiento

El secretario permanente de CEIB y director general de CEOE Internacional, Narciso Casado; el vicepresidente de la Confederación Española de Jóvenes Empresarios (CEAJE), Antonio Magraner; el representante de la Federación Iberoamericana de Jóvenes Empresarios (FIJE), Víctor Ábalos; el presidente de ANDI del Futuro, Juan Duarte; y el embajador de España en Colombia, Pablo Gómez de Olea, participaron en el Encuentro Empresarial España-Colombia: “Juventud y Emprendimiento: una apuesta por el Desarrollo”.

El secretario permanente de CEIB participó también en el acto de presentación del Latino Impact Summit 2019 sobre ODS y Agenda 2030 para Iberoamérica, que se celebrará en diciembre de este año en la sede Naciones Unidas en Nueva York. Bogotá es la primera parada del roadshow que Casado realiza estos días por Colombia, El Salvador y Chile hasta el 6 de junio.

El Encuentro Empresarial España-Colombia se centró en la importancia del emprendimiento juvenil como eje del desarrollo e instrumento de inclusión social y cohesión intergeneracional. El acto sirvió para visualizar la experiencia de emprendimientos sociales, económicos y culturales de los jóvenes de las empresas españolas asistentes y se habló de diversas temáticas empresariales que pueden ofrecer una nueva perspectiva a emprendedores, dirigentes políticos y expertos que participen en el evento, según informa la CEOE en un comunicado.

Durante su intervención, el secretario permanente de CEIB, Narciso Casado, destacó que el Consejo de Empresarios Iberoamericanos nació en el año 2015 y surgió como una iniciativa respaldada por la OIE, con el fin de poner en valor los factores de competitividad comunes a los empresarios iberoamericanos y contribuir al mejor desarrollo económico y social de los países de la región. Casado puso de relieve que, a través del emprendimiento, el intercambio de conocimientos y las oportunidades de negocio, se puede lograr que las economías latinoamericanas se desarrollen de un modo más sostenible, mejorando la calidad de vida.

El director de CEOE Internacional señaló que los jóvenes empresarios, a través del emprendimiento juvenil, son el eje central del desarrollo económico, contribuyendo a la generación de empleo, y fomentando una mejor distribución económica. Además, recalcó la relevancia estratégica que posee el sector del emprendimiento juvenil desde el punto de vista social, ya que constituye un puente de acceso idóneo al mercado laboral e inclusión social de los jóvenes, así como un importante elemento de desarrollo de empresas sociales y sostenibles.

Casado destacó en nombre de CEIB, CEOE y CEAJE, con el objetivo de mejorar el actual marco legislativo y el llamado ecosistema emprendedor, diversas iniciativas para defender las principales demandas de los jóvenes empresarios ante los actores públicos. En este sentido, habló de la necesidad de reducir las trabas burocráticas y la presión contributiva; mejorar el acceso a la financiación; integrar en el sistema impositivo una deducción por inversión en capital de proyectos empresariales de nueva creación; simplificar los sistemas de contratación, mediante una racionalización en el sistema de bonificaciones y reducciones en los contratos; y reforzar la cultura emprendedora.

“La cultura del emprendimiento, de crear empresas y ser empresarios no está totalmente integrada en nuestras sociedades. Iberoamérica tiene que cambiar de discurso, de mensaje y abrir espacios a nuevos planteamientos, nuevas ideas y apoyar decididamente la cultura del emprendimiento”, manifestó.

El secretario permanente de CEIB hizo hincapié en que es imprescindible formar y educar a nuestros jóvenes, inculcándoles los valores y la vocación empresarial en las primeras etapas de aprendizaje, perdiéndole el miedo al fracaso. En este sentido, Casado indicó que otro capítulo importante es el emprendimiento digital utilizando medidas de educación, innovación y políticas fiscales específicas. Para mejorar estas cuestiones, aseguró, hay que abordar y corregir uno de los principales problemas que tiene la región iberoamericana: la retención del talento, ya que el 40% de los jóvenes quiere emigrar a otros países.

Por tanto, “esto implica la puesta en marcha de programas de formación empresarial, que deberían ir acompañados de medidas con políticas de aceptación y retención del talento por parte de los gobiernos”, explicó Casado. No menos importante, añadió, es que uno de los nexos más importantes debe ser las organizaciones empresariales, con criterios como la unidad, la responsabilidad y la representatividad. De hecho, indicó que desde de las organizaciones empresariales se trabaja muy de cerca con los jóvenes empresarios a través de sus organizaciones representativas, en el caso de España, las Ajes.